Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Guía básica para madres primerizas: consejos para afrontar tu maternidad

Maternidad

Guía básica para madres primerizas: consejos para afrontar tu maternidad

por Noelia Murillo Creado en 17 de abril de 2020
© GettyImages

El embarazo y la consecuente maternidad es una de la etapa vital mas importante para una mujer. A pesar de que cuente con consejos venidos de sus madres y otras familiares, muchas futuras mamás se enfrentan a un sinfín de dudas que conviene resolver antes de dar a luz.

Si bien es cierto que para muchas madres primerizas el momento que mas dudas y miedos les genera es cuándo será el nacimiento de su bebé, porque en muchas ocasiones es algo que se les escapa de su control (por ejemplo, si el niño o la niña viene de nalgas y es necesario practicar una cesárea), otras tienen una visión más a largo plazo y se preocupan por cómo van a ser los momentos posteriores al parto.

Video por Norma Varela

En esta situación se ven muchas veces las madres primerizas, que no han vivido la experiencia de la maternidad y que no saben interpretar cuáles son los síntomas del embarazo en la primera semana antes de saber que está embarazada, cómo debe colocar al niño para dormir, dudas sobre la leche, cuándo debe durar el período de lactancia así como cuáles son los cuidados o precauciones que debe tomar durante el embarazo.

De esta manera, vamos a intentar resolver algunas de las preguntas mas frecuentes en la vida de las madres primerizas, desde el principio del embarazo hasta el final del mismo, el parto y los primeros meses de la vida del bebé en la familia durante el período de lactancia, así como los objetos imprescindibles que no deben faltar en el hogar.

1. La gran noticia y los primeros meses del embarazo

Generalmente, la mayoría de las mujeres se dan cuenta de que se han quedado embarazadas cuando tienen su primera falta. Esta es sin duda la señal mas clara de que se ha quedado embarazada, pero la ausencia de regla puede deberse a otros factores a ella. Es posible que, en lugar de la menstruacion habitual, se produzca el llamado "sangrado de implantación" que indica que se ha producido la fecundación y el embrión se ha adherido a la pared del útero.

Otros sintomas como sensibilidad que puede llegar a dolor de mamas y pezones, ganas de orinar con mas frecuencia, cansancio y somnolencia, dolores pélvicos e hinchazón abdominal son bastante frecuentes en los primeros días de embarazo. Asi, en las primeras semanas puede sentir varias veces al dia náuseas y ganas de vomitar o puede que no soportes ciertos olores y sabores, de modo que sientas aversión a algo que hasta hace poco te encantaba o sientas necesidad de comer algo con lo que, de repente, no puedes vivir sin ello en tu casa.

Descubre: EL ABC del embarazo: 100 palabras que debes conocer
Las palabras que debes saber durante el embarazo © iStock

En todo caso, tienes que aceptar los cambios de tu cuerpo y saber entender cómo eres y como vas a ser, puesto que tu cuerpo va a dar un cambio radical, tanto por dentro como por fuera. Además, debes tener cuidado con ciertos hábitos (prohibidísimo fumar o beber alcohol) o alimentos que consumas habitualmente, como los pescados ahumados, las carnes crudas o los embutidos (sí, dentro de ellos se encuentra el jamón que tantas mamás necesitan volver a comer después de tener a su pequeño).

En cuanto a los primeros meses, mantén un constante contacto con tu médico, el especialista en ginecología y tu matrona para que puedan hacer un seguimiento del embarazo y darte toda la información necesaria con el objetivo de prepararte para los cambios que vas a experimentar en los próximos meses y para el momento del parto.

Pinterest 

Estate siempre atenta a síntomas extraños de tu cuerpo y mimarte mucho sin perder costumbres que tambien son saludables para ti y para tu bebe como hacer ejercicio o mantener relaciones sexuales con tu pareja, puesto que no existe ningún riesgo para el feto.

Será tu pareja y tu familia quien te brinde su apoyo a lo largo de las semanas de gestación y tanto tú como los demás tenéis que afrontar este proceso con mucha paciencia, puesto que en este caso la embarazada es quien experimenta mayores cambios y transformaciones, empezando por su cuerpo y acabando por su ánimo y su humor.

2. Parto y primeros dias de vida

Llega el esperado acontecimiento y éste dependerá principalmente de cómo ha sido vuestro recorrido a lo largo de estos meses de embarazo. La posición del feto o las posibles complicaciones tanto para la madre como para la mamá como para el bebé son dos de los factores que pueden influir en el modo en el que se va a llevar a cabo el parto.

Existen diferentes maneras de dar a luz y hoy en España puedes elegir si hacerlo en casa (con una matrona a domicilio, aunque depende de las circunstancias en las que os encontréis tú y tu bebé) o en un hospital. Asi el parto puede ser natural (sin ningún tipo fármaco ni epidural), normal (con la epidural que te permita reducir los dolores provocados por las contracciones) o por cesárea (con una ligera incisión en la zona abdominal) en el caso de que el bebé venga de nalgas o el parto presente algún tipo de riesgo para alguno de los dos.

Cuando hayas superado este paso y después nueve meses de paciente espera, ya puedes tener a tu bebé en tus brazos y, de nuevo, comienzas a plantearte cuál es el siguiente procedimiento para hacerlo bien y ofrecerle toda la atención que necesita en sus primeros días de vida. No debes ponerte nerviosa por ser madre primeriza ante el desconocimiento de poner un pañal, darle el pecho o entender qué pide cuando llora el recien nacido. El pediatra puede enseñarte a hacerlo y seguro que tanto a ti como a tu pareja os sale de maravilla.

Una vez hayas llegado a casa después del parto, lo primero a lo que tienes que prestar atención es a la cura del cordón umbilical. Puedes hacerlo con agua y jabón para que termine de secarse y se caiga, pero nunca lo hagas con povidona yodada porque llegar a infectar la zona. En ese caso, acude con urgencia al pediatra.

Otras de las preguntas mas frecuentes son las relacionadas con la lactancia y la alimentación de los niños recién nacidos y lo cierto es que, como ocurre durante el embarazo, no hay reglas estrictas en cuando a la cantidad que deben tomar porque cada bebé tiene sus propios ritmos.

Newsletter 

Como regla general, ten en cuenta que es minúsculo y, por lo tanto, sus órganos (en este caso en particular, el estómago) por lo que no peques de excesos. Generalmente, el pediatra te recomendará que el pequeno beba cuando quiera y cuanto quiera. Puede que alguna ocasión veas que regurgita despues de darle el pecho porque ha ingerido mayor cantidad de leche que la que soporta su estómago. Es algo normal en los bebés, asi que no le des más importancia de la que tiene.

En la misma línea, otro de los aspectos a tener en cuenta es el de aquellos bebés que no parecen quedarse satisfecho despues de las tomas. Esto se debe a que muchas veces solo succionan el pezón y no la areola entera, principal fuente de alimentación que tienes que introducir por completo en su boca para que pueda beber correctamente.

Cuando haya terminado, ayúdale para que pueda expulsar los gases, ya que les pueden provocar fuertes dolores si no lo hacen. Así, colócalos boca abajo sobre tus rodillas o sobre tu hombro para darle suaves palmadas en la espalda.

En cuanto a la frecuencia con la que deberías cambiarle el pañal, es sencillo: siempre que se manche. De este modo puedes evitar que coja infecciones le proporcionarás la comodidad que necesite. Ademas, es importante que le limpies siempre desde los genitales hasta el ano y no al revés, puesto que de ese modo pueden llegarle bacterias propias de las heces y le pueden irritar aún mas la zona.

En la misma línea, no te obsesiones con la limpieza del recién nacido mediante el baño, ya que en los últimos anos se ha comprobado que no es bueno bañarlo todos los días, porque su piel se puede resecar e, incluso, le pueden salir eccemas e infecciones en cutáneas. Lo ideal es hacerlo cada dos o tres días y, con paciencia, aplicarle crema hidratante. Pero, de nuevo, no te obsesiones con estos tratamientos, ya que en exceso le puede perjudicar.

YouTube

3. El día a día del bebé

Una de las preguntas que más se plantea la mamá primeriza es el tipo de ropa que debería ponerle al niño y lo cierto es que muchas mamas pecan de pasarse con el abrigo. El exceso de ropa puede asfixiarles o provocarles la muerte súbita, además de que si sudan demasiado pueden responder peor a los cambios de temperatura. La parte del cuello y la cabeza te pueden servir de gran ayuda para determinar si se encuentran a gusto y en condiciones óptimas.

La ropa de los ninos debe ser holgada y de algodón para evitar irritaciones y alergias. Además, es aconsejable que utilices pijamas con pie o peleles, asi como bodies en lugar de camisetas y patucos para que tenga mayor libertad de movimientos sin que se lo quiten. En verano, cuando hace mucho calor, incluso pueden estar solo con el pañal y vestirlo con tejidos muy finos.

Finalmente (y aunque a las madres primerizas les pueden surgir muchas más dudas con respecto al cuidado de los más pequeños) aclaramos cuándo deberías cortarle las uñas al niño. En realidad, no existe un tiempo estimado de espera para hacerlo, pero conviene tener en cuenta que el bebé ha estado nueve meses en un ambiente líquido, por lo que al principio las tendrán muy blandas y quebradizas. Cuando endurezcan, podrás cortarlas siempre con tijeras de punta roma o bien limarlas con una lima especial para ninos siempre dejándolas cuadradas y no curvas.

Con el pelo ocurre lo mismo y en la mayoría de los casos se debe a cuestiones estéticas o a falsos mitos que desde ya queremos desmentir: no por cortarle el pelo antes le saldrá más fuerte. En cualquier caso, hazlo con una máquina para cortar el pelo y mucho cuidado, nunca con cuchillas y, en el caso de hacerlo con tijera de punta roma, cerciorarte de que tiene la longitud ideal para cortarlo.

Síguenos en Facebook 
por Noelia Murillo