El color marrón en decoración

Publicado por Elena Bonet
Publicado en 4 de septiembre de 2009

Entre rojo y negro, el marrón es un color profundo entre los favoritos para la decoración dado que da sensación de seguridad y comodidad. Sus matices son tanto cálidos, como fríos. Se trata de un color compuesto en sí mismo por varios colores y combina a la perfección con casi todos los demás tonos.

Natural y exótico
El marrón es un naranja oscuro, el color de la tierra que corresponde a una necesidad de seguridad y sensibilidad. Junto a los motivos vegetales forma parte de la voluntad de introducir las inspiraciones que nacen de la naturaleza en nuestro hábitat. Es un valor seguro, sobre todo en los ambientes rurales, donde parece claro al lado del lienzo del yute y oscuro junto al crudo.
Si buscas dar a tu decoración un toque más étnico, es el mejor aliado de las elecciones que quieren hacernos viajar entre muebles coloniales, máscaras africanas o tadelakts, de inspiración marroquí.

Reconfortante y cálido

Esta tonalidad da un toque acogedor a las estancias, por eso es especialmente apropiada para los grandes espacios en los que a veces escasea la calidez. Hay que partir de colores neutros como el blanco, el gris o el negro; los tres, colores ideales para dar estabilidad y equilibro a la estancia. El color del cuero natural y el avellana también tienen una sutil riqueza relacionada con la comodidad y el buen ambiente.

Combinaciones
Este color neutro pero profundo sabe cómo crear una transición indispensable entre los tonos cálidos y fríos para que el resultado no sea demasiado agresivo. Si buscas un ambiente sofisticado y relajado, no dudes combinarlo con el beige, el crema, el arena y también con un verde o azul muy pálidos. Sin embargo, si quieres más dinamismo, alégralo con tintes más intensos como el fucsia, el verde anís o el turquesa.

El marrón está más que presente en las combinaciones de colores, hasta el punto de que se ha hecho con el título de «nuevo» negro, pues ofrece la sobriedad de dicho color pero con un toque añadido de calidez y suavidad. Además, debido a la tendencia ecológica, pero también por el creciente deseo de volver al origen, el marrón queda especialmente bien con motivos florales u hojas con el objetivo de plasmar un ambiente festivo y natural, pero sencillo al mismo tiempo.

¿En qué estancias es más adecuado?
La armonía entre un castaño y las materia naturales como las esencias crudas combinan igual de bien en la sala de estar, en la cocina o en las estancias que vayan a tener una magnífica iluminación. Sin embargo, es un tono aconsejado sobre todo para estancias en las que se haga vida y, claro está, como tono base, pues ofrece ambientes muy acogedores. Además, da la sensación de que los matices en este tono invitan a remolonear. De ahí que se aconseje en estancias en las que la actividad sea constante, como el comedor, combinado con tonos más claros o con otros más llamativos.

Importante
>El marrón pierde vida cuando la estancia no está suficientemente iluminada.
>Los colores muy oscuros están de moda, pero en acabado mate siempre suelen ser más intensos.

Puede interesarte