Inicio / Belleza / Tratamientos

Belleza

Aceites esenciales: todo lo que tienes que saber

por Carla Dominguez Creado en 1 de enero de 2019
2 089 compartidos
Aceites esenciales: todo lo que tienes que saber© iStock

Los aceites esenciales, poderosos concentrados de energía vegetal, son un auténtico elixir de bienestar. Su uso aporta tranquilidad y equilibro gracias a su aroma, al tiempo que sus propiedades purifican e hidratan la piel, despertando su resplandor natural. No todos los aceites son iguales ni se utilizan de la misma forma. Para saber más sobre el tema, hemos hablado con los investigadores de Darphin, expertos en la materia desde 1958.

¿Sabrías diferenciar los aceites esenciales de los vegetales? Contrariamente a lo que se suele pensar, no son lo mismo. Si hablamos en términos genéricos, los aceites esenciales son "sustancias orgánicas afines a nuestra piel", explica Hemely Varela, directora de formación de Darphin.

Aceites esenciales: ¿Qué son?

Parece una pregunta sencilla, pero... pueden provenir de flores, frutas, cortezas, semillas o incluso raíces. ¿Y qué es lo que hacen? "Nos ayudan a equilibrar nuestra piel, ya que aportan lípidos esenciales. En general, los aceites protegen, hidratan y aportan flexibilidad y luminosidad a nuestra piel. También tienen un comportamiento anti-edad, puesto que afinan y suavizan líneas de expresión".

© iStock
Video por Carla Dominguez

Aceites esenciales y aceites vegetales. ¿Son lo mismo?

"En absoluto", nos cuenta la experta. Los aceites esenciales son molecularmente distintos de los vegetales. "Los aceites vegetales son sustancias extraídas de las partes grasas de las plantas, conocidas como triglicéridos. Un aceite vegetal tiene una estructura molecular grande, pesada, que activa la piel y aporta ácidos grasos esenciales y no esenciales. Los esenciales son aquellos que necesitamos consumir o aplicar en la piel porque nosotros no los sintetizamos".

Los ácidos grasos tienen vitaminas del grupo A, E, D y B por lo general. Además son ricos en antioxidantes, lo que les dota de un efecto antiedad.

Los más conocidos son los aceites de:

  • almendra,
  • argán,
  • jojoba,
  • oliva...

Han sido usados en cosmética desde la antigüedad y se clasifican dependiendo del tamaño de sus moléculas. Y es que su poder de penetración depende de su tamaño. Así, el aguacate tiene menor poder de penetración porque su estructura es más grande y el aceite de girasol penetra más profundamente en la epidermis por su estructura pequeña.

En cualquier caso, los aceites vegetales en general son muy nutritivos y tonifican las membranas de la dermis, aportando elasticidad.

Los aceites esenciales, fuente de bienestar

"Son mal llamados aceites, su estructura molecular no tiene nada que ver con la de los vegetales", expone Hemely Varela. "Los aceites esenciales son sustancias no grasas muy volátiles. Se han utilizado durante años para proporcionar placer o bienestar, tanto físico como psicológico. Además, penetran en la piel a nivel mucho más profundo que los vegetales, gracias a su pequeña estructura orgánica. Por otra parte, su proceso de destilación y obtención es muy distinta a la de los vegetales".

Para obtener un litro de un aceite esencial se necesitan grandes cantidades de su materia prima. "Por ejemplo necesitamos 400 Kg de lavanda, recogida a mano, para obtener un sólo litro de aceite esencial. Si hablamos de rosas necesitaríamos 4 toneladas y de jazmín 1 millón de Kilos, recogidos a mano. Además, la recolección no se puede hacer a cualquier hora del día, sino que hay que ver el punto en que la flor tiene todas sus propiedades (a veces de madrugada o por la noche)". Este hecho junto al proceso empleado para obtenerlos explica no sólo la potencia de estos aceites, sino también su precio, a menudo elevado.

Aceites esenciales: Proceso de creación

Se pueden obtener aceites esenciales a través de varios procesos. El más usado es proceso de destilación. Se colocan en un alambique todas las flores recogidas a mano, se agrega agua y se calienta el recipiente poco a poco.

En este caso hay que tener un control exhaustivo de la temperatura: si se excede en un grado podríamos perder algunas propiedades. De este proceso obtenemos el agua floral por un lado y el aceite esencial por otro.

La cantidad de agua que se extrae siempre es mucho mayor que la de aceite. "El punto negativo de este sistema es que hay que trabajar a altas temperaturas. Además, es importante ver el peso molecular: cuando esa sustancia cambia de líquido a vapor. Por ejemplo, las sustancias cítricas tienen un punto más bajo, por lo que se transforman más rápido de líquido a vapor. De ahí que los cítricos en aroma sean las primeras notas de salida de un perfume" dice Varela.

Otro proceso utilizado para obtener aceites esenciales es el enflorado: se extrae la parte grasa de la planta para hacer el aceite esencial por difusión. Se usa desde la antigüedad, pero era un método largo. Se tardaban días en obtener el producto. En la actualidad se ha mejorado gracias a la extracción por solvente. El solvente circula, y de él se extrae la sustancia esencial.

Maceración. Se introduce la planta durante algún tiempo en otro líquido hasta que éste captura sus propiedades. Cuando la maceración se hace en aceites vegetales se llama oleato; si se hace en alcohol, hablamos de tintura.

Otro sistema es el Cero 2 Super Cítrico. Gracias a una acción líquido-gas se puede extraer la sustancia a bajas temperaturas, sin usar solventes.

¿Cómo llegan los aceites esenciales a nuestro organismo?

  • Vía tópica (a través de la piel)

Al ser ricos en vitaminas y en ácidos grasos insaturados, hidratan y nutren la piel en profundidad. También permiten la penetración de los activos benéficos en la dermis y en la epidermis. Contrariamente a lo que pueda parecer, se trata de sustancias que no dejan una sensación grasa en la piel. Por eso se les llama comúnmente aceites secos. La piel queda aterciopelada y resplandeciente en cuestión de segundos.

  • ​Vía respiratoria (a través del olfato)

Fue una mujer, la eminente bioquímica Margueritte Maury (1895-1968) quien impulsó la aromaterapia y el uso de los aceites esenciales en los masajes terapeúticos. Hoy en día, es bien conocido el efecto relajante de los aceites esenciales. "Cuando un aroma entra por la cavidad nasal se activa el sistema límbico de nuestro cerebro. Se trata de la parte relacionada con la memoria y las emociones. El 70% de nuestras emociones se generan gracias a los aromas que nos rodean", comenta Varela.

  • Vía oral (a través del sistema digestivo)

En efecto, podemos tomar los aceites esenciales en forma de píldoras. Eso sí, se aconseja que sea un especialista el que recomiende su prescripción y posología. Los más conocidos en este sentido son los famosos Omegas: 3, 6 y 9.

¿Cómo se usan los aceites esenciales?

Podríamos decir que su uso más sencillo es a través de la aromaterapia. ¡Simplemente tienes que olerlos! Por otro lado, su aplicación a través de la piel es sencilla, si bien debemos tomar ciertas precauciones ya que se trata de sustancias muy concentradas. Es por ello que los aceites esenciales siempre han de usarse diluidos en sustancias conductoras, como en aceites vegetales o arcillas.

Sólo los aceites esenciales de lavanda, manzanilla y árbol de té pueden aplicarse directamente sobre la piel. En cuanto a su uso oral, las cantidades dependerán de cada persona. En este sentido, lo mejor es consultarlo con un profesional.

1. Rostro
Los aceites esenciales son verdaderos reanimadores de la piel. Bloquean ciertos procesos de degradación de las células. Un masaje diario, antes de la aplicación de la crema de cuidado, fomenta la renovación celular y devuelve el resplandor y la flexibilidad a la piel. Con 5 gotas tendrás más que suficiente: "una en la frente, una en cada mejilla, otra en la barbilla y otra en el cuello. Sólo hay que extender estas gotas desde el interior hasta el exterior del rostro con movimientos descendentes", comenta Varela.

2. Cuerpo
Los aceites esenciales se masajean sobre ciertas partes del cuerpo para tratar problemas precisos, estimular la microcirculación y facilitar la pérdida de agua (celulitis, piernas pesadas). Se pueden aplicar sobre toda la silueta para mejorar la elasticidad y la firmeza de la piel.

3. Cabello
El uso de aceites esenciales, calmantes y estimulantes :

  • ​activa la microcirculación,
  • relaja el cuero cabelludo,
  • devuelve el tono y la hidratación al cabello.

Beneficios de los distintos aceites esenciales

Los aceites esenciales tienen las propiedades específicas de las plantas de las que se obtienen. En líneas generales, todos ellos son, en mayor o menor medida:

  • Antibióticos
  • Antiinflamatorios
  • Antisépticos
  • Regeneradores celulares
  • Antivíricos
  • Relajantes
  • Tonificantes
  • Antiradicales
  • Activan la circulación sanguínea y linfática.

Beneficios de los aceites esenciales más usados

  • Lavanda: bactericida, reequilibra las pieles secas e irritadas.
  • Geranio: tonificante, fortalece las pieles sensibles.
  • Zanahoria: antioxidante, revitaliza las pieles secas y cansadas.
  • Ciprés: tónico venoso, calma las pieles congestionadas.
  • Pachuli: cicatrizante, reduce el acné.
  • Limón: astringente, purifica las pieles grasas.
  • Camomila romana: antiinflamatoria, conviene a todas las pieles.
  • Romero: tonificante, devuelve el resplandor cabellos débiles.
  • Eucalipto: antiséptico, sanea el cuero cabelludo.
  • Menta: estimulante, devuelve el vigor al cabello.
  • Salvia: tónico, facilita crecimiento del cabello.
  • Orégano: anticelulítico, afina la silueta.
  • Enebro: drenante, exfolia la celulitis.
  • Naranja: antiespasmódica, relaja el cuerpo.
  • Sándalo: estimulante, tonifica el cuerpo.
  • Tomillo: bactericida, combate todo tipo de infecciones.
  • Jazmín: estimulante, afrodisíaco, eleva el estado de ánimo.

Comprar pack con 6 aceites esenciales puros en Amazon

Cómo conservar los aceites esenciales

Procura mantenerlos en sus frascos originales. Éstos poseen un sistema de cierre hermético para que el producto no se deteriore al contacto con el aire y pierda sus propiedades. Suelen guardarse en frascos de cristal (nunca de plástico) oscuros, para evitar su oxidación debido a la luz solar.

Aún con todo, lo mejor es que los guardes en sitios oscuros y frescos, y que no estén expuestos a cambios bruscos de temperatura. Por supuesto, siempre tendrán que estar fuera del alcance de los niños.

Si lo conservas en estas condiciones ambientales, pueden durarte hasta cuatro años, manteniendo todas sus propiedades en perfecto estado.

Precauciones de uso

  • Cuidado con los aceites esenciales que provienen de frutos cítricos como el limón, la naranja o la bergamota, ya que tienen un efecto fotosensibilizante. Es decir, que si los aplicas en la piel y luego tomas el sol, podrían causarte manchas o leves quemaduras. Úsalos mejor en los meses de invierno y procura no tomar el sol en las siguientes horas después de haberlos aplicado.
  • Las mujeres embarazadas, bebés y ancianos deben pedir consejo a un profesional. Algunos aceites tienen propiedades como el aumento del flujo sanguíneo en el área de la pelvis, fomentando la menstruación, mientras que otros podrían subir la presión arterial o descompensar el sistema nervioso.
  • Las personas que sufren alteraciones neurológicas o coronarias también deben limitarse a la lavanda, la manzanilla o el árbol de té.
  • En caso de alergias, consulta con tu especialista.

¡De compras! Productos recomendados

© The Renewal Oil, La Mer
Carla Dominguez
Carla Domínguez es redactora de Enfemenino.com. Graduada en Periodismo, y especializada en Marketing y Comunicación de Moda en el Instituto Europeo de Diseño (IED) en Barcelona. Siempre ha enfocado su …
2 089 compartidos