Inicio / Psico / Consejos / El estrés también puede ser positivo, ¡descubre por qué!

© Joy
Psico

El estrés también puede ser positivo, ¡descubre por qué!

por Redacción enfemenino Publicado en 27 de diciembre de 2016

Pensar a la vez en las palabras “estrés” y “positividad”, parece una contradicción pero quizás no lo sea tanto. A continuación te explicamos cuál puede ser la relación entre ambos.

Por todos es sabido que demasiado estrés es fatal para la salud. Nos hace subir la tensión arterial, provoca migrañas, mal humor, irritabilidad y falta de concentración, entre otras muchas cosas. Ahora que está tan de moda luchar contra el estrés, ¿es realmente acertado querer vivir una vida nada estresante?

Un estudio de la Universidad de California en San Francisco encontró que mientras el estrés crónico promueve el daño oxidativo a nuestro ADN y ARN, los niveles moderados de estrés parecen proteger contra él y mejora la resiliencia psicobiológica. Asimismo, los ajustes regulares del sistema nervioso, a través de la quiropráctica, nos hacen más resistentes al estrés y con más capacidad de gestión del estrés negativo.

Cómo puede ayudarte el estrés

El buen estrés, también conocido en la comunidad científica como “Eustres” puede ser precisamente lo que se necesita para hacer que estemos más sanos, felices y saquemos lo mejor de nosotros mismos. A todos nos ha pasado tener plazos de entrega, o un examen, una reunión o una presentación, y el estrés de cumplir y hacerlo bien, es el empujón que nos falta para hacerlo estupendamente. Parece paradójico ¿verdad?

La clave es ver las situaciones estresantes como un desafío que podemos cumplir, en vez de como un obstáculo. El “Eustres” también puede ayudarnos a entrar en un estado de "flujo" y un mayor sentido de la conciencia y la absorción de conocimientos, así como la concentración.

Beneficios del estrés moderado

1. Puede ayudarnos a ser más creativos
Cualquier escritor, estudiante o artista sabe que el proceso creativo, muy a menudo surge como resultado de una gran frustración y una ansiedad por estar a la altura. Y ese estímulo hará que la gente más exitosa pase de eficaz a persona excepcional. Es decir, se puede afirmar que el estrés a menudo precede o acompaña a los avances creativos, pues la presión nos espolea para tener éxito.

2. Puede ser bueno para nuestro sistema inmunológico
La investigación ha demostrado que cuando la hormona del estrés, el cortisol, se libera aumenta la inmunidad en el cuerpo. Pero, es un delicado equilibrio. Demasiado estrés puede conducir a la sobrecarga de cortisol, que puede contribuir a la obesidad abdominal, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes mellitus tipo 2, enfermedad cerebrovascular y cáncer, entre otras.

3. Puede ayudarnos a ponernos en forma
Desde el punto de vista fisiológico, el deporte nos ayuda a ser más eficientes en la realización de las actividades cotidianas. El ejercicio regular reduce el cortisol y aumenta las endorfinas resultando en una sensación de bienestar. El ejercicio nos hace más resistentes a la tensión en general.

4. Puede ayudar con la resolución de problemas
Nos preocupamos por las cosas que nos importan, así que escuchar lo que nuestro estrés está tratando de decir puede ayudarnos a dar con la solución. Aunque si entramos en un ciclo de preocupación y estrés, deberemos tomarnos un descanso, ajustarnos, meditar, andar, descansar y comer bien.

Es normal que todos tengamos episodios estresantes en algún momento de nuestras vidas. Fortalecer nuestro sistema nervioso mediante ajustes quiroprácticos nos hará más fuertes. Y el estrés moderado nos hará ganar resilencia y hacernos más creativos. La cuestión es que ese número de veces sea cada vez menor para poder gestionarlo y sobretodo que nos centremos en que el “Eustres”, es decir cierta estimulación positiva, sea el que forme parte de nuestras vidas.

Articulo elaborado en colaboración con Roser de Tienda, doctora quiropráctica con especialidad en salud de la mujer y los niños.

Y además:
Estos son los beneficios de saber estar con una misma
Convivir con el dolor y ser feliz: ¡sí se puede!

por Redacción enfemenino

Puede interesarte