Inicio / Decoración / Estilos decorativos / Crear un ambiente provenzal

Decoración

Crear un ambiente provenzal

por Elena Bonet Publicado en 16 de febrero de 2010

El sol, las cigarras, la lavanda... El estilo provenzal está viviendo un momento sin precedentes en las regiones en las que el sol no suele asomarse demasiado. Y es que si te apetecen los colores cálidos, las materias puras y una gran dosis de originalidad sigue nuestra guía.

Primer paso: Elegir materiales naturales
Las paredes deben ser sencillas y auténticas. Elige enlucidos bosquejados, piedras naturales y paredes revestidas. Si quieres vestirlas con papel pintado, que nada te detenga: brillos, rayas, flores, etc. pero conservando siempre el frescor y la alegría de los colores. En cuanto al suelo, opta por los embaldosados de tierra cocida de aspecto rústico, de cerámica con aspecto patinado, gres de cerámica esmaltada, de forma hexagonal o en mármol envejecido. Todos ellos cuentan con la ventaja de ser resistentes al paso del tiempo y la de mantener un aspecto irregular, bruto y artesanal muy hermoso. Además, la colocación es muy sencilla tanto si decides poner las baldosas rectas, en diagonal como un tablero de ajedrez o con un friso central. En cuanto a los muebles, elije maderas como el roble, la haya, el cerezo en versión bruta, tintada o con alegres resaltados. El hierro forjado y el mimbre también tienen su hueco en el interior provenzal.

Segundo paso: Elegir muebles auténticos
Para la cocina o el comedor elige una mesa grande y rectangular con bancos o sillas de paja o mimbre, un bufet o un aparador para guardar la vajilla y demás objetos de loza. El salón debe ser un lugar cómodo, con una mesa baja bien grande, un sofá-banqueta o incluso una tumbona de mimbre o hierro forjado junto a un mueble para el televisor o una gran librería.
Los dormitorios de estilo mediterráneo tienen camas de hierro forjado tipo baldaquino, un tocador, mesitas de noche y armarios a conjunto. La habitación debe tener aspecto de ebanistería artesanal con acabados envejecidos para darle un toque más auténtico.
En cuanto al baño, multiplica las piezas de mimbre, las estanterías en madera bruta o hierro forjado con bandejas de cristal y no olvides la grifería antigua.

Tercer paso: Explosión de colores estivales
Este estilo se caracteriza sobre todo por la mezcla de colores vivos y cálidos. Intenta combinar al máximo las tonalidades fuertes, las marcas de carácter como el ocre, el azul océano, el rojo especia, así como todo tipo de amarillos y naranjas. Estas tonalidades asociadas al blanco dan un toque intimista a la estancia y acentúan su luminosidad. Pero para que el look sea auténtico evita los excesos: es mejor combinar entre dos o tres colores, no más.

Cuarto paso: Centrarse en los detalles
Para aportar elegancia, sencillez y tradición, piensa en los bibelots de loza, palmatoria o lustrados en hierro forjado, con cortinas gruesas de colores, etc. En cuanto a los cojines, el sofá o la cama, elige mantas acolchadas con motivos antiguos y darás a la estancia una nota atemporal, mediterránea, siempre de moda.

Consulta también:
Crear un ambiente exótico
¿Cuál es la mesa ideal para mi comedor?
¿Cómo iluminar tu casa?

Y también:
El dormitorio zen

por Elena Bonet

Puede interesarte