Inicio / Pareja / Sexualidad / La eyaculación masculina: todo lo que debes saber

© iStock
Pareja

La eyaculación masculina: todo lo que debes saber

por Redacción enfemenino Publicado en 10 de diciembre de 2014
137 compartidos

La eyaculación masculina es el punto culminante de la satisfacción sexual. No es un orgasmo, es sobre todo un reflejo mecánico y biológico. Por otra parte, no todos los hombres eyaculan siempre. ¿Por qué y cómo eyaculan los hombres? ¿Con qué problemas pueden encontrarse? Aquí tienes un pequeño resumen para saber cómo funciona la sexualidad de tu pareja.

Fuera tabúes: hablemos de la eyaculación masculina

Antes de entrar en materia sobre la eyaculación masculina (y ojo, también la femenina, que no es algo únicamente de hombres), vamos a dar una pequeña definición sobre esta palabra que tanto nos cuesta decir muchas veces. Básicamente, la eyaculación masculina supone la expulsión del esperma y suele ir acompañada del orgasmo. Es, además, fruto de estimulaciones repetitivas del pene mientras se mantiene una relación sexual o una masturbación. Esto es algo con lo que hay que familiarizarse, porque, como bien sabrás, le ocurre a casi todos los hombres, sean cuales sean tus gustos.

© iStock

¿Cómo funciona la eyaculación?

La expulsión de semen se desarrolla en dos tiempos:

  • En primer lugar, los canales deferentes (que nacen de los testículos) expulsan los espermatozoides hacia la próstata tras una excitación sexual. A continuación, por la próstata y las vesículas seminales se expulsa el líquido seminal mezclado con los espermatozoides hacia la base de la uretra. Él siente una tensión que le indica que está a punto de alcanzar el orgasmo, el punto de no retorno.
  • Finalmente, el esperma se expulsa. La eyaculación va acompañada de contracciones rítmicas muy potentes procedentes de los músculos de la base del pene y del bajo vientre. Él siente entre 4-8 contracciones musculares y al mismo tiempo alcanza el orgasmo.
  • El esperma suele proyectarse con una fuerza relativamente importante. La mayoría de las mujeres siente dicha fuerza en la vagina.
  • Información más mecánica: el cuello de la vejiga se cierra automáticamente para evitar que la orina se mezcle con el esperma.

¿Es posible eyacular dos veces seguidas?

Hay que esperar una media de 30 a 45 minutos para eyacular de nuevo y a veces con dolor. Tras la eyaculación el pene pierde de forma progresiva la erección por eso es extraño que se pueda eyacular dos veces seguidas. No obstante hay varios parámetros que entran en juego: el nivel de excitación, de concentración y de la capacidad física de no dormirse. Asegúrate, pero, de que no eres tú, señorita, quien le incita a caer rendido y no su hipófisis. Tras tener un orgasmo, esta glándula cerebral segrega endorfinas que lo incitan a quedarse dormido.

Distintas formas de llegar a la eyaculación

Si estás leyendo este artículo porque quieres conocer algo mejor a tu chico, debes saber que a muchas mujeres (y hombres) les excita enormemente ver eyacular a su pareja o jugar con su semen tras el orgasmo. Y es que, si se hace obviamente con alguien de total y absoluta confianza, puede ser un elemento muy sexy en tus relaciones sexuales.

Antes de eso, puedes caldear el ambiente masturbándole, practicando una felación, con algunas posturas románticas, probando con el sexo anal, con algunos juguetes eróticos o, simplemente, practicando alguna de las 100 posturas del kamasutra que te recomendamos a continuación. La eyaculación y el orgasmo estarán asegurados

También es importante que conozcas bien el pene de tu chico. Aunque a efectos prácticos, puede eyacular tenga el tipo de pene que tenga, no es lo mismo hacer el amor con un chico con el pene muy grande, al que le irán bien unas posturas, que con un chico con el pene más pequeño, al que le irán mejor otras posturas diferentes. Como curiosidad, la media del tamaño del pene puede variar según el país de procedencia, pero no le atormentes con ello, pues se puede disfrutar con cualquier chico por igual.

Patologías de la eyaculación

  • Eyaculación precoz o prematura. Es un problema frecuente y sin gravedad que afecta a uno de cada tres hombres. Él (muy a menudo bastante joven) eyacula al inicio de la penetración y a veces antes de que ésta se produzca. No obstante, se debe a un problema de control: la eyaculación se convierte en un reflejo incontrolable que el hombre no consigue retardar para prolongar el placer.
  • Aneyaculación. En el momento de la eyaculación no se expulsa esperma. Suele ser consecuencia de los tratamientos utilizados para luchar contra algunos tipos de cáncer.
  • Eyaculación retrógrada o seca. El esperma se expulsa hacia la vejiga en lugar de hacia el exterior. Esta anomalía suele requerir intervención quirúrgica pues normalmente es la causa de la esterilidad.
  • Eyaculación sangrante. El esperma contiene rastros de sangre. Suele ser una afección benigna pero también puede traducirse en la presencia de un tumor de próstata o de alguna infección.
  • Eyaculación dolorosa. El hombre siente un dolor en la uretra, la pelvis o el ano que puede derivar en una infección de la próstata.

¿Se puede controlar la eyaculación?

Por lo general controlar la eyaculación es más fácil con la edad. Hay medios para aprender a dominar el placer tanto para las víctimas de la eyaculación prematura como para el resto:

  • Efecto «suegra» o «agua fría»: piensa en algo totalmente antierótico para retrasar el proceso orgásmico… no siempre es fácil y a veces tiene consecuencias para la pareja. Sólo se recomienda en caso de urgencia.
  • Otra opción es masturbarse antes de la relación para reducir la excitación del momento fatídico.
  • Preservativos retardantes, de todos conocidos, no sólo para poner remedio a las eyaculaciones precoces.
  • Método «start and stop»: esta técnica americana exige a la pareja ejercer cierta presión sobre el freno del pene cuando el hombre esté a punto de alcanzar el punto de no retorno.

Si quieres algo más de información sobre cómo retrasar la eyaculación para durar más en la cama, no te pierdas nuestros consejos.

Erección y eyaculación: procesos distintos

El proceso de eyaculación está separado del de erección pues la erección está controlada por la hipófisis. Por eso se puede eyacular sin erección y sin tener orgasmos, como sucede en las eyaculaciones nocturnas (llamadas «sueños húmedos»). Es cierto, por la noche ellos pueden eyacular sin soñar en algo erótico. Este tipo de eyaculaciones es más frecuente entre los jóvenes y podría tener relación con la tasa de testosterona, sin embargo, el fenómeno que lo desencadena aún no está del todo claro. No obstante, cuanto más se abstenga el hombre más sueños húmedos tendrá.

Eyaculación femenina: ¿la gran desconocida?

En los últimos años, y gracias a la liberación de la mujer en el terreno sexual, se habla y cada vez más de la eyaculación femenina o squirt. Y es que en el caso de la mujer hay diferentes tipos de eyaculación que pueden proporcionar un placer infinito. Si quieres descubrir algo más sobre este tema no te pierdas nuestro artículo sobre eyaculación femenina. Con nuestros consejos y alguno de los juguetes sexuales que te proponemos a continuación, seguro que descubres un placer sin límites.

Y además
Fantasías sexuales: ¿dispuesta a probarlo todo?
Orgasmo femenino: todo lo que debes saber para alcanzarlo

Sexo anal: todo lo que debes saber para practicarlo

por Redacción enfemenino 137 compartidos

Puede interesarte