Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Mareado en el coche

Maternidad

Mareado en el coche

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 15 de junio de 2009

¿Por qué mi niño se marea en el coche?
La cinetosis (nombre científico para el mareo) corresponde al conjunto de trastornos provocados en una persona durante un viaje (en coche, tren, avión, barco...). Se te revuelve el estómago debido al oído interno que no entiende por qué nos encontramos inmóviles en un entorno que se mueve. Este fenómeno raramente se da en los bebés ya que aún no tienen desarrollado el sentido de equilibrio. Sin embargo, es más frecuente en las mamás y en los niños.

Antes de ponerse en camino
Tu hijo tiene que dormir bien antes de iniciar un viaje largo. Si no, correrás el riesgo de que vomite. Apura hasta el último momento para despertarle y le ahorrarás los nervios de los preparativos.
Es importante que tu hijo coma suficiente antes de salir. Dale un tentempié que lleve azúcares de asimilación lenta y que no sea graso (por ejemplo, pan). Evita darle de beber y, sobre todo, ¡nada de leche! Espera un poco antes de salir para que empiece a hacer la digestión.
Si tu hijo suele marearse, procura que tome un antihistamínico antes de partir (Aphilan®, Cloranautine®, Dramamine®, Mercalm®, Nausicalm®, Scopoderm TTS®. Estos medicamentos los puedes adquirir en las farmacias sin necesidad de receta, aunque siempre es recomendable que le preguntes previamente al pediatra. En general, hay que tomarlos media hora antes de la salida.
El mareo, o mal del movimiento, es en la mayoría de los casos psicológico. Tranquiliza al niño explicándole el viaje que vais a realizar, ya que si tiene aprehensión acentuará los síntomas durante el camino.

Evita que el bebé se maree durante el viaje
Conduce despacio y sin acelerones, evitando una conducción brusca o deportiva. Es preferible tomar la autopista que carreteras con curvas y puertos.
Intenta crear un ambiente sereno y tranquilo en el coche: pon música tranquila y cantad todos juntos. No transmitas tus enfados al volante, incluso aunque estés atrapado en un atasco.
Usa un alzador con el respaldo recto y adaptado correctamente para que pueda ir mirando por la ventanilla e intenta llamar su atención para que mire a través de ella jugando, por ejemplo, a que cuente los coches rojos que vayan pasando.
Y, sobre todo, ¡no le hagas leer! Si fija su atención en un punto fijo aumenta el riesgo de mareo.
Evita igualmente los olores fuertes dentro del coche (perfumes, bocadillos de queso, etc...)
Si el tiempo es bueno, puedes bajar un poco la ventanilla para que entre un poco de aire. Lleva siempre toallitas húmedas o refrescantes, o un vaporizador por si hiciera mucho calor poder echarle agüita en la cara.
Si viajas en invierno no le pongas bufanda o pañuelo ya que, al estar enrollados al cuello, incita el reflejo de náusea.

Trucos y consejos para evitar el mal del movimiento
- Existen pulseras contra el mareo que funcionan bajo el principio de los puntos de acupuntura y que previenen y solapan los efectos del vómito (que puedes encontrar, por ejemplo, en Nature & Découverte).
- Los caramelos de menta tienen fama de reducir las nauseas. ¡Saca uno del bolso en el momento oportuno!
- La receta de la abuela: pega en el ombligo del niño una tira de esparadrapo.
- Otros han probado a poner una rama de perejil alrededor del cuello. Al igual que la menta o la albahaca el olor que desprenden estas finas hierbas son activos contra las náuseas.

por Elena Bonet

Puede interesarte