Inicio / Pareja / Sexualidad / Slow sex: te descubrimos el lento camino de la felicidad sexual

Pareja

Slow sex: te descubrimos el lento camino de la felicidad sexual

por Redacción enfemenino Publicado en 18 de enero de 2017
1 643 compartidos

Aunque el orgasmo sea la culminación de la práctica sexual, ese no debe ser nuestro principal objetivo. Ahora, la tendencia es el 'slow sex', es decir, practicar sexo despacio, disfrutando de cada instante, retrasando la eyaculación y consiguiendo una experiencia duradera e inolvidable. Básicamente, es alargar los preliminares de toda la vida, pero con alguna salvedad. ¡Te lo contamos!

Slow sex, el término sexual de moda para retrasar la eyaculación

Ya sabes lo que dicen: la felicidad no es una meta, sino un camino. Pues, en el sexo, sucede lo mismo. El orgasmo nunca debe ser tu principal objetivo, sino la culminación de una sesión de sexo deliciosamente placentera. Es por ello que se ha puesto muy de moda un término que trata de explicar que para disfrutar de tus relaciones, tienes que tomártelo con calma. El término en cuestión es slow sex, y es una tendencia de la que tenemos mucho que aprender. ¿Estás preparada para el mejor sexo de tu vida? ¡No es nada difícil!

El slow sex hace referencia a practicar sexo despacio, disfrutando de cada instante sin necesidad de buscar la eyaculación o el orgasmo cuanto antes. Para ello, primero tienes que tomar nota de unos buenos e imprescindibles preliminares que os vendrán bien para controlar la excitación y no terminar así antes de lo deseado. Aquí os dejamos doce preliminares a tener en cuenta.

¿Por qué es tendencia esta forma de practicar sexo?

Cuando llevamos un tiempo con nuestra pareja tendemos a acostumbrarnos y que nuestras relaciones sean cada vez más mecánicas y monótonas. El slow sex pretende romper con ello, y por eso nos encanta el concepto. Un estudio de 2012 reflejaba que la media de los españoles en la cama era de 15 minutos pero, ¿qué necesidad hay de durar un cuarto de hora si se puede duplicar o triplicar el tiempo de excitación y, por tanto, de placer?

En otros países del mundo, la media de las relaciones es mucho mayor. Es el caso de Brasil (27 minutos) o Hong Kong (29), todo un espejo donde mirarnos en, al menos, el tema de la duración. La realidad es que nosotros también podemos conseguirlo con el slow sex. Esto se consigue dejando de centrarnos tanto en la penetración y dando mucha más importancia a todo lo demás. Es hora de que explores las zonas erógenas, ¡hay muchas más de las que crees! Incluso durante la penetración, se puede alargar mucho si salís de vuestra zona de confort y probáis con otras prácticas, como hacer el amor de pie.

¿Qué debes hacer para practicar 'slow sex'?

Para practicar slow sex, lo más importante es retrasar la eyaculación para durar más en la cama y poder disfrutar de vuestros cuerpos durante más tiempo. La teoría parece fácil pero, en la práctica, a veces fallan las ideas. Por eso aquí te dejamos 10 ideas para unas relaciones sexuales mucho más duraderas.

1. Explorad vuestro cuerpo. Parece básico, pero habla con tu pareja y proponle una noche diferente. Una noche en la que esté prohibida la penetración y tengáis que daros placer de otro modo. Por ejemplo, jugar con vuestro aliento sobre la piel del otro, con las caricias, los mordisquitos o explorar esas zonas de su cuerpo que nunca te atreves a tocar. Una venda en los ojos o hacer el amor atados seguro que alarga bastante vuestro clímax.

2. Parad y hablad. Cuando estéis en mitad de la relación sexual, parad. Así conseguiréis retrasar el orgasmo y algo mucho mejor: mayor confianza. El hecho de poder parar en mitad de la faena para hablar con el otro, desnudos, mirándoos a los ojos, os hará alcanzar un nuevo nivel de confianza mutua. Mientras, obviamente, no habléis del tiempo, aprovecha para decir o preguntar aquellas cosas sexuales que no te atreves cuando no estás excitada. ¡Hablad de vuestras fantasías! Si no sabéis por dónde empezar, podéis hacer juntos este test.

3. Prohibido usar las manos. Para retrasar el orgasmo, no hay mejor idea que prohibir el uso de las manos. Parece una tontería pero es mucho más complicado y excitante de lo que parece. Con las manos fuera de juego, tendréis que usar la imaginación y tardaréis mucho más en llegar al orgasmo. Aquí tenéis unos cuantos juegos eróticos para ayudaros en vuestro propósito...

4. Juguetes sexuales. Si os gustan los juguetes, aquí os dejamos una amplia selección para disfrutad de un coito duradero. Eso sí, intentad alejarlos de vuestros genitales. Por ejemplo, un vibrador en otras zonas del cuerpo también puede ser muy excitante. ¿Qué otras ideas se te ocurrirán?

5. Juega con los sentidos. Añade nuevos componentes en tus relaciones que os mantengan entretenidos y tengan que ver con vuestros sentidos. Desde hielos a aceites aromáticos o alimentos afrodisiacos. ¡Juega con los elementos!

6. Sube el nivel de erotismo. Para retrasar el clímax puedes probar con el uso de fantasías: utilización de picardías o lencería sexy que no dejarás tocara tu chico, un sensual striptease, unas esposas para atarle a la cama... ¡Tienes mucho donde elegir! O, por qué no, ¿por qué no sales de la cama? Aquí tienes unas posturas para hacer el amor por toda la casa.

7. Vendas para dos. Es muy fácil jugar a taparle los ojos o tapártelos a ti y que el otro lleve la voz cantante pero, ¿y si os vendáis los dos? Puede ser muy divertido y sensual que ninguno de los dos vea al otro, ahí jugaréis con vuestras manos y labios y, sobre todo, esto os obligará a ir mucho más despacio.

8. Felación y cunnilingus. Aunque no debes abusar de esta práctica si queréis durar mucho tiempo, la felación y el cunnilingus serán grandes aliadas del placer sexual duradero. Pero, mejor aún que centrarte en el pene o él en la vagina, explora las zonas de alrededor. Ingles, testículos, perineo... Son zonas con gran potencial, ¡no las pierdas de vista! Aquí te contamos cómo practicar buen sexo oral para que no se te olvide nada.

9. Prueba nuevas cosas. Probar cosas diferentes puede retrasar la eyaculación porque al hacer algo que no has hecho nunca, lo normal es que lo hagas despacio, con más cuidado y descubriendo si hay placer en esa práctica. Por ejemplo, masajes en los pies, en el ano o incluso un annilingus o beso negro (bien hecho), pueden ser un gran modo de conseguir placer de forma diferente. Y otra opción a tener en cuenta es salir de casa. Por ejemplo, prueba con estas posturas en el coche, seguro que añadir un plus de dificultad hace que vayáis un poco más lentos...

10. Fuera vergüenza: retaos a vosotros mismos a ver quién dura más. Muchas veces terminamos rápido porque nuestra vergüenza hace que queramos que nos vea el cuerpo lo menos posible o, en su caso, a veces termina muy rápido porque se pone nervioso. Eso tiene que acabar. Hablar con él y contarle cómo te sientes hará que cojáis más confianza y no te dé miedo estar desnuda delante de él durante largo rato. Y si te cuesta mucho, prueba con estas posturas para esconder los complejos. Poco a poco lo conseguirás.

¿Qué debes evitar para practicar 'slow sex'?

Básicamente, no debes abusar de la penetración. Ni del sexo anal. Esa fricción en el pene es demasiado fuerte como para aguantarlo mucho tiempo. Cuando llevéis un rato practicando slow sex y queráis rematar la faena, ahí sí será buen momento para el coito. Y, ya que estás haciendo algo diferente, te recomendamos elegir una postura totalmente nueva del kamasutra para que disfrutes siempre del placer sin límites y diferente. Te dejamos con unas cuantas ideas...

Y también
¿Qué es un hombre sapiosexual? Descubre la nueva tendencia sexual
¿Conoces el squirt? El nuevo reto de la eyaculación femenina

por Redacción enfemenino 1 643 compartidos

Puede interesarte