Inicio / Pareja / Sexualidad / Hacer el amor en un avión: una fantasía de primera clase

Hacer el amor en un avión: una fantasía de primera clase

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 14 de septiembre de 2016

Hay que admitir que aunque el avión se caracteriza, sobre todo, por su estrechez y su falta de intimidad, tiene algo que le da un morbo especial. A continuación te damos algunos consejos para subir al séptimo cielo de forma literal. Si te atreves, claro.

Los lugares estrechos, la cercanía con otras personas y la experiencia fuera de lo común son los ingredientes que alimentan muchas fantasías sexuales. Pero si a eso le sumas una experiencia que solo puedes vivir en momentos muy concretos y pasajeros (no todo el mundo vuela muy a menudo), las ganas aumentan. Es por ello por lo que muchos fantasean con hacer el amor en un avión pero, ¿crees que es una experiencia hecha para ti o tal vez deberías probar primero con otra fantasía?

¿Podemos hacer el amor en los baños de un avión?

En primer lugar, debes fijarte en el avión en el que estás montada. Las aerolíneas de bajo coste, por ejemplo, suelen contar con aviones pequeños en los que será bastante complicado encontrar un momento. En cambio, los aviones más grandes, con baños algo más amplios, pueden ser óptimos para ello. Entonces... ¿Debes hacer el amor en el baño de un avión?

  • A favor: los baños del avión son un lugar cerrado en el que podéis esconderos del resto de pasajeros. Dan algo de intimidad a pesar de los constantes movimientos.
  • En contra: el personal de abordo controla las idas y venidas de los pasajeros. En vuelos largos, el olor también puede jugar en vuestra contra, y recuerda que, por ejemplo, un Boeing 777 tiene 9 baños para 300 pasajeros; hay que ser rápidos si no queréis que os molesten.

Y otro consejo, tienes que ser experta en hacer el amor de pie para lograr el orgasmo, así que toma nota de estas posturas...

¿Y qué tal si probamos debajo de la manta?

Durante los vuelos nocturnos la mayoría de pasajeros duermen y las azafatas pasan con menos frecuencia por el pasillo. Con el asiento reclinado y la manta hasta las cejas nadie sabrá qué hacéis.

  • A favor: si tenéis espacio en los asientos, es más fácil disimular. Si sois silenciosos, es totalmente factible que podáis masturbaros o incluso practicar algo de sexo oral. Eso sí, el coito es más complicado en este caso...
  • En contra: aunque viajéis en económica y con manta los sillones están demasiado cerca los unos de los otros y el mínimo gesto podría despertar al vecino. ¡Eso sin contar que hay vuelos que no ofrecen ni mantas!

Hacerlo con un miembro de la tripulación

¿Hablando de fantasías, quién no ha pensado alguna vez en hacerlo con algún piloto sexy en su cabina?

  • A favor: además de una anécdota jugosa que contar a tus amigas, hacerlo con un miembro de la tripulación pueden suponerte alguna que otra sorpresa. Además, no necesitas ligarte necesariamente al piloto, los vuelos de largo recorrido tienen a disposición del personal de a bordo pequeñas cabinas individuales donde dormir. Así que podrías disfrutar de una auténtica cama y de mucha intimidad.
  • En contra: si otro miembro del equipo os sorprende, tú nuevo amigo podría ser despedido. Además, desestabilizar al piloto de un avión puede poner en peligro la seguridad de los demás pasajeros... ¿Correrías ese riesgo?

En un vuelo privado... ¡Así cualquiera!

Queda una opción mucho más sencilla... Hacerlo, donde y cuando quieras, en un vuelo privado. Una compañía inglesa ofrece vuelos privados especialmente equipados para la ocasión (colchones mulliditos, decoración romántica, champán…) a parejas que deseen hacer realidad su fantasía aérea.

  • A favor: estaréis solos en el séptimo cielo, sin que nadie os moleste. Pero, ¿es eso lo que quieres? ¿No es el morbo de ser pillados una parte fundamental de esta experiencia?
  • En contra: la compañía que ofrece este “avión del amor” se encuentra en el condado de Gloucestershire, Reino Unido, por lo que o tienes tu propia flota o te trasladas... En cualquier caso, vas a necesitar muchísimo dinero para hacer realidad esta fantasía... ¿O no? Siempre quedará la opción clásica.

Y es que si lo tuyo son los medios de transporte, tal vez te compense más hacer el amor en un coche... ¡Desde luego hay muchas más posturas que probar!

Y además:
El amor para siempre existe y lo vamos a demostrar
Test: ¿eres una fiera en la cama?

Puede interesarte