:

Inicio / Belleza / Tratamientos / Usos y propiedades de la piedra de alumbre

Belleza

Usos y propiedades de la piedra de alumbre

por Redacción enfemenino Publicado en 3 de febrero de 2017
287 compartidos

La piedra de alumbre es un mineral, sal a base de sulfato de potasio (alunitas), que se encuentra de forma natural en muchas regiones de todo el mundo, sobre todo en Siria y Oriente Medio. Se utiliza desde la Antigüedad tanto en cosmética como con tejidos. Te descubrimos todos sus usos, propiedades y beneficios.

La piedra de alumbre la encontramos hoy en día en dos versiones diferentes, la natural y la sintética. Para diferenciarlas hay que tener en cuenta que:

  • La piedra de alumbre sintética se identifica con la denominación de «ammonium alum» y se fabrica con sal de amonio.
  • La piedra de alumbre natural se corresponde con la denominación de «potassium alum».


El aluminio, de cuyos riesgos cancerígenos nos han alertado en ocasiones, es uno de los componentes de la piedra de alumbre natural y de la sintética. Ahora bien, no todas las formas de aluminio inciden del mismo modo en nuestra salud. En este caso no se trata de un elemento que se adhiera a la piel y, además, es eliminado de forma natural mediante la transpiración o al ducharnos.

Las propiedades de la piedra de alumbre

  • Posee propiedades astringentes, antisépticas y antitranspirantes. Tras su aplicación, deja una capa transparente que actúa como barrera contra los malos olores y la formación de bacterias.
  • Contiene propiedades hipoalergénicas, por eso las pieles más sensibles y reactivas la pueden utilizar sin problemas.
  • Es hemostático y astringente, por eso cura los arañazos, los pequeños cortes e incluso la irritación de la cuchilla.
  • Con ella se pueden tratar las llagas y las pequeñas heridas de la boca así como otros problemas bucodentales.
  • También es un excelente remedio para las picaduras de insectos.

Cómo utilizar la piedra

Para utilizarla hay que humedecerla un poco. A continuación, aplícala en las zonas de la piel que quieras tratar: axilas, pies, rostro, etc. Recuerda que antes debes haber limpiado y secado bien la piel y que la piedra se disuelve al entrar el contacto con el agua. Tras su uso, no olvides secarla y guardarla totalmente limpia.

Una de sus mayores ventajas es que no mancha la ropa. Si eres particularmente sensible al perfume de tu desodorante y no te gusta el hecho de que la piedra sea inodora, añádele unas gotas de aceites esenciales.
Hay que ir con cuidado de que no se nos caiga, pues se rompe con mucha facilidad.

Elegir la piedra correcta

La mejor opción es la piedra natural. La reconocerás por su aspecto un poco traslúcido y porque entre sus ingredientes se incluye el «potassium alum». Como la ley exige que en las etiquetas de los productos cosméticos se detallen todos sus componentes no te será difícil diferenciar entre los dos tipos de piedra de alumbre.

Evita las sintéticas porque contienen amonio y aluminio. Y ten en cuenta que es normal que no estén perfumadas.

¿Dónde conseguirla?

Puedes comprarla en farmacias y parafarmacias así como en tiendas bio. Los cuidados naturales están cada vez más al alcance de todo el mundo y en ese caso podemos conseguir el producto incluso en la red. Ahora bien, asegúrate de que lo compras en una página de confianza.

Se presenta en diferentes formatos: desodorante en forma de barra, pastilla pequeña, bastoncillos e incluso en polvos. Cuesta unos 5 €, aunque el precio puede variar en función del tamaño de la piedra. En cuanto a la duración del producto, mientras que los desodorantes clásicos sólo duran unos meses, la piedra de alumbre puede acercarse al año.

Por lo que parece…, ¡se está convirtiendo en algo indispensable en los baños de todos los hogares!



Y además:
10 usos del desodorante que no conocías
Cómo elegir un desodorante

por Redacción enfemenino 287 compartidos

Puede interesarte