Inicio / Maternidad / Bebés y niños / Por qué adopté a mi hija con síndrome de Down

© Chiqui Alonso
Maternidad

Por qué adopté a mi hija con síndrome de Down

Terry Gragera
por Terry Gragera Publicado en 21 de marzo de 2017
1 098 compartidos

Hace dos años tomé, junto con mi familia, una de las decisiones más importantes de mi vida: la de adoptar a nuestra hija Claudia, una niña con síndrome de Down. En este tiempo, Claudia ha superado una operación de corazón y otros problemas de salud con los que nació. En algunos momentos no ha sido un camino fácil, pero nos sentimos muy afortunados y aprendemos cada día gracias a su diferencia.

Claudia no ha nacido de mi vientre, pero sí de lo más profundo de mi alma. Es aceptada y querida como es. Con su cromosoma de más, ese que dicen (y que digo) que es el cromosoma de la felicidad y del amor. Por eso, tal vez la pregunta debería ser: "¿Y por qué no?". ¿Por qué no adoptar a una niña con síndrome de Down? Ella necesitaba a una familia y nosotros nos sentíamos con fuerzas para criar a un hijo con discapacidad.

Y un día llegó Claudia y la cuidamos en el hospital, porque había nacido con muchos problemas, hasta que pudieron darle el alta. Y cuando por fin nos fuimos a casa, fue una fiesta. Había que empezar de nuevo con pañales y pasar noches en vela después de 10 años. ¡Una amorosa revolución!

Desde antes de nacer, Claudia ha luchado contra muchos elementos. Como el resto de bebés con síndrome de Down acude a clases de estimulación, fisioterapia... Y va avanzando con pequeños, pero importantes, logros que celebramos intensamente sus hermanos y nosotros. Para ellos, Claudia es una maravillosa escuela de vida. No sé qué futuro le espera a ninguno de mis tres hijos, pero deseo lo mismo para cada uno de ellos: que sean independientes, que hagan el bien a los demás y que se sientan bien consigo mismos.

Al igual que otras personas con síndrome de Down, Claudia nos enseña cada día muchas cosas: a querer incondicionalmente, a ver más allá de la apariencia, a valorar lo realmente importante... Dicen que para que un niño salga adelante necesita que al menos un adulto esté "loco" por él. Claudia ya los tiene.

Y además:
Modelos con síndrome de Down: mucho más que belleza
La carta de una madre al doctor que le sugirió abortar porque su hija tenía síndrome de Down

por Terry Gragera 1 098 compartidos

Puede interesarte