Inicio / Psico / Consejos / Inteligencia emocional: aprende a interpretar cómo te sientes

Psico

Inteligencia emocional: aprende a interpretar cómo te sientes

por Redacción enfemenino Publicado en 16 de octubre de 2017
432 compartidos

Al contrario de lo que pensamos, no existen emociones negativas, pero no es así. La clave está en cómo gestionamos las emociones.

Los tiempos han cambiado y cada vez se da más importancia al efecto que las emociones tienen en nuestra vida. Si la inteligencia tiene un gran valor en nuestra sociedad, la inteligencia emocional es vital para poder triunfar y ser feliz.

El primero en utilizar este término fue Daniel Coleman, y se refiere a él como la capacidad para reconocer los sentimientos, tanto los propios como los de otros. Se trata de una aptitud que resulta básica para desenvolvernos a diario. Todos valoramos un cerebro brillante, pero en realidad de nada servirá si no sabe gestionar las emociones que aparezcan en él. Quien dispone de esta cualidad es capaz de reconocer y manejar los sentimientos negativos que se manifiestan en sí mismo.

De este modo, la persona inteligente emocional resolverá antes las emociones negativas que experimente, aprenderá de las críticas y los malos momentos y tendrá una mejor relación con los demás gracias a que será capaz de entenderlos.

La importancia de saber gestionar emociones

Según el equipo de psicólogos especialistas en autoestima de TherapyChat, una de las primeras cosas que debemos hacer para aprender a gestionar nuestras emociones es conocer más sobre ellas. Aprendiendo para qué sirven y cuándo aparecen, podremos mejorar en nuestro camino hacia la inteligencia emocional. Prestando atención a las emociones, podrán hacerse verdaderos avances que nos llevarán a un mayor bienestar y también a un mayor éxito en nuestra vida.

A pesar de que muchos rechazan su importancia, las emociones están presentes en todos y cada uno de los seres humanos que habitan el planeta. Ten en cuenta que las emociones afectan a nuestra salud. Se trata de un tipo de lenguaje universal que todos compartimos y que nos ayuda a sobrevivir en el mundo en el que vivimos.
​Las emociones básicas son 6: alegría, tristeza, miedo, ira, asco y sorpresa

Alegría

La alegría es una de las emociones preferidas de todos. Se trata de la emoción en la que sentimos bienestar, y su función es cargarnos las pilas para poder hacer cosas de manera más eficaz. Cuando estamos alegres nos sentimos fuertes y capaces de todo, somos más creativos y solucionamos mejor los problemas. El ánimo positivo nos ayuda a ser más productivos.

Tristeza

Es una emoción opuesta a la alegría en muchos aspectos. Cuando nos sentimos tristes experimentamos dolor, que se agravará si le acompaña el sentimiento de soledad. Por su parte, la tristeza nos hace conocernos mejor a nosotros mismos, así como promueve la cooperación social, ayudando a personas que también se sienten tristes. En ocasiones, puede ser una emoción inspiradora, que nos proporciona creatividad para las actividades artísticas.

Miedo

El miedo es la sensación que experimentamos cuando estamos ante un peligro percibido. Es una emoción intensa que notamos en todo nuestro cuerpo, ya que nos avisa de una situación en la que debemos poner a disposición nuestros instintos de lucha o de huida. El miedo nos ayuda a sobrevivir evitando los peligros.

Ira

Suele aparecer ante una situación que nos genera frustración, algo que entendemos como injusto y nos enfada. La ira no solo es normal, sino también necesaria. Se trata de una emoción que necesita estar bajo control ya que una ira desproporcionada puede causarnos problemas. Entender la ira y saber expresarla es fundamental a la hora de potenciar la inteligencia emocional.

Asco

Una emoción desagradable, que podemos notar sobre todo en los alimentos. La función del asco es la de proteger a nuestro cuerpo de sustancias que puedan dañarnos como, por ejemplo, los alimentos dañinos para nuestro organismo.

Sorpresa

Cuando sentimos sorpresa lo identificamos como un sobresalto, puede ser algo bueno o malo, pero en cualquier caso el cuerpo se prepara para hacerse a una nueva situación. La sorpresa nos permite preparar nuestro cuerpo para asimilar acontecimientos que no habíamos planeado.

La inteligencia emocional y las emociones básicas

Como hemos visto, todas las emociones son necesarias para la supervivencia del ser humano. Solemos pensar que existen emociones negativas o positivas, pero lo cierto es que no es así, es la forma en la que las gestionamos lo que provocará efectos positivos o negativos. En este sentido es donde entra en juego la inteligencia emocional, ya que, al gestionar correctamente nuestras emociones, podremos generar una mayor autoestima y tener la seguridad de hacer con ellas lo más beneficioso para nosotros.

La inteligencia emocional puede trabajarse y una de las formas es acudir a un psicólogo online, de modo que un profesional pueda darnos a conocer herramientas para encontrar todas las alternativas que tenemos para gestionar nuestra vida y sentimientos del mejor modo posible. De poco servirá ser sumamente inteligente si no sabemos gestionar nuestros sentimientos.Además, desarrollando la inteligencia emocional también ganaremos en habilidades sociales. Nos permite crear una mejor relación con los demás y, por lo tanto, aumentar nuestras posibilidades sociales, que forman parte de nuestra naturaleza como seres humanos.

Contenido elaborado por TherapyChat, servicio de psicología online.

por Redacción enfemenino 432 compartidos

Puede interesarte