Inicio / Belleza / Tratamientos / ¿Tienes una cita? La vitamina C puede ayudarte a estar radiante

© iStock
Belleza

¿Tienes una cita? La vitamina C puede ayudarte a estar radiante

por Redacción enfemenino Publicado en 20 de febrero de 2018
55 compartidos
A-
A+

Si tienes una cita o un evento especial y tu piel está apagada, tenemos buenas noticias. La vitamina C es la solución que necesitas para mostrar tu mejor cara.

Las primeras citas no siempre son fáciles. Los nervios, las dudas y los miedos nos pueden jugar una mala pasada. Si a esto, le sumamos la falta de sueño y el cansancio del día a día puede que, llegado el día D, nuestro rostro no muestre lo mejor de nosotras.

Para acabar con esto, nada mejor que una buena dosis de vitamina C, un poderoso antioxidante que reduce las arrugas e ilumina la piel del rostro como ningún otro activo. La vitamina C es un nutriente indispensable en nuestra dieta, pero además es un ingrediente clave en lo que a la salud de nuestra piel se refiere. Antes de contarte sus efectos, te dejamos un vídeo con un masaje facial para que tu piel absorba mejor el tratamiento.

¿Cuáles son los verdaderos efectos de la vitamina C?

- Posee propiedades antioxidantes, por lo que protege a la piel de los radicales libres, propios de ambientes contaminados.

- Disminuye de manera visible las líneas de expresión y signos de edad. Esto se debe a su contribución sobre la producción de colágeno de la piel.

- Ayuda a reducir los daños de la piel producidos por el sol, así como favorece la eliminación de manchas de la misma.

- Favorece la circulación sanguínea, por lo que después de tratamiento de vitamina C facial, los efectos de las cremas hidratantes y sérums aplicados posteriormente se duplican.

Hay muchas formas de incorporar las dosis necesarias de vitamina C en el rostro, una de las más recomendables y efectivas es a través de concentrados de vitamina C pura sobre la piel.

Para aquellas pieles más maduras que deseen recuperar la elasticidad y luminosidad del rostro, se recomienda hacer uso del factor de crecimiento epidérmico (EGF), lo último en la lucha contra el envejecimiento celular. EGF es un principio activo, es decir, una proteína natural de nuestro cuerpo y cuya función es regular la renovación celular.

El paso del tiempo hace que la cantidad de EGF de la piel disminuya, lo que se traduce en una menor producción de colágeno y elastina que da lugar a la pérdida de firmeza del rostro. Existen varios métodos para recuperar la elastina producida por la EGF y que el rostro muestre mayor elasticidad, en el caso del tratamiento de EGF de Germaine Goya, se basa en la aplicación de un producto natural a la piel humana, totalmente bioasimilable, obtenido de las células madre vegetales, evitando con ello las endotoxinas de los obtenidos de las células animales. Así, el resultado es el rejuvenecimiento real sin cirugía ni agujas. Además, este último tratamiento puede combinarse con otros tratamientos no invasivos, de forma que los resultados sean visibles en un menor plazo de tiempo.

De cara a la primera cita, no podemos pasar por alto la importancia de una buena limpieza de cutis. Esta es la forma más sencilla y cómoda de devolver al rostro el brillo y la luminosidad perdida. Eliminar los puntos negros, el exceso de grasa y las toxinas de la piel son los principales efectos de la limpieza facial. Además, este tipo de tratamientos es recomendable para todo tipo de pieles, pues antes de su ejecución el centro estético Germaine Goya lleva a cabo un diagnóstico de tipo de piel para determinar los cosméticos para recomendables para esta y que sus efectos se vean duplicados.

Contenido elaborado por Carmen Díaz, directora del centro de estética Germaine Goya

Descubre: Maquillaje natural

Maquillaje natural © Pinterest / ShopStyle

Y además:
Trucos de belleza DIY: de la cocina a tu piel
3 secretos de belleza imprescindibles que deberías conocer

por Redacción enfemenino 55 compartidos