Inicio / Horóscopo / Tarots / El tarot: origen e interpretación

Horóscopo

El tarot: origen e interpretación

por Redacción enfemenino Publicado en 21 de marzo de 2008

He aquí las respuestas a algunas de las preguntas que nos hacemos con frecuencia sobre el tarot.

¿De dónde procede el tarot?

Esta pregunta está lejos de encontrar una respuesta clara. Podemos encontrar rastros de tarot en numerosas civilizaciones de hace miles años. Se utilizaba en Egipto, en India, en China y también aparece en algunas ramas de la Kabbala judía.

La simbología de estas cartas remite a los fenómenos universales: la vida, la muerte, la tentación y el amor. En Occidente, el tarot apareció a finales del siglo XIV. En cuanto al tarot moderno, llamado tarot de Marsella, data del siglo XVI.

Se trata del juego más utilizado por los videntes, aunque existen diferentes variantes. Cuenta con 78 cartas, llamadas láminas o arcanos. Todavía hoy en día se utilizan bien para jugar bien como medio de adivinación.

El tarot de Marsella bajo lupa

Las 78 cartas del tarot de Marsella se dividen en dos grupos: 22 arcanos mayores y 56 arcanos menores. Los arcanos mayores tienen un carácter fuertemente alegórico.

Presentan a personajes de colores vivos, que ya se encontraban en las formas ancestrales del juego: el Mago, la Sacerdotisa, la Emperatriz, el Emperador, el Sumo Sacerdote, el Enamorado, el Carrro, la Justicia, el Ermitaño, la Rueda de la Fortuna, la Fuerza, el Colgado, la Muerte, la Templanza, el Diablo, la Casa de Dios (o Torre), la Estrella, la Luna, el Sol, el Juicio, el Mundo y el Loco.

A cada lámina le corresponde un símbolo particular. Los 56 arcanos menores se reparten en 4 grupos o colores, relacionados principalmente a los elementos, estaciones y signos astrológicos: los bastos (fuego/verano/Aries, Leo y Sagitario), las copas (agua/primavera/Cáncer, Escorpio y Piscis), las damas (tierra/otoño/Tauro, Virgo y Capricornio) y las espadas (aire/invierno/Géminis, Libra y Acuario). Cada color está constituido por 10 cartas numéricas y 4 figuras: el rey, la reina, la sota y el caballo.

¿Cómo funciona el tarot?

Existen una multitud de maneras de echar las cartas: oráculo con dos cartas, tres cartas, el juego de la herradura con 7 cartas o el oráculo para la pareja (13 cartas). Sin embargo, el ritual siempre se realiza de la misma manera. El consultor bajara las cartas durante un largo rato y después corta con la mano izquierda hacia la izquierda antes de devolvérselas al vidente.

La responsabilidad pasa a éste para extender las cartas en la mesa para que el consultor pueda elegir “sus” cartas. Una vez terminada esta operación, el vidente dispone las cartas seleccionadas según el método que vaya a utilizar pero siempre de izquierda a derecha. ¡La interpretación ya puede comenzar! A veces sólo se utilizan los arcanos mayores para la adivinación.

Cuando el juego está completamente dispuesto, los arcanos menores desempeñan un papel auxiliar y sólo sirven para precisar el significado de los arcanos mayores. Las láminas se interpretan en función de las láminas que las rodean. Dependiendo de si aparecen derechos o del revés proporcionan un mensaje positivo o negativo.

Consulta del tarot: todo un arte

Las cartas se echan durante una consulta en un gabinete con el vidente o por teléfono. El clima en el que se desarrolla el proceso es primordial. Durante la consulta, la habitación debe estar tranquila, protegida del ruido exterior y de la luz solar. El éxito de una consulta reside en el tacto, habilidad, talento y clarividencia del vidente. Asimismo, es importante la receptividad del consultor. Si vas a una consulta, haz todo lo posible para ir relajado. Viste ropa amplia, quítate las joyas y complementos, respira lentamente y concéntrate en las preguntas que te preocupan.

Preguntas y respuestas al tarot

Como la mayoría de las artes adivinatorias, el tarot aporta respuestas a preguntas de tipo afectivo, profesional, financiero y físico o sobre una persona en particular del entorno del consultor.

Las cartas pueden ofrecer predicciones muy concretas, por ejemplo cuando se trata de responder con un sí o un no a un pregunta sencilla. Pero sobre todo pueden acompañar al consultor en las decisiones de la vida. Según su posición, (derecho o inverso) y su lugar en el juego, cada arcano aporta un consejo. Los bastos, por ejemplo, son símbolo de un impulso creativo y, en su mensaje positivo, invitan a lanzarse a la acción.

En su aspecto negativo, recomiendan posponer una empresa o decisión hasta una época más propicia. Los arcanos sitúan la previsión en el tiempo: estación, día de la semana; y en el espacio: lugar de la previsión, y en la duración: previsión a corto o a largo plazo.

El tarot de Marsella y otros

- Aunque el tarot de Marsella es el más conocido, hay decenas de diferentes tarot, como es el caso del tarot persa. Este juego de 55 cartas se inspira en “Las mil y una noches”. Sus 19 arcanos mayores y 36 arcanos menores presentan a sultanes de ropajes tornasolados así como lechuzas, simbolizando el espíritu observador y reflexivo del pájaro, mensajero de los dioses.

- El oráculo de Belline o el juego de mademoiselle Lenormand también cuentan con su número de adeptos. El tarot egipcio o el tarot celta. No es extraño que un vidente pase de un juego a otro durante una consulta, dependiendo de la sensibilidad y humor o para confirmar las predicciones de un juego en otro.

Y además:
La numerología del amor
Test de astrología: todo sobre tu signo

por Redacción enfemenino

Puede interesarte