Inicio / Pareja / Relaciones / Las etapas de una relación: ¿cómo superarlas con éxito?

Pareja

Las etapas de una relación: ¿cómo superarlas con éxito?

por Redacción enfemenino Publicado en 17 de octubre de 2017
51 compartidos

Las relaciones de pareja están formadas por diferentes etapas, ¿en cuál se encuentra la tuya?

Uno de los errores más comunes cuando se inicia una relación de pareja que se prevé como algo estable, es pensar que la sensación de "mariposas en el estómago", la atracción física y todo lo que acompaña esa ilusión inicial debe durar siempre y, cuando esto deja de ser la sensación imperante, es frecuente que venga una crisis de pareja. En los mejores casos, buscamos terapia de pareja o un psicólogo online.

Aunque hoy en día estamos acostumbrados a buscar lo inmediato, a estar siempre expuestos a estímulos diferentes y a experimentar la sensación de novedad continuamente, también merece la pena observar cómo la relación de pareja se va transformando con el tiempo porque, si se cuida, una relación larga en la que ya no hay "mariposas en el estómago" puede proporcionar una satisfacción vital difícilmente imaginable si estamos centrados en buscar continuamente esa sensación de novedad.

Una relación de pareja duradera pasará por diferentes etapas, en las que se sienten cosas diferentes y que son fuente de felicidad, aunque sea de forma diferente a la emoción del principio.

Según Robert Sternberg, citado por los psicólogos especialistas en terapia de pareja de TherapyChat, el amor se puede representar como un triángulo en cuyos vértices están la intimidad, la pasión y el compromiso. A lo largo de la relación, esos pilares van adquiriendo o perdiendo importancia, aunque en mayor o menor grado estarán presentes.

Descubre: 25 consejos útiles para que una relación funcione

25 consejos para que tu relación sea duradera © Señor y señora Smith

Las etapas de la relación de pareja

Las relaciones suelen atravesar diferentes momentos, que no necesariamente siguen ese orden pero sí están presentes en la evolución de una pareja.

  • El enamoramiento

En esta etapa normalmente no conocemos mucho a la otra persona (aunque la sensación pueda ser de que sí), y se puede decir que la idealizamos. Tendemos a sobrevalorar los aspectos en común y a negar, sin darnos cuenta, aquellos que pueden llevar a discusiones y conflictos. Se empieza a conocer a la otra persona, y cada descubrimiento nuevo es maravilloso. Hay muchos intercambios de intimidad, la pasión está en su punto más alto y el compromiso se puede empezar a establecer.

  • Conocimiento

Gracias al intercambio de intimidad, vamos empezando a conocer realmente a la otra persona. La idealización va desapareciendo, por lo que es un momento clave en el que la pareja puede romperse, ya que puede dar la sensación de que el amor desaparece al ver los defectos del otro. Si se ha establecido un vínculo fuerte en el que hay compromiso, la pareja aguantará.

Si esto ocurre sabrás que la otra persona te acepta en su vida tal y como eres y quiere seguir profundizando en la relación. En esta etapa también se sigue afianzando el compromiso y, aunque los intercambios sexuales y de intimidad pueden disminuir, el triángulo se va equilibrando. Esta fase puede durar mucho más que la primera y lo usual es que de paso a la convivencia.

  • Convivencia

Después de proyectar una vida en común, la pareja se ha establecido ya y lo usual es que decida establecer esa vida en común iniciando la convivencia. Al inicio de esta etapa la pareja se enfrenta a decisiones importantes como el hecho de empezar a convivir y dónde. Cambian las normas que rigen a la pareja y, por tanto, es otro momento delicado en que ambos miembros deben adaptarse a la nueva situación. Se empieza a conocer a la otra persona de forma real en la rutina diaria y lo normal es que surjan conflictos que la pareja deberá aprender a resolver. Con la resolución y superación de estos conflictos, la pareja se puede afianzar más.

  • Autoafirmación

Cuando ya se ha establecido la convivencia, cada miembro de la pareja va encontrándose, con la necesidad de satisfacer sus propias necesidades. El foco de cada uno deja de estar en el otro. Esto no quiere decir que la pareja se resquebraje, sino que se vuelve a dedicar tiempo al cuidado propio.

En esta etapa, también es común que surjan conflictos, no solo relacionados con los miembros de la pareja, sino con temas no resueltos en la vida de cada uno. Suele coincidir con la primera crisis importante de la pareja (usualmente a los dos o tres años).

  • Crecimiento

La pareja ya ha madurado y se puede decir que existe un vínculo sólido y estable. En este momento, la pareja emprende proyectos en común, se expande. Aquí es, por ejemplo, cuando la pareja puede tomar la decisión de crear una familia. La ilusión, la certeza de seguir enamorados y las ganas de crear algo bonito, están presentes en la medida en que la pareja se embarca en los proyectos comunes.

  • Adaptación

A lo largo de la vida de la pareja van a surgir cambios, tanto para bien como para mal. En ambos casos, la pareja deberá adaptarse a la nueva situación. Deberá ajustar de nuevo las normas que rigen la relación, y se pone a prueba la solidez del vínculo. En estos casos, es necesario que haya un compromiso fuerte para que la pareja no se rompa. Con cada nueva adaptación, la pareja se consolida aún más.

Si crees que tu relación está atascada en alguna de las etapas anteriores o que la comunicación no es todo lo buena que podría ser, acudir a una terapia de pareja puede ser una solución. Tres de cada cuatro parejas que recurren a la ayuda de un psicólogo consideran que ha sido una ayuda eficaz.

Contenido elaborado por TherapyChat, servicio de psicología online.


Y además:
Inteligencia emocional: aprende a interpretar cómo te sientes
10 reglas esenciales para liberar el lastre emocional

por Redacción enfemenino 51 compartidos

Puede interesarte