Inicio / Moda / Tendencias / Cómo ser forastera en Sevilla y vestir en la Feria con dignidad

© Pinterest vía Carmen García Barbero
Moda

Cómo ser forastera en Sevilla y vestir en la Feria con dignidad

por Maria Calvo Publicado en 9 de abril de 2018
A-
A+

Si te ha pillado el toro y aún no has hecho las maletas, aquí tienes unos consejos que te ayudarán a estar impecable en la ciudad del Guadalquivir.

Tú y tus amigas habéis decidido que de este año no pasa, que os vais a plantar una flor en la cabeza y os vais a marcar un Ocho apellidos vascos en la Feria de Sevilla, pero… ¡quieto todo el mundo! Antes de meter en la maleta todo el arsenal flamenco que tengas por casa, párate a pensar, baja el volumen del tutorial "cómo bailar sevillanas en unos sencillos pasos" que estás viendo en Youtube (tranquila, todas lo hemos hecho) y sigue leyendo.

El objetivo principal es sobrevivir al rebujito no dar el cante, nunca mejor dicho, con nuestro aspecto de recién llegada. Que ¿qué te pones? Muy sencillo. Si no tienes experiencia en lidiar sobre el albero, te aconsejamos que hagas caso de unos sencillos tips para capear el temporal y no llevar el cartel de: "hola, soy forastera" en la frente.

Debes saber que los protocolos de vestimenta en la Feria de Abril son muy estrictos, casi un ritual. Antes de lanzarte al ruedo, te damos las claves para que pases por una sevillana más de las de la Calle Betis de toda la vida.

Con traje de flamenca

1. Si tu ilusión es vestirte de flamenca, ¡adelante con los faroles! Quién somos nosotras para impedirte nada… Tan sólo una advertencia: este traje regional es el único en todo lo largo y ancho del territorio cañí que sigue los dictámenes de la moda. No quedará bonito que rescates un traje desfasado de los carnavales del 96´. Recuerda: NO es un disfraz. Normalmente se prestan, se alquilan o se hacen a medida. Puedes agenciarte uno normalito y de lo más resultón por un precio económico. Además, no hace falta tener uno para cada día: puedes dar un giro radical a tu traje de volantes cambiando los complementos.

2. ¿He dicho complementos? Apunta:

El mantón es al traje de flamenca lo que el capirote al nazareno. No hay más que decir, es obligatorio. Siempre sobre los hombros, anudado a la cintura es de desprendimiento de retina inmediato.

Están las del equipo “me planto la flor en lo alto del cogote” vs las de “me pongo la rosa a un lado” (porque siempre será una rosa y no un clavel, a no ser que quieras parecer recién salida de un cuadro de Julio Romero de Torres). Aunque el uso de la primera está muy generalizado en Sevilla, originalmente está asociado al Rocío. Lo tradicional es llevar el pelo en un recogido, pero debes evitar sobre todas las cosas los moños tamaño roscón de reyes, un poquito de por favor…

Da protagonismo a unos buenos pendientes. Es preferible que sean grandes, resultones, llamativos, con piedras de colores. Evita la sobrecarga de pulseras y collares de mil vueltas, que no lo digo yo, que lo dicen las tendencias. El “no sabía qué ponerme y me lo puse todo” no es una opción.

3. En temas de calzado la comodidad es una prioridad. Serán muchas horas bailando, trotando y pateando el Real hasta el cuerpo aguante. Destierra el tacón y cálzate unas alpargatas con cuña, es lo más socorrido y agradecido para tus pies. Por norma general, las mujeres no suelen ir con zapato plano.

Sin traje de flamenca

1. Si quieres ir “de calle”, debes saber que no todo es apropiado para lucir en Feria. Los sevillanos adoran su fiesta y ponen especial esmero en ir como un pincel, así que allá donde fueres haz lo que vieres.

2. Ir casual y con una flor plantá en lo alto de la cabeza es un NO rotundo. O vas de flamenca, o vas de calle, pero no valen medias tintas.

3. Arréglate, sí, pero no te recargues de brillos como si fueras a un cotillón de Nochevieja, que para relucir ya está la portada del ferial. Un look clásico es una apuesta segura. Opta por la elegancia de un vestido tipo cóctel, vestidos camiseros, faldas lápiz con blusas o pantalones palazzo con tops de seda.

4. Eliminamos de la lista las sneakers, por ser demasiado informales y las sandalias, básicamente porque tus pies se llenarán de roña y es una pena penita pena. Tacón sí, pero que sea cómodo, y sino… alpargatas de cuña.

5. No es necesario el toque agitanao, pero sí quieres hacer un guiño flamenco a tus estilismos con prendas de temporada, aprovecha: ¡las mangas largas y midi con volantes son tendencia! y los lunares nunca se acabaron de ir de nuestras vidas.

Aunque dicen que la Feria es de los sevillanos y para los sevillanos, lo cierto es que podrás disfrutarlo como una andaluza más, vengas de donde vengas. ¿Lista para una semana de bailes y rebujitos?

Y además:
Razones para amar la Feria de Abril: así fue cómo Sevilla me conquistó
¡La revolución de los tacones! Cuidado porque los hay muy raros

por Maria Calvo

Puede interesarte