Inicio / Pareja / Sexualidad / La erección

La erección

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 10 de octubre de 2008

El sexo en erección: el símbolo de virilidad por excelencia. ¿Por qué y cómo se produce una erección? ¿Qué disfunciones eréctiles existen? Veamos esta función masculina vital…

El sexo en erección: el símbolo de virilidad por excelencia. ¿Por qué y cómo se produce una erección? ¿Qué disfunciones eréctiles existen? Veamos esta función masculina vital...

¿Cómo funciona?
Contrariamente a lo que dicen las malas lenguas, entre los hombres también se controla todo desde el cerebro! Bajo el efecto de la excitación sexual, el cerebro transmite señales de estimulación sexual hasta el pene (pasando por la médula espinal y los nervios eréctiles). El pene se llena de sangre y las contracciones de los músculos de la parte inferior y del perineo se ocupan del resto. Entonces, el sexo se endurece y se endereza. Pero no nos fiemos de eso. La mayoría de las veces, las señales que provienen del mismo lado superior del cerebro son castradoras. En ese momento, el pobre pene sólo tiene una solución: ¡bajarse!

Erecciones fuera de lo normal
A veces, el pene se toma libertades y no informa a la corteza cerebral antes de pasar al modo activo. Con una caricia o una visión estimulante, se transmiten señales de estimulación desde el circuito nervioso de la médula espinal. Son importantes para personas tetraplégicas, por ejemplo, que así pueden tener erecciones "condicionadas" (sin tener, no obstante, las sensaciones de un hombre con buena salud).
Atención, algunas erecciones son independientes de la excitación sexual: hablamos de priapismo. Proviene de problemas neurológicos o de algunas enfermedades. La sangre se estanca en el pene y puede causar erecciones muy dolorosas. Sólo hay una solución: operar si el tratamiento con medicamentos no da resultado.

Las erecciones nocturnas
En cuanto se entra en el sueño paradójico -el de los sueños- las áreas cerebrales bajan la guardia. Así, es completamente normal que se produzcan cuatro o cinco erecciones cada noche, ¡tanto si duermen solos o no! Estos episodios se manifiestan aproximadamente cada 90 minutos y duran una media de 20 minutos. La erección matutina es uno de estos episodios, pero a menudo es más fuerte porque el pico de testosterona se produce entre las 6 y las 8 de la mañana.

Las disfunciones

La imposibilidad de obtener una erección suficiente para la penetración o de mantener una erección rígida. Así es como se define la disfunción eréctil (el término de impotencia se considera demasiado negativo). Se trata de un problema sexual corriente cuyo riesgo aumenta con la edad. Afecta a 1 de cada 3 hombres a partir de los 40 años; a partir de los 50, esta cifra pasa a 1 de cada 2 hombres.
Hay dos tipos de causas en las disfunciones eréctiles. El 20% son de orden psicológico, y el 80% fisiológico.
> Entre las causas psicológicas, distinguimos factores diversos: la angustia de la realización, el estrés, una baja de deseo... Hay que saber que el mecanismo de la erección es involuntario. La clave para una buena erección es olvidar su sexo y el miedo al fracaso, y dejarse guiar por el erotismo.
> Las causas orgánicas: se empiezan a considerar en caso de ausencia de erección en respuesta a una masturbación. El origen más frecuente es vascular (las arterias se taponan e impiden una buena irrigación del pene). Problemas hormonales, alcoholismo, tabaquismo, diabetes... La lista de factores agravantes es larga.
Para coronar todo, estos problemas fisiológicos raramente se producen solos, ya que suelen ir acompañados de efectos psicológicos (sentimiento de virilidad degradada, pérdida de confianza en sí mismo).

Existen tratamientos para quienes se atreven a salir de la sombra. De hecho, sólo el 25% de los hombres que sufre este problema lo consulta con un médico. Los que no consultan sienten vergüenza o están convencidos de que no existe ningún tratamiento eficaz, lo que es, por supuesto, incorrecto.

Puede interesarte