Inicio / Psico / Consejos

Quiérete, cuídate y mejora tu salud mental con estos consejos

Video por Norma Varela Creado en 15 de enero de 2020

Ya desde la infancia se nos enseña a cuidar de nuestra salud física y la importancia de beber suficiente agua, llevar una dieta saludable y hacer ejercicio. Sin embargo, apenas se nos educa en salud mental y emocional cuando es igual de importante si queremos mantenernos sanos y ser felices. Nunca es tarde para empezar a hacerlo. ¿Sabes cómo?

por María Viéitez

Aunque a veces no se le da la importancia necesaria, la salud mental es un plano muy importante de nuestra salud en general. Por eso mucha gente no se dedica en este sentido los cuidados necesarios o no se precupa lo suficiente por cuidar de sus emociones.

Y es que una mente sana es clave para afrontar problemas y contratiempos, para crecer como individuos en lo personal, lo profesional y lo emocional, para recomponernos después de una crisis y para ser capaces de establecer y mantener relaciones sociales y personales sanas. Pero, sin embargo, esto no debe confundirse con la felicidad y el estar siempre de buen humor, ya que una salud mental fuerte no te garantiza ser feliz. Sin embargo, el bienestar emocional es, sin duda, un medio fundamental para conseguirlo.

¿Por qué es importante cuidar de nuestra salud mental?

"No hay salud sin salud mental", dice la Organización Mundial de la Salud (OMS). Al igual que ocurre con la salud física, no debe ser necesario esperar a paderecer un trastorno o patología para empezar a cuidarnos, sino que, antes de que eso ocurra, es imprescindible que desarrollemos hábitos que nos ayuden a cuidar de nuestra mente.

En este sentido, es fundamental que adoptemos una actitud proactiva en el cuidado de nuestra salud mental y que no temamos a los profesionales de lo psíquico. Y es que, lamentablemente, las terapias psicológicas, psiquiátricas y psicoanalíticas siguen siendo estigmatizadas cuando, en realidad, son igual de necesarias que las visitas rutinarias a nuestro médico de cabecera.

Por suerte hay muchas cosas que puedes hacer en tu día a día para mantener tu mente en forma. Es más sencillo de lo que crees y, si no confías en que pueda dar resultado, te retamos a que pongas los consejos que te damos a continuación a prueba.

Establece una rutina de sueño

El descanso es fundamental para estar en plena forma física y mental. ¿Alguna vez has despertado de mal humor y con una actitud negativa sin saber por qué? Probablamente se debiera a que no habías dormido lo suficiente o las horas de sueño no han sido de calidad, es decir, no has descansado. Para evitar que esto ocurra, trata de establecer una rutina del sueño que te permita descansa. ¿Cómo?

  • Procura no utilizar el teléfono durante al menos media hora de irte a dormir.
  • Métete en la cama cuando quieras irte a dormir y evita realizar en ella otras actividades, como leer, ver deries y películas o utilizar el teléfono móvil.
  • Cena ligero y al menos una hora antes de irte a dormir. Esto facilitará la digestión y te permitirá descansar mejor.
  • Establece un horario regular para irte a dormir y para despertar.
  • Evita siestas prolongadas, es decir, que duren más de 20 o 30 minutos, ya que pueden alterar tus horarios regulares.

Sal de casa durante al menos 10 minutos al día

Uno de los primeros síntomas que manifestamos cuando algo no va bien es la reticencia a salir de casa y las pocas ganas de ver a familiares, amigos o gente en general. Esta sensación de apatía puede ser la muestra de que padecemos estres o ansiedad. Una muy útil medida preventiva que nos puede ayudar a evitarlo es salir de casa durante al menos 10 o 15 minutos al día. Y es que la falta de luz natural puede alterar nuestros bioritmos, nuestro apetito y nuestros horarios de sueño.

Háblate bien a ti misma

La percepción que tenemos de nosotros mismos es clave en nuestra salud mental. Por eso es importante que nos hablemos bien a nosotros mismos, que no nos juzguemos con dureza y que sepamos perdonarnos. Esta costumbre puede marcar una gran diferencia en nuestra actitud ante los contratiempos y hacia la gente que nos rodea.

No abuses de las redes sociales

Este es otro de los factores que puede alterar nuestra rutina del sueño y, sinembargo, este no es el único efecto perjudicial. El uso excesivo de redes sociales nos resta tiempo de calidad con familia y amigos causándonos frustración y soledad. Y, si no distinguimos dónde está el límite entre la vida real y virtual, es probable que el uso de estas aplicaciones afecte a nuestra autoestima y nos cause ansiedad.

Y es que durante las horas que pasamos utilizando Instagram, Facebook o Twitter, por ejemplo, nuestro cerebro no deja de recibir información a procesar, por lo que nos es imposible desconectar. Pero, además de esto, generamos una dependecia que nos obliga a buscar la atención y aceptación de los demás. ¿Te has parado a pesar alguna vez en por qué antes no teníamos estas necesidades? Quizás es porque realmente no lo son.

Procura comer sano

En 2015 un estudio de la revista The Lancet reveló que la alimentación es tan importante para nuestra salud mental como lo es para la cardiología, la endocrinología o la gastroenterología. Los resultados demostraron que el consumo reiterado de alimentos ultraprocesados o con granes cantidades de grasa o azúcar provocan la inflamación del intestino y del resto del cuerpo, lo que recibe el nombre de inflamación sistémica. Esto, en última instancia, afectaría a las moleculas neurotransmisoras, responsables de la regulación del estado de ánimo.

Evita las relaciones tóxicas

Las relaciones personales y sentimentales deben ser un espacio en el que sentirnos seguros. Y es que las relaciones tóxicas afectan a nuestra autoestima y a nuestro estado de ánimo, por lo que para cuidar de nuestra salud mental debemos procurar rodearnos de personas que nos permitan crecer.

Dale una oportunidad a la meditación

La meditación provoca cambios en nuestro cerebro que nos permiten lidiar mejor con las emociones y los cambios, ayudándonos, además a potenciar nuestros estados mentales más positivos. Por otro lado, sentarnos en un lugar cómodo y cerrando los ojos durante unos cuantos minutos al día nos ayuda a aclarar nuestros pensamientos, a desconectar y a relajarnos, lo que genera un estado mental de satisfacción muy positivo y contagioso. ¿Te animas a probarlo?

Elimina de tu vida los hábitos poco saludables

Los hábitos poco saludables, como el consumo de alcohol y tabaco, tienen un efecto muy negativo no solo sobre la salud física, también sobre la salud mental. Y es que uno de los motivos más comunes que alegan los fumadores es que el tabaco les ayuda a aliviar el estrés y la ansiedad, algo que ocurre por la sensación inmediata de relajación que genera la nicotina. Pero lo cierto es que la dependencia que genera esta sustancia puede ser precisamente la responsable de la ansiedad.

Dejar de fumar o de beber como "remedio" contra el estrés te ayudará a sentirte más libre. Y, cuando lo hayas conseguido, la satisfacción de haber tomado una buena decisión mejorará la percepción que tienes de ti mismo.

Practica ejercicio regularmente

Mantenerse activo es una condición de mucho peso en el cuidado de nuestra salud en general. Y es que cuando realizamos ejercicio físico nuestro cuerpo genera dopamina, un mensajero químico del sistema nervioso central responsable de la motivación y el placer. Pero eso no es todo: al mismo tiempo, conseguimos reducir los niveles de estrés, ansiedad e ira. ¿El resultado? Un aumento de tu bienestar personal y emocional.

Te puede interesar...
'Mi pareja no le pone límites a su ex': ¿cómo actuar ante una crisis de pareja?
Cuidar tu salud mental, un propósito que no deberías olvidar este año
Los trastornos alimentarios y sus factores psicológicos
Propósitos de año nuevo: objetivos de belleza y cómo conseguirlos

María Viéitez
María es redactora digital y de contenidos de actualidad en enfemenino, y tiene claro que la comunicación es lo suyo. Seducida por la lectura, la escritura y las ganas de …
227 compartidos