Pintar con plantillas de estarcir

Publicado por Elena Bonet
Publicado en 15 de marzo de 2010

Se trata de una técnica muy fácil que permite cualquier fantasía en pintura. No se puede pedir más… Bueno, sí, nuestros consejos para utilizarla bien.

Herramientas adecuadas

-Cartón

-Cutter

-Regla flexible

-Pintura acrílica o al óleo

-Cepillo, esponja

-Cinta adhesiva

Importante

-Utilizar pintura de secado rápido, como la acrílica, es muy buena opción si trabajas paredes, madera y cartón.

-La pintura al óleo es recomendable para la tierra cocida, el metal y los tejidos.

-Presta atención a que la pintura no sea demasiado líquida.

Paso 1: preparar la pared

La superficie que vas a trabajar debe estar impecable, pintada y seca.

Traza un esbozo sobre la pared si quieres dibujar un friso, por ejemplo, para evitar errores graves, irreparables una vez hayas pintado.

Paso 2: preparar la plantilla

Dibuja o calca el motivo sobre el cartón o la hoja plastificada y córtalo utilizando un cutter y una regla flexible. Guarda el modelo porque las plantillas tienden a mancharse y estropearse rápido. Podrás crear nuevos modelos cuando quieras.

Importante

-Para la plantilla se suele utilizar linóleo porque es un material flexible y pesado a la vez.

-Las plantillas de estarcir están muy de moda, tanto que en las tiendas especializadas encontrarás infinidad de modelos ya hechos y cada vez más sofisticados. De modo que si no tienes tiempo ni ideas para crear tu propia plantilla, estos diseños ya hechos son la mejor y más sencilla solución para personalizar las paredes de tu hogar.

Paso 3: aplicar la plantilla

Lo más sencillo es pulverizar pegamento reposicionable en el anverso de la plantilla para poder pegarla y despegarla las veces que haga falta. También puedes emplear cinta que sea adhesiva por ambos lados. Coloca la plantilla donde quieras pintar y presiona con fuerza.

Elegir el material. Utiliza el cepillo si quieres un resultado clásico, la esponja si quieres algo más nubloso, o un cepillo de cerdas flexibles, como los cepillos de dientes, para un efecto moteado. Trabaja con cuidado y coloca papel protector alrededor de la plantilla para evitar las salpicaduras.

Vierte la pintura en un recipiente y humedece el cepillo o la esponja. Escúrrelos antes de aplicar la pintura desde los bordes hacia el interior y en pequeños movimientos circulares. Realiza el mismo proceso con todos los colores que necesites. Despega la plantilla y ya puedes reiniciar el proceso.

Importante

El gran enemigo son las manchas de pintura corrida. Para evitarlas, dos consejos: poca pintura y apoyarse bien en la plantilla sin moverla ni deslizarla ni un milímetro.

Descubre también:
Visita exclusiva: un dúplex a cielo abierto
Forrar las paredes de papel pintado
Alicatar las paredes

Puede interesarte