Inicio / Mujer hoy / Sociedad y mujer / Esta campaña contra el acoso en el metro de México es brillante

© Twitter
Mujer hoy

Esta campaña contra el acoso en el metro de México es brillante

Laura Sutil
por Laura Sutil Publicado en 9 de agosto de 2017

México es uno de los países del mundo en el que la tasa de violencia contra la mujeres alcanza cifras más altas. Por ello, Larousse ha querido poner su grano de arena y luchar contra el acoso de las mujeres en el transporte público con el mejor arma que existe: las palabras.

Hace solo unos meses te hablábamos de una revolucionaria campaña en los vagones de Ciudad de México para frenar el acosos sexual hacia las mujeres. Consistía en la instalación de un asiento con un pene en relieve que, sin duda, conseguía incomodar a los pasajeros y los ponía por unos minutos en la piel de las mujeres que sufren este tipo de acoso. Nada más y nada menos que un 65% de las mujeres mexicanas según fuentes oficiales.

Para intentar revertir esta tendencia, Larousse ha querido utilizar el arma que mejor conoce: las palabras. Con ellas trata de concienciar a los mexicanos sobre la gravedad de este problema de violencia contra la mujer. Estos son algunos de los carteles instalados en las estaciones y vagones del transporte público mexicano y así de bien lo han recibido los pasajeros.

© Twitter

Fantástica esta iniciativa de Larousse que amplía su acción al buen uso del vocabulario entre los mexicanos y que bajo el hashtag #NoEsLoMismo ha colocado otras frases en muros de la ciudad. "Tener prejuicios es malo pero tenemos perjuicios es peor" es una de ellas. O, con un toque de humor: "Pide tus quesadillas fritas o freídas. Las dos están buenas". ¿Qué te parecen a ti iniciativas como ésta?

Y hablando de letras que sirven para concienciar, a continuación te dejamos otras que promueven justo lo contrario. ¡No te pierdas lo que dicen de ti estas canciones de reggaeton!

Y además:
¿Machismo extremo: un puesto de becaria para la que luzca mejor el biini
Hombres en pantalones cortos al trabajo, ¿sí o no?

por Laura Sutil