Inicio / Maternidad / Embarazo / Síndrome de Hellp: ¿qué es y cuáles son los síntomas?

Maternidad

Síndrome de Hellp: ¿qué es y cuáles son los síntomas?

por María Viéitez Creado en 9 de octubre de 2019
© GettyImages

¿Sabes qué es el síndrome de Hellp, que ocurre durante el embarazo, y cómo se manifiesta? Te explicamos todo lo que necesita saber sobre esta enfermedad.

El síndrome de Hellp, que afecta a las mujeres embarazadas, es una enfermedad rara que debe tomarse muy en serio ya que puede tener consecuencias bastante graves para la madre y el niño. Su nombre es un acrónimo que se refiere a los síntomas de este síndrome: anemia hemolítica (h), elevación de los valores de enzimas hepáticas (el) y bajo recuento de plaquetas (lp).

El síndrome de Hellp es una de las complicaciones más graves de un embarazo y se considera una variante de la preclampsia, un trastorno que afecta a mujeres embarazadas a partir de la semana 20 de embarazo y que se manifiesta con un lato nivel de proteínas en la orina (proteinuria) y por la presencia de hipertensión arterial.

Este trastorno, la preclampsia o eclampsia, es sufrido por entre el 10% y el 20% de las mujeres embarazadas, y solo en estos casos es posible desarrollar el síndrome de Hellp, que sufren solo entre el 1% y 2% de esa proporción. En la mayoría de casos es posible detectar este síndrome entre las semanas 26 y 30 de gestación y, de hecho, la detección de los síntomas de Hellp son la primera advertencia de que la gestante padece preeclampsia. Aun así, en otros muchos casos, no es la mujer la que manifiesta los efectos de la enfermedad, sino su bebé durante la primera semana de vida.

Es especialmente importante prestar atención a los síntomas en caso de sufrirlos, ya que pueden confundirse con otros padecimientos como:

  • Gripe u otra enfermedad viral
  • Hepatitis
  • Púrpura trombocitopénica idiopática
  • Púrpura trombocitopénica trombótica
  • Lupus o reagudización del mismo

Causas del síndrome de Hellp

El síndrome de Hellp se considera una complicación de la preeclampsia, pero no se han podido definir cuáles son las cuasas concretas que lo desencadenan: todo parece apuntar a que se trata de una mezcla de factores ambientales y genéticos.

De hecho, la preclampsia también es causada por distintos factores. Se cree que se origina en la placenta. En condiciones normales, en una mujer embarazada se forman nuevos vasos sanguíneos que envían sangre a la placenta, órgano que nutre al bebé. Sin embargo, en el caso de una mujer que sufre preclampsia, estos vasos sanguíneos no se desarrollan o no funcionana adecuadamente por ser más estrechos o no reaccionar ante los indicadores hormolanes. Esta malformación puede deberse a un flujo de sangre insuficiente al útero, una composición genética determinada a deficiencias del sistema inmunitario.

Los síntomas

Los síntomas del síndrome de Hellp son principalmente dolores de cabeza, un aumento de las náuseas y vómitos que continúan empeorando, un agudo dolor abdominal y problemas de visión. Se trata, en resumen, de síntomas comunes a otras enfermedades y que, por lo tanto, no pueden atribuirse inmediatamente a este síndrome.

Si tu médico nota que tu hígado está hinchado y presentas un alto nivel de enzimas hepáticas, puede diagnosticarte erróneamente hepatitis u enfermedades de la vesícula biliar. En cuanto a los bajos valores de glóbulos rojos y plaquetas, pueden atribuirse a púrpura trombocitopénica idiopática o trombótica.

¿Cómo se cura el síndrome de Hellp?

Este síndrome es muy poco frecuente y suele afectar a una de cada mil mujeres, y solo a un 10% de las mujeres embarazadas con preeclampsia o eclampsia. Por otro lado, el riesgo de recurrencia en embarazos posteriores es del 5%.

En caso de una embarazada que sufre el síndrome de Hellp, se intenta provocar un parto prematuro lo antes posible intentando adelantar el trabajo de parto con medicamentos, ya que la función del hígado de la madre empeora gradualmente, así como el del niño. Desafortunadamente, el desconocimiento de las causas reales dificulta el estudio y la prevención. Sin embargo, la identificación precoz de la enfermedad ayuda a controlarla, tanto a través de un tratamiento farmacológico como siguiendo un estilo de vida adecuado. Este último incluye una dieta equilibrada y ejercicio físico, pero también la medición constante de la presión arterial y análisis de sangre.

Video por Carla Dominguez

Te puede interesar...
Leche de crecimiento: 5 respuestas a las preguntas que se hacen todas las madres
Hiperémesis gravídica: qué es, cuánto tiempo dura, causas y remedios
¿Sabes cómo aliviar los terrores nocturnos de tu hijo?
Los mejores ejercicios de yoga durante el embarazo, ¿qué beneficios aportan?

por María Viéitez