Inicio / Maternidad / Embarazo / La ecografía

Maternidad

La ecografía

por mvega Publicado en 7 de marzo de 2008
51 compartidos

En el transcurso de tu embarazo te realizarán un mínimo de tres ecografías obligatorias. A continuación se muestra el procedimiento.

La ecografía es un examen médico que permite obtener una imagen de vídeo de los órganos examinados. El examen se efectúa gracias a un aparato, el ecógrafo.

¿Quién la realiza?
Las ecografías las practica un médico radiólogo-ecógrafo. Pueden hacerse en una consulta de radiología, en la consulta de un ginecólogo y en los servicios de los hospitales y las maternidades.
En cualquier caso, las ecografías sólo se practican bajo prescripción médica, así que ¡nada de solicitar una ecografía por el placer de ver a tu bebé moverse!

Procedimiento
El radiólogo pasa una sonda por la superficie de la piel, sobre el órgano a examinar. Los ultrasonidos emitidos por la sonda se reenvían y analizan informáticamente y, a continuación, se traducen en imágenes de vídeo.
En algunos casos, el examen se puede realizar por vía vaginal, para conseguir obtener una imagen mejor del feto y de sus órganos vitales.

¿Para qué sirve?
La ecografía permite examinar los llamados órganos blandos (pulmones, tiroides, hígado, bazo, riñones, etc.), así como los vasos sanguíneos, los ligamentos y los nervios, y permite detectar anomalías eventuales.
La ecografía también se utiliza en intervenciones quirúrgicas y biopsias (por ejemplo, en la amniocentesis).

La ecografía del embarazo
En lo relativo a la observación médica del embarazo, la ecografía permite seguir “en directo” el desarrollo del bebé, medir su crecimiento.
Es indolora y sólo genera dos ligeras molestias: es necesario tener la vejiga llena en la primera ecografía, para obtener una visión mejor del útero, y la sensación de frío en el momento de la aplicación del gel sobre el vientre para facilitar los movimientos de la sonda.

1ª ecografía
Permite conocer la edad del feto y la fecha del parto, escuchar el latido del corazón del bebé, medir el flujo sanguíneo, verificar la implantación de la placenta y de tus órganos genitales internos, y comprobar que todo marcha bien.

2ª ecografía
Se realiza en el quinto mes y permite valorar la evolución del bebé, así como detectar problemas eventuales.
La medida de la nuca establece si existe, o no, riesgo de trisomía 21. En caso de duda, se prescribirán exámenes complementarios.
El perímetro del cráneo, la medida de los fémures y del abdomen, y la observación de los movimientos, de la deglución y del ritmo cardíaco permiten evaluar el crecimiento del futuro bebé.
En general, en la segunda ecografía suele ser posible determinar el sexo el bebé.

3ª ecografía
Representa la verificación y el control del crecimiento, de la medida de la placenta, del volumen del líquido amniótico, de la posición de la cabeza, del funcionamiento de los órganos, de los movimientos y funcionamiento del aparato respiratorio.
En esta última ecografía, la posición del bebé también permite determinar el desarrollo del parto, es decir, si se producirá mediante cesárea o si será parto natural.

A saber:
Es posible practicar más de tres ecografías, siempre que el médico lo prescriba como necesidad de diagnóstico. Las ecografías suplementarias correrán a cargo de la Seguridad Social, así como otros exámenes complementarios solicitados por el ginecólogo durante el embarazo.

por mvega 51 compartidos

Puede interesarte