Inicio / Ocio / Entretenimiento / Una artista retrata gatos discapacitados para demostrar que todavía siguen necesitando cariño

Ocio

Una artista retrata gatos discapacitados para demostrar que todavía siguen necesitando cariño

por Adrián Martín Creado en 19 de junio de 2015
© Monika Małek

No te pierdas esta selección de fotografías gatunas, va directa a tu corazón.

A menudo nos empeñamos en tener mascotas bonitas para poder presumir en cada paseo que les damos o con cada persona que visita nuestra nuestra casa. Pero la realidad es que los animales, y en este caso los gatos, son bonitos por todo lo que nos aportan más que por su exterior: nos hacen compañía, juegan con nosotros, nos cuidan... Y es por eso por lo que la artista Monika Małek ha decidido retratar a diferentes gatos con enfermedades o discapacidades: ¡para demostrarnos que son igual de bonitos que el resto de mininos!

Soy Simba. No tengo una pierna, pero sigo siendo un gato © Monika Małek

Así, en cada instantánea Monika nos presenta gatos sin alguna extremidad, con problemas de visión o audición o con alguna enfermedad como leucemia o diabetes. El resultado es, sin duda, una sesión de fotos conmovedora que nos demuestra que cualquier gato es alucinante y necesitan que los tratemos con el mismo cariño que al resto de gatos.

"Me embarqué en este proyecto con la intención de que la gente dejara de sentir miedo del cambio en la apariencia de sus gatos si sufren alguna discapacidad. No importa si sufren falta de visión, audición, si no tienen cola u ojos o si padecen leucemia. Siguen siendo gatos. Con su pelo, sus miaus, su forma de limpiarse con la lengua...", cuenta Monika Małek en su Facebook.

Así que ya sabes, si te encuentras con un gato discapacitado o si tu gato enferma, no tengas miedo. Haz por él todo lo que puedas y dale todo el amor que se merece. ¡Esa es la mejor forma de ayudarle!

Y además
Estos divertidos animalitos posan mirando a cámara como auténticos modelos
¡A llorar! 30 momentos de las películas Disney que aún no hemos superado

por Adrián Martín