Inicio / Pareja / Sexualidad / Las secreciones vaginales

Las secreciones vaginales

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 9 de noviembre de 2009

Sufrir pequeñas pérdidas blanquecinas es normal en la mujer. Por eso nos preocupamos cuando pasan a ser abundantes. ¿Cómo podemos estar seguras de que no se trata de una infección? Descubre todo lo que hay que saber sobre las secreciones vaginales.
¿Cuál es la utilidad de las secreciones vaginales?
Llamadas más comúnmente «pérdidas blancas» son totalmente normales en la mujer. De color claro o lechoso, suelen ser indoloras e inodoras, aunque la cantidad y el color varían en función del ciclo menstrual: suelen ser más abundantes durante el período anterior a la menstruación y menos abundantes tras las reglas.
De este modo, el organismo limpia la vagina para retirar las impurezas y las células muertas que se instalan en ella. Por eso es tan útil realizarse «duchas vaginales» con agua y jabón, la parte más interna, en cambio, se limpia sola.

Síntomas de infección
Las pérdidas blancas pueden ser sintomáticas de una infección vaginal debido a un champiñón, una infección o, con menos frecuencia, un parásito. De ahí que sea tan necesario controlarlas con regularidad. Si de repente son más abundantes o desprenden un fuerte olor, si escuecen o irritan la zona o provocan picores puede ser porque hayas contraído alguna infección.
No te preocupes una de cada diez mujeres sufre una infección vaginal por lo menos una vez en la vida. Pero tampoco dejes que el tiempo pase y pide hora de inmediato con tu ginecólogo. Él te realizará los análisis necesarios (espéculo, frotis) y en función del resultado te prescribirá un tratamiento, generalmente en forma de cápsulas para introducir en la vagina por las noches durante algunos días. Si has mantenido relaciones sin protección debes decírselo para que adapte los análisis, podría tratarse de una ETS.

Secreciones vaginales y sexualidad
Las secreciones vaginales adquieren protagonismo cuando se mantienen relaciones sexuales. Pues aunque las mujeres no eyaculan como los hombres, su cuerpo reacciona también a la excitación: la vagina se humedece. Estas secreciones vaginales producidas por las glándulas de Bartholin, situadas un tercio por detrás de los labios exteriores, son más o menos importantes en función del nivel de excitación y de la intensidad del placer.


Consulta también:
La regla
El fetichismo

Puede interesarte