Inicio / Moda / Accesorios

Moda

Cristian Lay, una historia de éxito

por El equipo editorial Creado en 11 de enero de 2016
Cristian Lay, una historia de éxito

Es una de las empresas más exitosas de España. No en vano, ostenta el título de primer fabricante de bisutería de Europa. Cristian Lay nació hace 33 años fruto de la visión de un emprendedor extremeño, Ricardo Leal, que consiguió convertir un pequeño negocio familiar en todo un emporio. La viva demostración de que, con esfuerzo y tesón, los sueños pueden convertirse en realidad.

Nos encantan las historias de superación y por eso hemos querido contaros la de Cristian Lay. Se trata de una empresa que nació gracias a la tenacidad de un hombre que tenía un sueño, y que nunca se rindió para alcanzarlo. Hablamos de Ricardo Leal, un empresario de éxito que se hizo a sí mismo.

Nació en Jerez de los Caballeros, un pueblecito de Badajoz, en el seno de una familia humilde. Sin acceso a estudios superiores, comenzó a trabajar a los 14 años como aprendiz en un taller de relojería. Poco a poco, su interés por el negocio fue creciendo, hasta tal punto que abrió una joyería propia cuando tuvo los ahorros necesarios.

El negocio iba bien, pero Ricardo sabía que existía un mundo más allá de las paredes de su tienda, y por ello comenzó a moverse y a vender sus creaciones por los pueblos cercanos al suyo. Poco tardó en ver el éxito de su impronta y comenzó a trabajar con comerciales, para extender sus productos por toda la península. Éstos llevaban muestrarios de joyería a sus clientes potenciales, a cambio de una comisión. Pero los muestrarios eran caros, lo que dificultaba ampliar su plantilla de representantes comerciales. Pensando en una solución, lo vio claro: en lugar de invertir en muestrarios, crearía un catálogo con imágenes de todos sus productos. Así llegaría más fácilmente a sus puntos de venta y de forma mucho más rentable.

La idea pronto dio sus frutos y la empresa tuvo un crecimiento exponencial, que llevaría a la creación de lo que hoy conocemos como Cristian Lay. El nombre se eligió pensando en el mercado internacional; era importante que sonara bien en cualquier idioma, si bien no responde a una persona en particular.

© Cristian Lay

Un gigante empresarial que no pierde su espíritu sencillo y familiar

Hoy, Cristian Lay es la empresa de alta bisutería más grande de Europa, pero es que hay mucho más. Ricardo Leal formó CL GRUPO INDUSTRIAL, una compañía que no sólo se dedica a la joyería y relojería, sino que también fabrica complementos de moda y cosméticos y es dueña de compañías de gas, embalaje, energías renovables, reciclaje y petroquímica.

Sus datos son abrumadores: CL Grupo, compañía 100% española y familiar, está presente en 15 países y facturó 400 millones de euros en 2014. Emplean a más de 3.000 personas en todo el mundo (empleo directo e indirecto) y cuenta con una red de ventas de 130.000 colaboradores que llegan a más de 13 millones de clientes.

Pensar que este imperio se dirige desde el mismo pueblecito que vio crecer a Ricardo, Jerez de los Caballeros, es sencillamente fascinante. Allí se sitúan tanto la fábrica de joyería como la de cosmética (llamada Perseida Belleza), especializada en el desarrollo, fabricación y envasado de productos de higiene corporal y capilar, cosméticos, color y fragancias. Comercializan su propia marca, pero también trabajan para terceros de primer nivel, como para el grupo DIA o la marca blanca de El Corte Inglés.



Ricardo Leal sigue al frente del negocio, junto a sus cuatro hijos. Todos ellos estudiaron empresariales porque Leal quería que tuvieran la posibilidad de gestionar su empresa. Tras terminar la carrera, podrían decidir si continuar con el negocio familiar o dedicarse a otra cosa. Pero los cuatro decidieron convertirse en dignos sucesores de su herencia. Así pues, Miguel Ángel es Director de Marketing, Víctor es Corporate Controlling, Ricardo Jr es adjunto de dirección comercial y Jesús lleva el departamento de Expansión técnica de Mercados. Para todos ellos es muy importante la reinversión y la diversificación, de ahí que se hayan involucrado en sectores tan dispares como el de las petroquímicas o el del gas.

La venta por catálogo

Así es como Cristian Lay se dio a conocer y así es como sigue funcionando hoy en día. En plena era digital, Ricardo Leal sigue apostando por sus catálogos. Y sigue triunfando. Sus dos empresas principales, la de bisutería y cosméticos, facturó 130 millones de euros, un tercio del rendimiento de todo el grupo empresarial que llega hasta los 400 millones. En buena parte gracias a sus colaboradoras, unas 40.000 tan sólo en España, que son quienes representan la firma y hacen el pedido a la central. No reciben un sueldo por hacer de intermediarias, pero sí suculentos descuentos.

Todavía piensan que "internet está bien, pero necesitamos verle la cara a quien nos vende. Necesitamos el contacto humano”. Desde luego, el resultado está ahí, y se manifiesta en un crecimiento de un 45%, en países como España, Portugal, México o Japón en los últimos 5 años.

La manufactura: ¿Cómo se crea una joya?

​Para ver este emporio y descubrir cómo se realizan sus productos, nos hemos desplazado hasta Jerez de los Caballeros, donde tuvimos la oportunidad de conocer a Miguel Ángel Leal, director de marketing y comunicación de la empresa y Leonor Rodríguez, del departamento de Comunicación Corporativa y Marketing Red. La ilusión por el trabajo que hacen se refleja en sus rostros cuando nos explican la historia de la compañía y lo que hay detrás de cada joya: un equipo de profesionales que convierten las ideas en sensacionales creaciones. Y no por arte de magia... Aquí os mostramos cómo Cristian Lay crea sus joyas, paso a paso, sin trampa ni cartón.


​Sólo nos queda agradecer a sus creadores esta visita, que ha sido todo un descubrimiento para nosotros. Íbamos con la idea de ver una gran compañía, y hemos descubierto mucho más: a una gran familia que lucha, desde la humildad y la sencillez, por un sueño que ha dado trabajo a muchas personas y que sitúa a la "marca España" como un referente dentro y fuera de nuestras fronteras.

Para más información visita su web.


Y además:
Cinturón fino vs fajín, ¿cuál es tu preferido?
Los iconos de estilo del 2016: todos hablarán de ellas