Inicio / Maternidad / Bebés y niños / 10 momentos de la vida en los que deberíamos haber escuchado a nuestras madres

Maternidad

10 momentos de la vida en los que deberíamos haber escuchado a nuestras madres

Cristina Gonzalez
por Cristina Gonzalez Publicado en 8 de agosto de 2016

Hoy rompemos una lanza en favor de las mejores consejeras del mundo: ¡nuestras madres! ¿Cuántas veces habremos escuchado aquel "Te lo dije" que tanta rabia nos ha dado? Y sin embargo, razón no les faltaba. ¡Ojalá les hubiésemos hecho caso! Hemos echado la vista atrás para recopilar algunos de estos momentos claves en nuestras vidas... ¿Te identificas con ellos?

1. Cuando dijo: "Espérate a las rebajas"

Si hubiésemos esperado tan solo unos días más nuestro bolsillo nos lo hubiese agradecido.

2. Cuando insistió en que nos llevásemos un chaqueta, "por si acaso"

A estas alturas somos más que conscientes de que todas las madres del mundo llevan dentro una meteoróloga que se preocupa por nosotras. Si ella dice que esta noche va hacer "fresquito", lo hará. Aunque nosotras no siempre le hemos hecho caso...

3. Cuando nos aconsejó no ponernos los zapatos nuevos durante todo el día

Todas sabemos que estrenar zapatos nuevos es sinónimo de una buena rozadura al día siguiente y, aún así, continuamos cayendo en el error de estrenarlos en las ocasiones menos oportunas...

4. Cuando nos ordenaba que recogiésemos nuestra habitación

¿Tu también has llegado tarde al trabajo o a alguna cita porque no encontrabas tu cartera / abono del metro / llaves? Bueno, adivina qué hubiese currido si nuestra habitación no estuviese hecha una leonera...

5. Cuando nos ordenaba irnos a dormir temprano

Nos habríamos ahorrado un par de ojeras de oso panda al día siguiente si hubiésemos hecho caso...

6. Cuando nos dijo: "No comas tanto, que es de noche"

¿Resultado? Un ardor de estómago de los que duran horas... y unas cuantas visitas al baño.

7. Cuando nos dijo: "No te cortes el pelo, ¡a mi me gusta cómo lo tienes así!"

¿Y qué hicimos nosotras? Volver a casa con lágrimas en los ojos y con menos pelo en la cabeza.

8. Cuando nos dijo que no mezclásemos la ropa blanca con la de color

No lo niegues, tú también has teñido alguna prenda de rosa "sin querer"...

9. Cuando nos recordaba aquello de: "Hija, ¡hay cosas peores!"

Cuando éramos más pequeñas solíamos hacer una montaña de cualquier granito de arena, pero nuestra madre siempre estaba ahí para recordarnos que había solución y que alguna vez comprenderíamos que lo que nos parecía un grave problema no era en realidad para tanto. ¡La de quebraderos de cabeza que nos habríamos ahorrado!

10. Cuando nos dice que no nos comparemos con nadie

¡Una de sus frases más valiosas! Gracias a nuestras madres hemos aprendido que no tenemos por qué ser igual o mejor que alguien, simplemente diferentes y únicas siendo nosotras mismas.


Y además:
Frases de madre: lo que dicen y lo que realmente quieren decir
10 cosas que solo son capaces de saber las madres

por Cristina Gonzalez

Puede interesarte