Inicio / Pareja / Sexualidad / La primera vez: guía práctica para despejar todas las dudas

Pareja

La primera vez: guía práctica para despejar todas las dudas

por Redacción enfemenino Publicado en 14 de febrero de 2017

Tanto si estás ante tu primera vez como si ha llegado el momento de mantener esta conversación con tus hijos, aquí tienes una pequeña guía en la que resolvemos las dudas más frecuentes.

Según datos de la última encuesta de la Sociedad Española de Anticoncepción (SEC), la primera relación sexual de las jóvenes española se produce entorno a los 16 años, dos años después si tenemos en cuenta la media general de chicos y chicas. Sin embargo, la estadística es eso: simplemente un dato. No hay una edad concreta establecida para la primera vez, de lo que se trata es de estar seguras de querer hacerlo, hacerlo con alguien con quien nos sintamos a gusto y disponer de la información y los métodos anticonceptivos que nos garanticen una relación sexual segura.

Probablemente en más de una ocasión te has planteado alguna de estas cuestiones que te proponemos a continuación. Parecen obvias, pero no está de mas informarse ​antes de la primera vez.

¿Qué son los preliminares?

Los preliminares son una parte importante, no solo de la primera vez, si no de todas, pues se trata de la estimulación previa antes a la penetración. Estas caricias os harán descubrir la sensualidad del cuerpo del otro y aumentará la complicidad entre los dos, además pueden ayudar a determinar qué es lo que os da placer. Las caricias íntimas, besos suaves o masajes eróticos fomentan la excitación sexual que necesitas para pasar al acto, así como la lubricación, lo que podrá evitar posibles molestias después. En el caso de una lubricación insuficiente, puedes emplear algún lubricante íntimo para favorecer la penetración.

¿Qué es el himen?

Perder la virginidad supone la ruptura del himen, una membrana que recubre parcialmente el orificio vulvar de la vagina. Durante la penetración en la primera vez, el himen se desgarra y puede provocar una pequeña hemorragia o un leve dolor. Sin embargo no siempre es así: puede no sangrar o bien puede que el himen se haya roto antes, provocado por la práctica de algún deporte, por ejemplo. O incluso hay mujeres que nacen sin él, pero no es algo por lo que debamos alarmarnos en absoluto, pues el himen no cumple ninguna función esencial, y además su ruptura es algo natural.

¿En qué posición debería hacerlo?

Para la primera vez, el misionero (tú tumbada boca arriba, él encima) es una buena opción. En esta posición, la penetración se hace de manera natural, ya que su pene se encuentra en la dirección de tu vagina. Otra opción puede ser tú sentada a horcajadas sobre él, de esta manera podrás controlar tú los movimientos. Pero, como para todo lo relacionado con el sexo, no existe una ciencia exacta: la mejor postura será en la que tú te sientas cómoda y la que te resulte placentera.

Relacionados: 15 posturas para hacer el amor de pie

Las mejores posturas para hacer el amor de pie © El curiosos caso de Benjamin Button

¿Decepcionada con la primera vez?

No te preocupes: es normal que las cosas que no salgan como esperabas o como lo habías imaginado. De hecho es poco frecuente que alcances el séptimo cielo durante tu primera relación sexual, pues pueden entran en juego varios factores: nervios, el temor a hacerlo mal, molestias o dolores... El sexo es como todo: hay que practicar para ser bueno. Probablemente te resulte mucho más placentero con el tiempo.

Precauciones

Como decíamos al principio, tan importante es sentirse cómoda y disfrutar de la primera vez como protegerse. Existen diferentes métodos anticonceptivos que se pueden utilizar para prevenir el embarazo, pero también se tiene que tener en cuenta la prevención de posibles enfermedades de transmisión sexual (ETS). Para ello, el método más eficaz es el uso del preservativo. Si dispones de una pareja estable, y tras haberos hecho las revisiones ginecológicas pertinentes, puedes optar por otras barreras anticonceptivas como el anillo vaginal o la píldora, por ejemplo, que evitan la concepción, pero no las ETS.

También es aconsejable pedir cita con tu médico de cabecera después de la primera vez para poder solicitar una citología. Entre otros aspectos, con esta prueba se puede realizar el diagnóstico precoz del cáncer de cuello de útero. Recuerda que esta revisión se realiza cada tres años.


Y además:
Cómo mejorar tus relaciones sexuales: 5 claves que te abrirán las puertas del paraíso
Slow sex: te descubrimos el lento camino de la felicidad sexual

por Redacción enfemenino

Puede interesarte