Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer

El peligroso juego de las armas: ¿Por qué enseñar a un niño a disparar?

por Laura Sutil Creado en 29/8/14 a las 13:50
El peligroso juego de las armas: ¿Por qué enseñar a un niño a disparar? © Gtres

Una niña de nueve años dispara por error a su instructor de tiro en Estados Unidos y lo mata. Padres que les enseñan a sus pequeños cómo empuñar un arma de fuego cuando cuentan con apenas cinco años de edad. Ciudadanos estadounidenses que defienden que se trata de una tradición y una forma de defensa. ¿Hasta dónde llega el negocio de las armas en Estados Unidos?

Niños y armas. Lo que resulta una combinación inaceptable en nuestro país es uno de los binomios más natural en Estados Unidos. El debate sobre la legalidad de las armas en la potencia mundial toma un nuevo cariz ahora a raíz del fallecimiento de un instructor de tiro debido al desafortunado disparo de una niña de nueve años que estaba aprendiendo a utilizar una ametralladora en el estado de Arizona. ¿Por qué enseñar a un menor a disparar un arma de fuego?

"Cinco o seis años es la edad adecuada para que un niño comience a tomar "lecciones de tiro" -como quien acude a clases de piano, inglés o ballet-, afirma Dan Baum, escritor del libro Gun Gay: A Road Trip. El triste suceso ocurrido la semana pasada en Arizona no parece tener repercusión alguna en esta forma de pensar. Baum defiende una destreza que debe adquirir todo estadounidense como medio de defensa que, además, perpetúa una tradición. Una "tradición" que, como todos sabemos, provoca matanzas en institutos varias veces al año... Pero nadie fuera de las fronteras del gigante norteamericano parece inmutarse.

Y es que cuando recibes un arma como regalo en tu décimo cumpleaños es que algo va mal. Y, ciertamente, es así. El negocio de las armas reserva en Estados Unidos una parte para sus clientes más "jóvenes". Empresas como My First Rifle (Mi primer rifle) comercia con rifles con menos potencia de tiro que las armas de adultos y un diseño pensado para las manos de los menores. ¡Hasta ese punto llega el disparate!

Los defensores de las armas siempre señalan la capacidad de defenderse si algún "malhechor" accede a sus viviendas pero, si ningún estadounidense tuviese armas en su poder, ¿de quién habría que defenderse? Con el argumento fácilmente rebatible que utilizan, creen necesario educar a sus hijos en una cultura de las armas de fuego que les permita valerse por sí mismos en la sociedad "convulsa y armada" en la que les va a tocar vivir. Algo así como la estúpida pescadilla que siempre se muerde la cola...

La cuestión es, ¿dónde queda la responsabilidad de unos padres que ponen en manos de sus hijos la posibilidad de matar? ¿Cuál es la ética o la moral de una sociedad en la que, de forma potencial, todos pueden acabar siendo asesinos "en defensa propia"? Nos alteramos cuando vemos en televisión imágenes de niños soldado a los que las guerrillas de países como Colombia o Sudán secuestran para su causa. Pero, ¡Bienvenidos al mundo real! En un país civilizado, libre de guerras y con un buen nivel de vida, ponen las armas de fuego en manos de los niños y nadie se atreve siquiera a cuestionarlo. Niños y armas. Sin duda, hemos perdido el norte, ¿no crees? Y es que, ¿te imaginas llevar a tus hijos cada tarde a clases de tiro? ¡Inaceptable!

Laura Sutil
Durante los últimos 20 años, la prioridad de Enfemenino consiste en amplificar las voces de las mujeres. A través de nuestros contenidos, vídeos y eventos, queremos animar a nuestras comunidades …
Puede interesarte