Inicio / Ocio / Cultura / ¡Magia! Este fotógrafo crea alucinantes mundos surrealistas solo con su iPhone

© @Charlie_davoli
Ocio

¡Magia! Este fotógrafo crea alucinantes mundos surrealistas solo con su iPhone

Sara Alcoceba
por Sara Alcoceba Publicado en 18 de enero de 2016

El surrealismo ha entrado en la etapa Post-PC de la mano de Charlie Davoli. Sin otra herramienta más que su smarthpone, este fotógrafo es capaz de crear mundos en los que nos encantaría vivir. La mezcla de paisajes de ensueño y objetos que pertenecen a otros escenarios, son elementos de estas imágenes de fantasía que tanto nos han gustado.

Nació en Singapur pero fue criado en Italia, la ciudad natal de su padre. Este fotógrafo es capaz de representar las esencias de estas dos culturas con la ayuda de su iPhone y varios programas de edición. La búsqueda del equilibrio en sus composiciones es el elemento clave para crear maravillas como estas.

Esta mezcla de culturas existente en su cabeza se manifiesta en sus fotos mediante la dualidad: utiliza dos realidades puras y reconocibles para crear universos de fantasía. La mezcla de elementos futuristas con lo más cotidiano, o el cruce de elementos como unos peces en una carretera son elementos muy recurrentes en su obra.

Davoli © @Charlie_davoli

"Jugar con paradojas y mezclar los elementos de la vida real con otros surrealistas es lo más divertido que ocurre en mi ordinario día a día" ha comentado el artista. Si quieres ver más fotografías suyas puedes hacerlo a través de su cuenta de Instagram: @Charlie_davoli

"Cuando camino por la calle fotografío cualquier cosa que me llame la atención, así creo un inmenso archivo de fotos al que puedo recurrir después", así explica el artista su forma de trabajar. "La creación del paisaje de ensueño ocurre después, gracias al archivo de imágenes y aplicaciones como Adobe Photoshop, Mix, iDesign, Superimpose, Matter o Mextures el proceso de edición es casi inmediato".

Y además:
El increíble y explosivo poder de la danza
Perros gigantes: Así son algunos de los más grandes del mundo

por Sara Alcoceba