¿Cómo mantener una orquídea?

Publicado por mvega
Publicado en 28 de marzo de 2008

Contrariamente a lo que se dice, la orquídea, con sus flores de formas fantásticas, no es difícil de cultivar. En realidad es una planta tropical bastante rústica y resistente. Basta con darle la dosis de luz y humedad adecuadas.

¿Cómo elegir una orquídea?
Existen miles de especies con formas y colores diferentes. Para empezar, elige la más fácil de cuidar, las que se mantienen en las condiciones de una casa o un apartamento: una temperatura sin demasiada diferencia entre el día y la noche, una higrometría moderada y una luminosidad media.

Las más ineludibles son las Phalaenopsis, con su larga floración de varios meses y su fácil brotadura. La mayoría de las demás especies necesitan diferencia de temperatura entre el día y la noche.

¿Dónde instalar tu orquídea?
Lo ideal es en un lugar relativamente húmedo (el baño, por ejemplo), con mucha luz pero sin sol directo. Las orquídeas necesitan mucha ventilación. Un baño cerrado, sin luz ni ventilación no irá nada bien.

También es posible ponerla en el balcón si no está expuesta a los rayos directos del sol y si la temperatura no desciende de los 8°C. La temperatura ideal es de entre 17 y 23°C.

¿Cómo se riega una orquídea?
Sobre todo, no riegues demasiado tus plantas, con una vez cada diez días es suficiente. Una humidificación excesiva puede favorecer el crecimiento de hongos o hacer que las raíces se pudran. Riégala con un vaporizador con agua no calcárea, a modo de agua de lluvia o de una fuente. Por último, no mojes el corazón de las hojas, ya que podrían pudrirse.

Una vez por semana, humedece tus orquídeas. Llena un barreño de agua y sumerge completamente la base de la planta. Déjala unos minutos, hasta que se acaben las burbujas de aire. A continuación, deja que escurra. Esta operación permite humedecer las raíces.

orquidea ¿Hay que trasplantarla?
Normalmente, con trasplantar la orquídea cada dos años es suficiente. No es necesario utilizar un tiesto demasiado profundo.

Sobre todo, no trasplantes tu orquídea en tierra ni en mantillo. Las raíces de la orquídea necesitan airearse, por lo que la mezcla del trasplante debe ser ligera. Utiliza un compuesto especial para orquídeas, de venta en jardinerías, formado por poliestireno y corteza de pino; o bien, opta por sphagnum de Chile, solo o mezclado con grava.

No utilices demasiado abono. Solamente una vez al mes, ponle un poco de abono específico para orquídeas.

Por último, ten cuidado con los insectos nocivos que pueden colonizar la planta: pulgón, ácaros, cochinillas. Ayúdate de insecticidas para orquídeas.

Curiosidades sobre las orquídeas

Puede interesarte...

Puede interesarte