Inicio / Maternidad / Bebés y niños / 16 cosas que hacen nuestros hijos que nos ponen de los nervios

Maternidad

16 cosas que hacen nuestros hijos que nos ponen de los nervios

por El equipo editorial Creado en 28 de abril de 2017
16 cosas que hacen nuestros hijos que nos ponen de los nervios© Thinkstock

Los niños son adorables... su vitalidad e inocencia llenan de felicidad nuestros días. Pero hay momentos... ¡que les mataríamos! Por supuesto, es una frase hecha... pero es que hay determinadas preguntitas o cosas que hacen que nos ponen de los nervios y ¡eso es así! Aquí tienes algunos ejemplos con los que te sentirás identificada.

¿Cómo se las arreglan para estar haciendo el cabra todo el día? ¿Cuántas veces les has dicho: "¡ten cuidado!", "¡eso no se toca!", "¡eso caca!", "¡cállate!" o... "¡Deja de gritar, YA!". Pues sí, para muchas mamás este es su día a día y aunque aman a sus hijos, a veces les matarían porque no saben cómo pueden tener la facilidad de sacarles de quicio con cualquier tontería. Aquí tienes un álbum de imágenes publicadas por mamás en Instagram que muestran lo que tienen que "sufrir" día a día con sus hijos.

Descubre: La vida real de las mamás contada en imágenes de Instagram
¡Tan reales como la vida misma! © Instagram #kidsaretheworst / @emrlawrence

1. Con las comidas

Les encanta ese plato que les has hecho con todo el amor del mundo y te lo piden día y noche durante una semana seguida pero de repente un día... ¡Ya no les gusta! ¡Lo detestan! ¿Pero por qué?

Fuente: Photos-.fr

2. De paseo

Les acabas de poner los zapatos nuevos que tanto te ha costado encontrar y que te encantan, ¡y a ellos también! Pero raro es el charco que no toquen con ellos... "¡Niños, no podéis tener un poco más de cuidado con las cosas nuevas!".

Fuente: 9.mshcdn.com

3. En el coche

Siempre tienen ganas de hacer pis justo en el mismo instante en el que acabas de coger ya la salida a la autopista o cuando estáis en plena carretera secundaria sin una triste gasolinera donde poder parar... ¿EN SERIO?...

Fuente: 9.mshcdn.com

4. Cuando ven sus dibujos preferidos

Es capaz de ver el mismo episodio de La Patrulla Canina, 395.000 veces seguidas... Pero, ¿otra vez hijo?

Fuente: fydisneymisfits

5. Durante el baño

La hora del baño les transforma por completo, es meterse en la bañera y parecer que un Tsunami ha invadido tu baño y eso que se supone que es para que les relaje... Luego toca limpiar todo, ¡claro!

Fuente: gurl.com

6. En la cama

Son como pequeños angelitos cuando les ves tumbaditos en la cama, quietecitos y sin moverse... Pero, es cerrar la puerta del cuarto, sobre todo si comparten habitación, y convertirse en pequeños demonios que no idean nada bueno. También están, los ataques de sed repentinos, los besos extra que te piden o justo se acuerdan de algo súper importante que no te habían contado... ¡Lo que sea con tal de no dormise!

Fuente: 31.media.tumblr.com

7. A la hora de dormir

Y siguiendo con el momento de ir a la cama (que da para mucho), de repente les entran unas ganas irremediables de que no pares de leerles cuentos... Eso sí, casi siempre te pedirán el mismo porque se lo saben de memoria, ¡y tú también claro!

Fuente : onlylolgifs.net

8. Al caer la noche

En la misma línea, cuando ya cae la noche, luchan contra el sueño diciendo que no están cansados... hasta que al final no pueden más y sus ojitos se van cerrando poco a poco hasta dar cabezadas. ¿Por qué ese odio a irse a la cama?

Fuente : gifbin.com

9. El afán de querer llevarse todo a la boca

Tienen la costumbre de querer chuparlo todo y meterse donde no les llaman... Chupar las ventanas, la barra del metro, cualquier cosa que tienen entre sus manos se la suelen llevar a la boca sin pensar, por inercia... "¿Quieres dejar de chupar ese plástico?", y así podríamos estar repitiendo frases con distintos objetos hasta el infinito.

Fuente: ​3.bp.blogspot.com

10. ¡Toc, toc!

Les gusta ponerse detrás de la puerta del baño... no sabemos muy bien por qué. ¿Allí se sienten más tranquilos? ¿Encuentran un momento de calma? ¿Quieren jugar al escondite?... Entonces es cuando llegas tú al cuarto de baño y claro... ¡te das un susto de muerte! ¿Pero... por qué hacen esto?

Fuente : senorgif.com

11. Después de un error...

Sabemos que son niños... pero son incapaces de aceptar sus errores en muchas ocasiones por eso, tenemos que hacerles entender que todos tenemos derecho a equivocarnos y por eso, no pasa nada. Por ejemplo, cuando sabes que ha hecho algo y lo niega en rotundo... Contestando un: "¡que yo no he sido!", "¡yo no he hecho nada!" o simplemente un, "¿Yoooo?"

Fuente : ​31.media.tumblr.com

12. Cuando hablan más de la cuenta...

Siempre tienen el don de la inoportunidad... Cuando algo no les cuadra o les parece "raro" lo dicen en voz alta y se quedan tan anchos: "¿Por qué a esa señora se le va un ojo hacia un lado?", "¿por qué ese señor está tan moreno?"... Tú solo puedes sonreír y decirle "Niño, calla".

Fuente: ​media.tumblr.com

13. Las preguntitas

Ellos hacen y vuelven a hacer la misma pregunta una vez y otra y otra y otra y así hasta el infinito... ¿pero por qué no se cansan?

Fuente: ​media.tumblr.com

14. Mientras estás hablando por teléfono...

Resulta que justo cuando estás hablando por teléfono se les ocurren todas las preguntas que antes no te habían hecho, casi una guerra mundial ha llegado a tu casa y tu sin enterarte, repiten "mamá" hasta desgastarlo o algo súper importante ha pasado y solo quieren que les prestes atención y tiene que ser justo en ese mismo instante... ¿A qué también te ha pasado a ti?

Fuente: ​31.media.tumblr.com

15. El domingo por la mañana...

Mientras te encuentras durmiendo cual marmota y disfrutando del descanso de ser domingo y poder levantarte a la hora que quieras... ahí están ellos para recordarte que lo bueno si es breve es dos veces bueno. Colarse en tu habitación y empezar a darte besos, hacerte carantoñas, darte toquecitos, pequeños empujones... todo vale para que poco a poco acaben consiguiendo lo que quieren, ¡despertarte a las 7h de la mañana! ¿Pero por qué son así?

Fuente: 31.media.tumblr.com

16. ¿Qué haríamos sin ellos?

Ser mamá te cambia la vida, eso está claro. Ya no tienes tanto tiempo para dedicarte a ti misma y tienes de por vida a unas personitas siempre pendientes de ti y tu de ellos... Pero si no hicieran todas estas cosas que os hemos contado no les querríamos tanto porque no serían ellos. La vida es mejor y más divertida a su lado y por eso, debemos disfrutar de cada instante que compartimos. ¡Ríete con ellos!

Y además:
Relación entre padres e hijos: las claves para mejorarla
8 cosas (que todavía) no sabías sobre los gemelos
5 consejos a tener en cuenta a la hora de elegir cole