El DIU

Publicado por mvega
Publicado en 15 de mayo de 2008

El dispositivo intrauterino (DIU) es el tercer método anticonceptivo más utilizado en España. Circulan muchas ideas preconcebidas sobre este método. ¿Quién lo puede usar?

El dispositivo intrauterino (DIU) es el tercer método anticonceptivo más utilizado en España. Circulan muchas ideas preconcebidas sobre este método. ¿Quién lo puede usar? ¿Cómo se pone? ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene? ¿Tiene riesgos? Echemos un vistazo...

Un contraceptivo local
El dispositivo intrauterino (DIU) se presenta normalmente como un pequeño objeto en forma de "T" que se inserta en la cavidad uterina. Su objetivo: poner en marcha una acción inflamatoria permanente de la mucosa para que sea incapaz de recibir un óvulo fecundado. Sólo se puede retirar con unos hilos que salen del útero.

Los diferentes tipos de DIU
El DIU de cobre: está compuesto de plástico con uno o varios hilos de cobre y mide 3,5 cm de longitud. Cuanto mayor es la superficie de cobre, mayor es su eficacia: este último genera una respuesta inflamatoria estéril en la cavidad uterina. Es esta "reacción" al cuerpo extraño lo que se considera tóxico para los gametos, y más específicamente para los espermatozoides, que no llegan las trompas de Falopio. Así pues, produce una doble acción: un efecto anti anidación y una acción sobre los espermatozoides y los óvulos.
Existen varios modelos de cobre con dos tallas llamadas "short" y "estándar", para las que desean ponérselo sin haber tenido un hijo previamente... El NOVA T y el MULTILOAD son los más conocidos, con una duración de eficacia de 5 años. Sólo el TT 380 tiene una duración de colocación que puede llegar hasta los 10 años.

El DIU hormonal (SIU): no contiene cobre y libera en el útero de forma continua una hormona progestágena con levonorgestrel, durante 5 años. Su mecanismo combina la acción del DIU con una contracepción progestágena, espesando las secreciones del cuello y haciéndolas impenetrables por los espermatozoides. Podemos encontrar este SIU hormonal bajo el nombre de Mirena.

Hay que destacar que ambos tienen una eficacia comparable (del 98 %), con la diferencia de que el SIU hormonal suele ser más caro y se mantiene peor. Se trata, por lo tanto, de utilizarlo sobre todo si se pretende un efecto terapéutico, como la disminución de la duración y el volumen de las reglas demasiado abundantes. Algunas mujeres no tienen más reglas durante estos 5 años, pero no es peligroso para la fertilidad.

¿Quién puede utilizar este contraceptivo?
¡Esta pregunta todavía se debate entre médicos y ginecólogos!
Por un lado, algunos especialistas consideran que el DIU debe ponerse sólo en mujeres que ya han tenido un embarazo (útero más ensanchado), y otros piensan que también pueden utilizarlo mujeres que no han tenido hijos. Por lo tanto, esta cuestión se debe plantear al ginecólogo, que juzgará del mejor modo la elección para su paciente.
Sin embargo, tienes que saber que existen algunas contraindicaciones claramente establecidas, como ciertos antecedentes, patologías uterinas, hemorragias vaginales inexplicadas, IST, sensibilidad a uno de los componentes, un posparto (entre las 48 horas y 4 semanas) o un embarazo.
Respecto al SIU, está contraindicado en caso de trombosis venosa o embolia pulmonar, cáncer de mama, migraña de tipo neurológico, hepatitis.

¿Cómo se pone?
El DIU se coloca en unos minutos, en los primeros días de las reglas, por un médico general o un ginecólogo y sin anestesia. La colocación no suele ser dolorosa, pero una mujer nulípara pude tomar un analgésico dos horas antes.
Por precaución, los médicos aconsejan efectuar una histerometría para determinar la forma, la profundidad y la sensibilidad del útero.
Es importante consultar al médico si los hilos del DIU se dejan de notar, si son más cortos o más largos que de costumbre, o si se puede tocar con la punta de los dedos, ya que la acción contraceptiva podría estar totalmente anulada...

Las ventajas
Económico y fiable: es un hecho, ponerse un DIU durante varios años es ahorrar de verdad, al contrario que la píldora. Esto sin contar su eficacia práctica, ya que con un DIU, las coacciones horarias, de olvido y digestivas son inexistentes, lo que proporciona más tranquilidad.
Una vuelta normal a la fertilidad: como con la píldora, la retirada es fácil y la vuelta a una fertilidad puede ser muy rápida. Otra ventaja: el DIU puede ponerse un mes después del parto, mientras que para contracepción hormonal se debe esperar a la primera regla después del parto.
No hay riesgos para la salud: está comprobado, no existe ningún riesgo de accidentes cardiovasculares o cancerosos, lo que no ocurre con la píldora.
Riesgo de infección limitado: este riesgo de enfermedad inflamatoria pelviana se considera limitado a las tres semanas que siguen la colocación del DIU, siempre que la mujer no tenga relaciones con diferentes hombres.
Embarazos extrauterinos (GEU): el porcentaje es 10 veces más bajo que sin contracepción.
Una buena contracepción de urgencia: tras relaciones sin protección, el DIU de cobre puede ser una solución interesante, siempre que no se coloque más de 5 días después de la ovulación.

Los inconvenientes
Como todos métodos contraceptivos existentes hoy en día, el DIU tiene algunos inconvenientes, que se pueden llevar mejor o peor, según la mujer.
Encontramos el alargamiento de la duración de las reglas en los casos de DIU de cobre. Y, por supuesto, como los anticonceptivos a base de progestágenos, pueden producirse hemorragias repetidas, falta de reglas, un aumento de peso o incluso acné.

En la práctica
Se hace un seguimiento cada dos o tres meses en caso de contraindicaciones y, más adelante, se sigue cada seis meses.
Recuerda que el DIU, aunque es muy eficaz como método anticonceptivo, no protege en ningún caso de las ETS. Así que, ¡el uso de preservativo es obligatorio!

Puede interesarte