Inicio / Pareja / Sexualidad / Hacer el amor con un hombre y otra mujer: ¿te atreves con ese trío?

Hacer el amor con un hombre y otra mujer: ¿te atreves con ese trío?

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 22 de septiembre de 2008

El trío con un hombre y otra mujer constituye una de las fantasías más habituales de nuestras parejas. En las mujeres, este deseo parece menos extendido pero, ¿es realmente así? ¿Qué debes hacer si tu chico te propone un 'ménage à trois' con otra mujer? ¿Y cómo escoger a los compañeros adecuados si te apetece probar? Te guiamos en esta experiencia que, si estás convencida, puede resultar muy excitante.

Un trío con dos mujeres y un hombre

Pocas películas han reflejado tan bien como Vicky Cristina Barcelona lo excitante y sensual que puede ser un trío con un hombre y otra mujer. Obviamente, la vida no es como en las películas, pero esta cinta nos hacía ver que esta práctica puede ser tan excitante tanto para hombres como para mujeres. Y es que aunque parece una fantasía común entre el sexo masculino, no es de extrañar que cada vez más mujeres abran su mente y decidan que quieren probar cómo sería estar con otra mujer.

​Eso sí, si tu chico te propone esta idea y tú la rechazas de pleno, nunca te sientas obligada a practicar un trío por complacerle. ¡Hay muchas posturas en el kamasutra como para que disfrutéis los dos solos!

¿Debo hacer un trío?

El trío constituye una de las fantasías más habituales de los hombres. En las mujeres, este deseo parece menos extendido. Y, aunque es verdad que cada vez más mujeres asumen su sexualidad y sus fantasías sin tapujos, aún hoy seguimos arrastrando una larga lista de convenciones sociales que nos impiden expresarnos como nos gustaría. Afortunadamente, eso es cada vez más cosa del pasado y por fin hablamos libremente y con total naturalidad de felación y cunnilingus, de sexo anal, de slow sex, de eyaculación femenina y masculina y de mil cosas más. Y el trío, como tantas otras fantasías, puede ser un síntoma de bisexualidad o, simplemente, una práctica morbosa que nos apetece probar.

Por lo tanto, si tienes confianza con tu pareja y os apetece probar, o si no tienes pareja y quieres hacerlo con otras dos personas, es totalmente normal que sientas deseos y que lo lleves a cabo. Si estás en tu pareja, obviamente la confianza será un punto clave: habla con él, dile que a veces fantaseas, y según veas su reacción proponle algo más formalmente. Si tienes muchas dudas, si crees que no es para ti o si sientes que tu chico te está forzando a probar algo que no pruebes, es probable que no debas hacer un trío. Tu pareja lo debe entender, y si no es así, piensa que tal vez él no es el chico más indicado para ti.

¿Cuándo hacer un trío? ¿Hay que pasar a la acción?

La gran cuestión que jamás encontrará una respuesta absoluta es la de saber si una fantasía debe quedarse en pura ficción o si debe realizarse. Es un error pensar que debes cumplir todas tus fantasías. Por ejemplo, a muchas nos excitan las novelas de Cincuenta Sombras de Grey, pero si lo piensas fríamente, tener un Christian Grey en tu vida supondría estar con alguien controlador, obsesivo, acosador... Es decir, las fantasías están muy bien, pero hay que saber que algunas deben ser solo eso, fantasías.

Llevar a cabo las fantasías puede ser bueno para una pareja, al desatar el deseo y alimentar la complicidad. Pero hay otras que, llevadas a cabo, pueden acarrearte muchos problemas de pareja si no hay total confianza, sinceridad y ganas por ambas partes de llevarla a cabo. Por lo tanto, la mejor opción sería realizar las "más accesibles" y dejar para los sueños pícaros las más extravagantes o extremas. Si ves que con esas fantasías menos fuertes sigues teniendo ganas de más, id avanzando en esa dirección.

Aquí te dejamos una galería de juguetes sexuales para probar cosas nuevas antes de cumplir fantasías con terceras personas.

Estar segura de la elección

Dar el paso no es una decisión tan fácil de tomar. Primero hay que estar muy segura de que no se hace por imitar a los demás, para demostrarse algo o simplemente hacerlo para satisfacer a la pareja. Por ejemplo, debes tener plena confianza en tu chico y no sentir celos de vuestra amiga de juego. En cambio, si eres tú la que entra en la intimidad de una pareja, los riesgos son limitados. Más allá de la relación sexual de tres, debes estar segura de que estarás a gusto con una mujer. Aunque la bisexualidad entre las mujeres es, a primera vista, más natural que entre los hombres, dar el paso no siempre es tan fácil.

Lo importante es no ceder a lo que empieza a ser casi un fenómeno de moda. Hoy en día muchas creemos que vivir abiertamente la sexualidad femenina implica probar de todo y no tiene por qué ser así. Cada uno tiene sus gustos y está bien todo lo que te apetezca hacer pero también lo que no. Sin dramatizar el sexo, tampoco hay que banalizar los tríos, ya que puede vivirse tanto como una experiencia muy buena como traumática. ¡Tener una vida sexual abierta no implica forzosamente el sexo a tres ni la bisexualidad!

¿Cómo elegir bien los compañeros de un trío?

Lo esencial es sentirse cómoda y en confianza. Si estás en pareja, es mejor escoger a una persona a la que no vayas a ver regularmente: nada de amigos (posibilidad de demasiados celos) y nada de compañeros de trabajo (imagina el ambiente en la oficina). Ten en cuenta que hay locales de intercambio, parejas que también están abiertas a este tipo de prácticas... Si eres "la invitada", escoge una pareja que te respete y con la que te sientas bien.

¿Y si hacer el amor con un hombre y otra mujer no es para ti?

¡No te preocupes! ¡Hay muchas otras fantasías que probar antes!

Y además
El orgasmo femenino: cómo alcanzarlo
Hacer el amor con dos hombres: ¿una fantasía hecha para ti?

Puede interesarte