Comprender, prevenir y curar la anorexia

Publicado por Elena Bonet
Publicado en 10 de julio de 2009

- Los enfermos de anorexia tienen a menudo un perfil sin problemas

Vienen de una familia unida en apariencia, de un medio sin grandes dificultades. La célebre princesa Sissí, por ejemplo, es uno de los primeros casos de anorexia nerviosa conocido. En su vida diaria, la anoréxica está en constante lucha contra el hambre y contra la alimentación. Llega a perder hasta el 50% de su peso, y las consecuencias de su desnutrición son numerosas: insomnio, caída del cabello, fatiga, desaparición de la regla, descalcificación de los huesos, bajadas de tensión... Curar esta enfermedad es un proceso muy largo y difícil, y sólo un tercio de las enfermas saldrán completamente. Otras muchas mantendrán una relación obsesiva con la comida y se quedarán muy delgadas. Un 10% mueren, bien por suicidio bien por desnutrición.


- Una presión social demasiado fuerte
Los psicólogos tienen dificultades para definir las causas de tal enfermedad. A menudo se culpa a la moda, la os medios de comunicación o a las modelos de favorecer las conductas anoréxicas. Para ciertas mujeres jóvenes, esta explicación de la carrera por adelgazar parece suficiente. Lo vemos a través de la proliferación de blogs “pro-anorexia” donde las jóvenes alardean de comer una manzana al día y añaden: “la belleza es la delgadez”.
Pero la moda no es la única responsable. El estigmatizar a las personas con sobrepeso también lo es. Las jóvenes piensan que si están gordas, las encontrarán perezosas o incluso sucias, que no podrán acceder a un buen trabajo, tener amigos... Que no podrán ser queridas.


- Causas más profundas

Los médicos constatan a menudo un rechazo por parte de la joven de convertirse en mujer: tener la regla, pechos, caderas. Privándose de comer se acercarán lo máximo posible al un cuerpo de una niña.

Por otro lado, las anoréxicas sufren un sentimiento de culpabilidad y consideran no tener derecho al placer, y comer es el placer más sencillo, por ello rechazan alimentarse. Sin embargo, a veces “explotan” y tienen crisis de bulimia: se sobrealimentan sin ningún placer y se provocan el vómito.

El sentimiento de culpabilidad nace como consecuencia de una experiencia traumática: el divorcio de los padres, una experiencia sexual mal vivida...

- ¿Cómo curarse?

El tratamiento de la anorexia ha sido durante mucho tiempo la hospitalización (a veces a la fuerza) con un aislamiento total de la paciente respecto a su familia. La medicina de hoy intenta encontrar modos de valorar las particularidades de cada paciente. En todos los casos es indispensable un seguimiento médico, psicológico y nutricional. El trabajo hacia una re-alimentación y una recuperación del peso es largo y difícil. Las recaídas son numerosas. Después de años de lucha se puede conseguir una cura completa y la vuelta a una vida sana. El 20-25%, sin embargo, de las anoréxicas pasan toda su vida obsesionadas con la comida.

- Prevención

En Francia, para luchar contra esta enfermedad, se ha presentado recientemente una proposición de ley ante la Asamblea Nacional. Esta ley prevé dos años de prisión y 30.000€ de multa por toda “incitación a la delgadez excesiva”. Del mismo modo, se han difundido anuncios de prevención en Internet

Puede interesarte