Inicio / Ocio / Viajes / Lugares con encanto para visitar en otoño

© iStock
Ocio

Lugares con encanto para visitar en otoño

por Redacción enfemenino Publicado en 7 de noviembre de 2017

Una época del año donde los paisajes de montañas y bosques multicolores te enamorarán. Aquí tienes algunas propuestas para hacer una escapada durante los meses de otoño.

En otoño, los planes de manta y sofá parecen tentadores, pero en esta época del año merece la pena -más que nunca- salir a la calle y descubrir parajes naturales que tienen un encanto especial en estos meses. Son paisajes de montañas y bosques multicolores, con tonos que pasan del verde al rojo, amarillo y ocre.

A continuación, presentamos algunas de estas maravillas, ideales para hacer una escapada rural y respirar aire fresco. Si además, estás pensando en hacer algún viaje en pareja, aquí tienes algunos de los destinos más bonitos para disfrutar junto a tu chico.

Fageda d'en Jordà © via Sercotel

Reserva Natural de la Fageda d'en Jordà, La Garrocha (Girona)

El recorrido comienza por el norte de España, en La Garrotxa, una de las comarcas más pintorescas de la provincia de Girona. Ahí se encuentra el hayedo de Jordà, un lugar perfecto para perderse tanto en pareja como en familia. Aunque impresiona durante todo el año, el otoño favorece el paisaje cuando las hojas caen y forman un colorido manto. Su prominente naturaleza hace que nos sintamos como en una película de fantasía. El trayecto tiene un total de 10km, lo que supone algo más de cuatro horas caminando por el bosque de hayas más emblemático de Cataluña.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Sobrarbe (Huesca)

Declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es, sin duda, un lugar de ensueño en pleno Pirineo Aragonés. Cuando llega el otoño, sus paisajes se vuelven paradisiacos, ya que a la caída de las hojas hay que sumarle el azul de sus cascadas, cañones y manantiales.

De entre todas ellas, destaca la cascada de la Cola de Caballo, de muy fácil acceso y apta para todos los públicos. Durante la excursión, además, se pueden contemplar especies animales en plena naturaleza, como buitres, águilas y marmotas que conviven en los bosques de hayas y pinos. Hay que tener en cuenta que las temperaturas en otoño suelen ser bastante bajas, por lo que la ropa impermeable y las botas de montaña serán dos imprescindibles en tu visita.

Selva de Irati, Navarra

La ruta continúa por la Selva de Irati, un espectacular bosque a medio camino entre el norte de Navarra y los Pirineos Atlánticos de la Francia fronteriza. Es la segunda selva de hayas y abetos mejor conservada de Europa, después de la Selva Negra de Alemania. Destaca por sus paisajes, con una arboleda que llega hasta donde alcanza la vista, por lo que es posible caminar sin apenas ver el cielo; el rumor de las aguas del río Irati y el olor a los frutos del bosque.

Reserva Natural del Nacedero del Urederra, Navarra

Aunque muchos no lo crean, para ver cascadas y aguas turquesas y cristalinas no es necesario viajar al Caribe. En Navarra se encuentra el nacimiento del río Urederra, una reserva natural ubicada dentro de un inmenso bosque de hayas. Las bajas temperaturas del otoño no permiten darse un chapuzón, pero su visita merecerá igualmente la pena al contemplar la impresionante cascada de 30 metros de caída. Su entorno parece de cuento de hadas, en el que se suceden cataratas y pozas de un intenso color azul, muy difícil de encontrar en esta zona de España.

Parque Natural del Gorbea, País Vasco

Si por algo destaca el País Vasco es por sus paisajes verdes y sus impresionantes montañas. Entre Vizcaya y Álava se encuentra el macizo del Gorbea, el parque natural más grande de la comunidad autónoma, con 20.000 hectáreas. Se trata de la opción perfecta para perderse entre profundos valles y alcanzar vistas panorámicas.

Entre su rica fauna encontramos una importante colonia de jabalíes, gatos monteses, ciervos, tejones, aves rapaces. En cuanto al paisaje, ríos y manantiales cristalinos, neveros, simas, cuevas y bosques de hayas, robles, alisos y otras variedades constituyen un bello contraste donde practicar senderismo y respirar el aire más puro.

Reserva Natural Integral de Muniellos, Cangas del Narcea

Continuando por el norte de España, nos dirigimos por el noroeste hasta Asturias, donde se halla la Reserva Natural Integral de Muniellos, cuyo bosque es el mayor robledal del país y uno de los mejores conservados de Europa. Entre sus peculiaridades, destaca la gran comunidad vegetal y animal que la habita.

Esta zona de Asturias destaca, además, por su gastronomía típica de embutidos, quesos, carne roja y su plato fuerte, el pote, por lo que se convierte en una perfecta escapada para los más foodies.

La entrada es gratuita, pero es obligatorio solicitar permiso previo, ya que tiene un acceso limitado a un máximo de 20 personas al día.

Castañar de El Tiemblo, Ávila

Esta excursión es especialmente llamativa en otoño y una de las más populares a poco más de una hora de Madrid. Situado en la Reserva del Valle de Iruelas, a las afueras del municipio abulense de El Tiemblo, se extiende este impresionante castañar, que constituye una ruta de unos cuatro kilómetros, suave y fácil de recorrer.

Pequeños y mayores pueden conocer de cerca no solo castaños, sino también acebos, servales, pinos y robles. Se recomienda visitar el castañar entre mediados de octubre y finales de noviembre, época en la que se intensifica el contraste de colores del bosque.

Parque Natural de la Laguna Negra y los Circos Glaciares de Urbión, Soria

También en Castilla y León, el Parque Natural de la Laguna Negra es uno de los parajes más bellos de Soria. Se puede visitar durante todo el año, pero en otoño los pinos y las hayas tiñen de colores el paisaje y ofrecen fantásticas fotografías.

Este parque tiene como peculiaridad sus formaciones glaciares, por lo que suele estar nevado durante los últimos meses de otoño e invierno. Como curiosidad, cuenta la leyenda que laguna no tiene fondo y que se comunica con el mar mediante cuevas y corrientes subterráneas. También dicen que hay un ser que habita en su fondo y que arrasa con todo lo que cae en él. Por si acaso, mejor no comprobarlo.

Estos lugares demuestran que no es necesario salir de España para descubrir sitios increíbles de naturaleza y, sobre todo, de calma y tranquilidad. Basta con meter en la maleta un impermeable y ropa cómoda y ¡dejarse llevar por el encanto del otoño!

Contenido elaborado en colaboración con Sercotel


​Y además:
Los 8 mejores destinos del mundo para solteras
Un paseo por las ciudades más literarias del mundo

por Redacción enfemenino

Puede interesarte