Inicio / Decoración / Estilos decorativos / Materiales sostenibles: ¿cuál es la decoración con menor impacto ambiental?

Decoración

Materiales sostenibles: ¿cuál es la decoración con menor impacto ambiental?

por Patricia Álvarez Creado en 26 de marzo de 2020
Materiales sostenibles: ¿cuál es la decoración con menor impacto ambiental?© GettyImages-502977173

Hace ya varios años que llevamos viendo una tendencia en el mundo de la arquitectura y la edificación de virar hacia opciones y materiales sostenibles pero, ¿qué pasa con la decoración de interiores? ¿Podemos optar por muebles y materias primas que sean respetuosas con el medio ambiente? Te descubrimos los materiales ideales para una decoración sostenible más allá del reciclaje.

Si estás pensando en darle un aire nuevo a tu hogar, o simplemente buscas ideas de decoración que sean bonitas y a la vez generen menor impacto ambiental, lo mejor es optar por muebles y objetos hechos de materiales sostenibles.

Seguramente, lo primero que te venga a la cabeza al pensar en sostenibilidad sean los materiales reciclados, la tendencia de darle a muebles antiguos una nueva vida restaurándolos sin desperdiciar nada, y optar por la eficiencia energética en la iluminación de la vivienda, pero a pesar de que es una opción muy buena, hay otras muchas alternativas en la actualidad que convertirán tu casa en un auténtico templo de la sostenibilidad sin perder ni un ápice de buen gusto.

Video por Norma Varela

Entendemos por materiales sostenibles todas aquellas materias primas que utilizan los mínimos recursos posibles para ser consumidos y que generan también los mínimos residuos en el proceso de producción y fabricación. Esto engloba a todos los materiales naturales, como el linóleo, el corcho y el bambú, por ejemplo, y los textiles sostenibles hechos de fibras naturales como el cáñamo, el lino o la lana orgánica, entre otros. Te contamos las propiedades y características de cada uno de ellos.

Descubre: La magia del DIY: ideas para reciclar objetos cotidianos
© Euroresidentes

Linóleo

El linóleo está creado a base de linaza seca y molida, serrín, un tejido de yute y pigmentos para aportar color, todos ellos materiales naturales. Es, por supuesto, biodegradable y no libera sustancias nocivas ni durante su fabricación ni en su ciclo de vida útil. Se suele utilizar en suelos, por lo que es una estupenda opción para dar calidez a una estancia a la vez que usamos un material sostenible.

Bambú

El bambú no solo es un material sostenible, ya que además es natural, renovable y ecológico. Es muy resistente y una opción para los que prefieren dar a sus muebles un aire tropical con un acabado diferente a la clásica madera. Sin embargo, las grandes ventajas que ofrece frente a la madera es su rápido crecimiento, lo que significa que utilizarlo para fines decorativos o de construcción (hay países en los que se construyen edificios de bambú) no produce deforestación, y que absorbe un 30% más de CO2 que otras maderas.

Corcho

El corcho se extrae del alcornoque, pues es un árbol que libera su corteza cada 10 años, y por tanto podemos obtener este material sin que se dañe el árbol en su extracción. Es ideal para usarlo en las paredes a modo de aislamiento del frío y el calor, reduciendo así además el consumo energético en casa, y también se utiliza muchísimo en la construcción de todo tipo de mobiliario sostenible, ¡y en el diseño de moda para crear bolsos y complementos!

Lino

El lino se crea a partir del tallo del lino o la linaza. Se suele utilizar en textiles, principalmente en la producción cortinas, y se trata de un material sostenible que tiene muchísimos usos ya que es muy resistente y versátil. Sus fibras son mucho más resistentes que las del algodón, por lo que se rompen con menos facilidad, y es un tejido que deja pasar muy bien el aire, por lo que es ideal para mantener la estancia fresquita en verano sin recurrir al consumo energético que supone un uso indiscriminado del aire acondicionado.

Cáñamo

Otro tejido que cada vez es más popular encontrar en cortinas y fundas de cojines es el cáñamo. Se obtiene a partir del tallo de la planta de Cannabis, y pese a que está sufriendo un boom su uso en la actualidad, en realidad se trata de un tejido muy antiguo, que lleva utilizándose en China desde hace unos 8000 años.

Lana orgánica

Si eres una amante de las mantas en la decoración y los textiles cálidos como la lana en cojines y tapices, la mejor opción (y también la más ecológica) es utilizar lana orgánica. La diferencia con la lana convencional es que esta es lana proveniente de ovejas con pastos orgánicos, y el lavado de la misma tras el esquilado se hace a través de técnicas que evitan el uso de blanqueadores, aditivos y disolventes. Por lo tanto, el resultado es un tejido biodegradable e hipoalergénico.

Muskin

El muskin, también conocido como cuero de seta, es un material muy parecido al cuero animal en apariencia y propiedades, pero que se extrae de la parte superior de la seta, y supone toda una innovación en materia textil. Se puede usar por tanto para todo tipo de sillas, sofás, etc que normalmente se hacen a base de cuero animal. También está empezando a aumentar el consumo de este material en el mundo del diseño, despertando el interés de muchas firmas, como alternativa para la creación de bolsos y prendas de abrigo, así como de pequeña marroquinería.

Como ves, tan solo investigando un poquito acerca de cómo reducir nuestra huella medioambiental a través de la elección de materiales sostenibles en la decoración, podemos contribuir no solo a mejorar nuestra conciencia ecológica, sino también aportar nuestro pequeño grano de arena en la reducción de las emisiones de CO2 derivadas de la construcción de muebles y demás elementos decorativos de una vivienda.

Y además:
La magia del DIY: ideas para el reciclaje objetos cotidianos

15 propuestas decorativas elaboradas a partir de troncos de árboles reciclados
Ideas para decorar con palés de madera
Cómo limpiar la madera: consejos para mantenerla en buen estado