Inicio / Psico / Consejos / Síndromes mentales con nombres curiosos y su por qué

© Alicia en el País de las Maravillas
Psico

Síndromes mentales con nombres curiosos y su por qué

Laura Sutil
por Laura Sutil Publicado en 1 de febrero de 2017

El Síndrome de Peter Pan es conocido por todas nosotras pero, ¿has oído hablar alguna vez por ejemplo, del Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas? También existe y como éste, un buen número de trastornos mentales que han sido denominados con nombres realmente curiosos. ¡Te los desvelamos todos y buscamos su origen!

Más o menos graves, con más o menos estudios que los avalan o con mayor o menor repercusión en la sociedad, hemos recopilado algunos de los síndromes mentales más curiosos que existen. Ante cualquiera de estos problemas, lo más necesario es la comprensión y la tolerancia y, por eso, no queremos perder la oportunidad de dejarte aquí algunas frases inspiradoras que nos enseñan a ser más tolerantes y confiar en que un mundo mejor es posible.

Descubre: Frases sobre la paz

Frases sobre la paz, la libertad y la tolerancia © iStock

Síndrome de Peter Pan

Aunque no se encuentra recogido dentro de los listados de trastornos mentales reconocido, todas hemos oído hablar más de una vez del Síndrome de Peter Pan, ese hombre que no quiere crecer y abandonar su infancia. Quienes padecen este síndrome se caracterizan por su falta de madurez en diferentes campos de su vida y por una personalidad narcisista y poco empática con las personas que tienen a su alrededor. En definitiva, las personas Peter Pan actúan de forma egoísta y en ocasiones quieren atraer la atención de quienes están a su alrededor. Tienen idealizada su infancia, como el popular personaje de la literatura que le da nombre y esto les hace tener miedo al compromiso y una baja tolerancia a la frustración.

Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas

El personaje creado por Lewis Carrol y reinterpretado en la gran pantalla por la factoría Disney y Tim Burton da nombre a un síndrome denominado en el argot profesional como micropsia. Esta alteración afecta a la visión y hace que los sujetos que la padecen tengan una percepción distorsionada del tamaño de lo que tienen a su alrededor. La razón por la que recibió el nombre de este personaje literario se debe a que se cree que Carrol padecía este síndrome y basó en él algunas de las escenas clave de la película. ¿Recuerdas cuando Alicia encuentra un frasco de cristal con un líquido y una etiqueta en la que dice 'Drink me'? Tras beberlo, la protagonista del cuento infantil crece tanto que sus extremidades salen fuera de la casa en la que está.

Síndrome de Estocolmo

Este es otro de esos Síndromes del que todas hemos escuchado hablar. Se trata de un fuerte vínculo afectivo que se desarrolla entre un secuestrador y su víctima. En este caso es la víctima, que normalmente ha sufrido agresiones físicas o psicológicas, quien desarrolla este afecto hacia la persona que la ha tenido retenida. Y te preguntarás, ¿por qué Síndrome de Estocolmo? Pues bien, el origen está en un asalto a un banco de la ciudad sueca. En este suceso se despertó en los rehenes un vínculo afectivo por el ladrón hasta el punto de que incluso intentaron protegerle del ataque de la policía. A raíz de este momento, que tuvo lugar en 1973, uno de los investigadores puso nombre a este curioso trastorno.

Síndrome de Lima

Y de Estocolmo nos vamos a Lima para hablar del caso contrario. El Síndrome de Lima tiene lugar cuando el secuestrador comienza a empatizar con los rehenes y a sentir compasión por ellos y su sufrimiento. También en este caso el nombre procede de la ciudad en la que tuvo lugar una situación como la descrita. Fue en la Embajada de Japón en Lima (Perú) en la que el Grupo Militar Revolucionario Túpac Amaru tomó como rehenes a funcionarios y militares que trabajaban en la Embajada. Con el paso de las horas los secuestradores comenzaron a empatizar y sentir pena por los secuestrados, decidiendo liberarlos en los horas siguientes.

Síndrome de Madame Bovary

La compleja personalidad del personaje creado a mediados del siglo XIX por el escritor francés Gustave Flaubert da nombre a un curioso síndrome. Al leer su descripción, enseguida se nos vienen a la cabeza muchas personas de nuestro entorno cercano. Se trata de mujeres que viven en una búsqueda crónica del amor romántico, propio de las novelas, como una forma de suplir la falta de afecto que sienten en su día a día. Se cree que el origen de este trastorno puede estar en una ausencia de cariño durante la infancia por parte de los progenitores, especialmente del padre, o de todo lo contrario: un exceso proteccionismo durante la infancia. Si has leído la novela de Flaubert sabrás que Madame Bovary admira de forma enfermiza a cada uno de los hombres que pasa por su vida.

Síndrome de Cenicienta

Seguimos con personajes literarios para hablar de un curioso síndrome que afecta solamente a las mujeres y nos recuerda ligeramente al descrito anteriormente. Afecta a quienessienten la necesidad imperiosa de ser cuidadas y sienten miedo ante la idea de una vida independiente. Así, intentarán apoyarse siempre en sus parejas, amigos o familiares. Son mujeres débiles y vulnerables que siempre necesitarán la figura de un salvador, generalmente un hombre. Una concepción machista sustentada en la idea del amor romántico que nos han intentado transmitir en tantos libros y películas infantiles.

Y además:
'Phubbing', la tendencia que practicas sin darte cuenta y que pone en peligro tus relaciones
​¡Date un respiro! Las 6 apps imprescindibles para iniciarte en la meditación

por Laura Sutil

Puede interesarte