Inicio / Moda / Tendencias / Destruyendo estereotipos: modelos flacas pero realistas

Moda

Destruyendo estereotipos: modelos flacas pero realistas

Cristina García-Adán
por Cristina García-Adán Publicado en 30 de mayo de 2016

Modelos que siguen los cánones de belleza pero que reconocen el duro trabajo que hay detrás de sus esculturales cuerpos. Robin Marjolein, Rocío Crusset, Daniela Braga y Emi Renata nos cuentan todos sus secretos.

Cansadas de leer y escuchar que las modelos son altas, delgadas y con medidas perfectas por naturaleza decidimos hablar claro con ellas. Nos invitaron al desfile de Calzedonia primavera-verano 2016 y decidimos arriesgar un poco, comentarles nuestra desconformidad con las respuestas que suelen dar sus compañeras cuando se les pregunta acerca de su alimentación, rutinas deportivas o incluso estilo.

¿Habrán firmado un pacto con el diablo o es que realmente emplean mucho tiempo en su físico? Tras una larga conversación con Robin Marjolein, Rocío Crusset, Daniela Braga y Emi Renata, nos queda claro que van mucho al gimnasio, prácticamente todos los días mínimo una hora, siguen una dieta equilibrada en pequeñas porciones y tienen mucha fuerza de voluntad. Os contamos los detalles de nuestras conversaciones. ¡Os van a sorprender!

Antes de nada, echa un vistazo a estas fotos, es importante que tengas en mente a las entrevistadas:

Emi Renata © Instagram Emi Renata

Los estereotipos de género que marcan cómo debemos ser las mujeres están presentes en todos lados. Estereotipos que nos dicen de manera indirecta la apariencia física que debemos intentar conseguir, influyendo directamente en nosotras y perfilando unos cánones de belleza absolutamente ridículos y surrealistas. Con este artículo queremos demostrar que las modelos con labios carnosos, piel tersa, pelos sedosos, cuerpos tonificados y melenas brillantes dedican su vida a su físico para poder trabajar en la profesión que han elegido.

Nos sorprende como Daniela Braga nos deja claro que “la modelo perfecta no existe porque nadie es perfecto. Puedes tener un pelo bonito, una buena piel…. Pero eso no tiene porque entenderse como perfección. Depende de lo que cada uno entienda como perfecto.” Y es que tiene toda la razón, es muy subjetivo. Olvídate de todos esos artículos que te prometen un cuerpo como el de un ángel de Victorias's Secret, ese no tiene porque ser el más adecuado para ti. “Una mujer debe sentirse cómoda consigo misma y eso incluye su mente y su cuerpo. No debes cambiar por ni para nadie. El truco está en encontrar el equilibrio, aceptarte tal y como eres siempre y cuando eso te haga feliz”, afirmaba Emi.

“Hago mucho cardio, casi siempre correr. Salto mucho a la comba porque trabajas todo los músculos, hago pilates porque te ayuda a tonificar y alargar el musculo, en vez de ensancharlo, y cuando viajo busco siempre media hora en la que entrenar” asegura Rocío Crusset. Su respuesta a la pregunta ¿cómo te cuidas? es directa y sencilla.

Ser modelo es un trabajo muy sacrificado y duro que aunque te ofrece ventajas como viajar y conocer a mucha gente, también tiene grandes desventajas como las largas esperas, el tiempo que pasas en aeropuertos y aviones y, por supuesto, la presión a la que se someten.

“Cuando te han seleccionado para un desfile de lencería o de moda baño tienes que cambiar el chip y autoconvencerte de que si te han seleccionado para desfilar es porque les gustas. Antes del desfile hay pruebas en las que te pasas unas once horas de pie y todo el equipo te mira y comenta si debes o no lucir un look. El simple hecho de que duden te puede hacer sentir mal. Hay que estar por encima de las criticas” comentaba Rocío Crusset.

“Es curioso como te miras a ti misma y cambiarías o mejorarías un montón de cosas” dice Robin.

Las modelos no son súper mujeres, se enfrentan a maratonianas jornadas de trabajo y lo que las hace particulares es su fuerza de voluntad. La mayoría nos habla de su afán de superación y su fijación por el deporte. Podríamos decir que lo ven como una forma de vida, una necesidad y en ocasiones hasta un escape para desconectar.

A la hora del “qué me pongo” no se complican. La mayoría se decanta por ropa cómoda y todas buscan inspiración en redes sociales como Instagram o Pinterest. Es decir, como cualquiera de nosotras.

Descubrir algún truquito de belleza nos costó mucho, todas aseguraban que eran bastante simples a la hora de cuidar su piel y su cabello pero nosotras insistimos en que algo, aparte de una buena limpieza, tenía que estar detrás de su belleza. Siendo sinceras, os confesamos que como cualquier mujer, muchas tenían algún granito, ojeras y líneas de expresión. Recordemos que son mujeres de carne y hueso, exactamente igual que todas nosotras, y que el estar expuestas a tanto maquillaje y secadores no les favorece mucho. Tened en cuenta que siempre que veis una foto o un vídeo de una modelo, esta se ha sometido a horas de maquillaje y peluquería por lo que lo normal es que muestre su mejor cara. En todos los neceseres encontramos protectores de calor para el cabello, cremas hidratantes y desmaquilladores a base de aceites. ¿Novedades? Nos recomendaron beber agua caliente con zumo de limón en ayunas, agua de coco para hidratar la piel y todos los productos de La Roche Posay y de Kiehls.

Respecto al mañana, todas son conscientes de que ser modelo es una carrera muy corta y muchas ya tienen claro sus planes de futuro. A Erin le encantaría dedicarle más tiempo a su proyecto personal, Bridge Fundraising Porject, a Robin le gustaría trabajar con animales abandonados y Rocío quizá se centre en algo relacionado con la publicidad y las ventas. Al fin y al cabo, todas están de acuerdo con que el mundo de la moda te abre muchas puertas.

A la vista está, las modelos son mujeres sencillas, realistas que se enamoraron de una profesión en la que no es oro todo lo que reluce. ¡Gracias por vuestra sinceridad!

Y además:
Cómo vestir como una modelo

¡Riñoneras al poder! Una moda resucitada

por Cristina García-Adán