Inicio / Belleza / Tratamientos / Todo lo que la árnica puede hacer por tu cuerpo

Belleza

Todo lo que la árnica puede hacer por tu cuerpo

Patricia Álvarez
por Patricia Álvarez Publicado en 30 de enero de 2017
72 compartidos

Nuestros ancestros confiaban en las plantas para tratar problemas de salud y de estética hace miles de años, cuando los cosméticos tal y como los conocemos actualmente no existían. Sin embargo hoy en día, a pesar de la gran innovación en el mundo de la cosmética, las plantas medicinales tienen más presencia que nunca.

Es el caso de la árnica, una planta usada desde la Edad Media y cuyas propiedades la hacen muy útil en el mundo de la cosmética y el cuidado personal. Estas son:

  • Analgésicas: alivia el dolor de esguinces, contusiones y golpes.
  • Antiinflamatorias: desinflama y reduce la hinchazón temporal de lesiones y moratones gracias a un compuesto llamado helenalina.
  • Antimicrobianas: combate irritaciones de la piel.
  • Circulatorias: gracias a su poder rubefaciente, estimula la circulación sanguínea en la zona de aplicación, lo que hace que desaparezcan antes hematomas y moratones.

En el mundo de la cosmética, la árnica tiene un papel importante en aquellos productos destinados a calmar la inflamación. Por ejemplo hay aceites de masaje en seco ideales para hacer masajes en zonas doloridas o incluso que presenten hinchazón post-cirugía, pues ayuda a calmar la zona gracias a su efecto calor. También es protagonista en aquellos cosméticos de tipo “energizantes”, perfectos para después de practicar deporte pues calman la inflamación natural de músculos y articulaciones que se han visto sometidas a un entrenamiento y los tonifican.​

La árnica también está presente en cremas para piernas cansadas, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y propulsoras de la circulación sanguínea. Cuando esta planta se combina con otras como el aloe vera o el mentol, el efecto refrescante se potencia y la sensación de bienestar y confort en las piernas es mayor.

Por supuesto, la árnica es uno de los ingredientes clave en las cremas antirigidez gracias a sus propiedades analgésicas y circulatorias. Si padecemos de artrosis, artritis, lesiones en cartílagos o inflamación en general en alguna articulación nos funcionará muy bien para calmar el dolor y devolver la flexibilidad a la zona. En estos casos, se recomienda que la crema combine el árnica con la glucosamina sulfato, un activo que protege las articulaciones y aporta elasticidad a los cartílagos, y si puede ser, con sauce blanco, también analgésico y antinflamatorio.

Contenido elaborado en colaboración con Mónica Lizondo, farmacéutica y cofundadora de Farmaconfianza.



Y además:
Recetas caseras para aliviar las piernas cansadas
¿De qué depende que tu crema anticelulítica funcione?

por Patricia Álvarez 72 compartidos

Puede interesarte