Masturbación femenina

Publicado por mvega
Publicado en 18 de diciembre de 2007

El placer y relax, son algunas de las virtudes de la masturbación femenina, que tiene como objetivo la estimulación del clítoris. Descubre este placer solitario…

Masturbación femenina: Una práctica todavía tabú
Este término proviene del latín: "manus" (la mano) y "stuprare" (mancillar)... Se entiende mejor porqué este acto ha sido condenado durante siglos. La Iglesia católica sigue afirmando que se trata de una perversión. En la actualidad, los hábitos se liberan, pero las mujeres que admiten masturbarse son muy pocas (el 45% de las mujeres se masturba a menudo).

¿Por culpabilidad o vergüenza? Nuestra educación juega un papel primordial en nuestra sexualidad. Algunos padres prohíben que sus hijos se toquen el sexo, provocando un bloqueo. Lo que puede ser un placer se convierte en algo sucio y tabú.


Encontrar el equilibrio sexual en la masturbación femenina
Numerosos estudios demuestran que las mujeres que practican la masturbación tienen una vida sexual mucho más activa y enriquecedora. La mayoría de las mujeres alcanzan el orgasmo a través de la masturbación, así que para las que todavía no se atreven...¡que no lo duden más!

Masturbarse es la mejor forma de conocer los puntos sensibles y descubrir su propio cuerpo: el clítoris, el punto G y otras zonas erógenas. Una vez que aprendas cómo llegar al orgasmo, será mucho más fácil guiar a tu pareja para alcanzar una mejor vida sexual.

Para las expertas, juega con los dedos
Con las piernas abiertas en posición acostada o sentada, tienes que poner a trabajar tus dedos.

Empieza por explorar tu vulva con caricias. Abre bien los labios (grandes y pequeños) para descubrir tu clítoris y utiliza tu dedo corazón acariciando y jugueteando con tu clítoris hacia delante y hacia atrás, hacia arriba y hacia abajo, efectuando movimientos circulares si eres sensible. Determina el ritmo que te procura más sensaciones y mantenlo hasta llegar al orgasmo.

Para las más tímidas, utiliza un objeto
La vagina es profunda y de difícil acceso para las manos. Haz uso de tu imaginación y utiliza objetos para acariciarte y penetrar tu vagina y explorar los placeres de la masturbación. Lo más sencillo es que te pongas en posición acostada y coloca el objeto entre las piernas efectuando un movimiento de vaivén para frotar el clítoris. Busca el ritmo y la presión que te procure más placer.

Para las perezosas, utiliza un sex toy
Vibradores o estimuladores del clítoris... ¡Actualmente encuentras en el mercado todo lo que puedas imaginar! Ya sea sentada, acostada o en cuclillas, ¡el sex toy es muy fácil de utilizar y es más que eficaz!

Es lo ideal si no quieres hacer mucho esfuerzo o para alcanzar el orgasmo en 3 minutos. Con la ayuda de este objeto erótico estimula tu clítoris haciendo que vibre o manejándolo como más te apetezca. El único inconveniente es el contacto frío y mecánico de estos objetos... ¡y que te arriesgas a hacerte “adicta” como las chicas de “Sexo en Nueva York”!

¿Placer solitario o compartido?
Masturbarse
cuando se está sola no tiene porque significar que se trate de una compensación a una falta de relaciones sexuales. Es una forma de disfrutar de un momento de placer consigo misma, durante el cual todo está permitido.

Y al contrario de lo que se pueda creer, las mujeres sin pareja no son las únicas que lo practican. Para las que deseen compartir ese instante de placer con su pareja, es un signo de confianza y complicidad. Al observarte darte placer podrá conocer mucho mejor lo que prefieres.

Y también

Haz nuestro test sobre masturbación femenina

¿Te cuesta desinhibirte en la cama?

Puede interesarte