Inicio / En forma / Bienestar / Estar en forma después de las fiestas

En forma

Estar en forma después de las fiestas

por Elena Bonet Publicado en 3 de diciembre de 2009
A-
A+

Tener mala cara, gases, náuseas, la aguja de la báscula en zona de peligro...: después de beber y comer en exceso damos la bienvenida al mal estado. A continuación te damos unos consejos para no pagar demasiado caro los excesos y volver a estar en forma el día después de la fiesta.


Relativiza

¿Tienes la impresión de que realmente te has excedido? No te preocupes, ni has ganado 10 kilos, ni 2, es imposible.Una comida copiosa de vez en cuando no tiene ningún efecto en nuestro peso. Cuando la aguja de la báscula entra en zona de peligro tras una comida más rica se trata sobre todo de agua, pues una comida copiosa en el restaurante o entre amigos suele ser más salada que nuestra alimentación habitual.
Por lo general, recuperarás tu peso en unos días si vuelves a tu alimentación equilibrada.

Compensa
>Para compensar los grandes excesos debidos a una o varias comidas en fiestas lo que no debes hacer es dejar de comer. Saltarse una comida, alimentarse poco o favorecer un único tipo de alimentación (por ejemplo sólo frutas) sorprende al organismo y activa su sistema de supervivencia: el almacenamiento. Lo que sí puedes hacer es iniciar un sistema de compensación para el día siguiente consumiendo en una o dos de las comida dos huevos duros sin yema (ricas en proteínas, para saciar el apetito y mantener la masa muscular), verdura cruda sin aceite y al vapor, como quieras (ricas en azúcar, vitaminas y minerales para saciar y limpiar el organismo) y un yogur desnatado sin azúcar (como aportación suplementaria en proteínas y calcio).
>Los días siguientes es indispensable retomar la alimentación equilibrada evitando los alimentos grasos (charcutería, fritos, etc.) y los productos azucarados (helados, pastelería, etc.), favoreciendo los alimentos naturales desnatados (carne blanca, pescado, lácteos 0% M.G., frutas y verduras). Haz caso a tu apetito y no dudes en reducir las cantidades.

Elimina
Cuando comemos demasiado, sobre todo azúcar (y alcohol), los órganos digestivos de desbordan,
el organismo se cansa de eliminar restos y toxinas. Por eso tan duro es el día siguiente a una fiesta:
rostro apagado, fatiga constante, dolor de cabeza, tránsito intestinal difícil, ojos hinchados, gases, etc.
>Para eliminar restos es imprescindible una alimentación a base de alimentos desintoxicantes: cereales completos, té verde, fruta y verdura cruda o cocida, aceite vegetal, etc., ricos en fibras, vitaminas, minerales y otras sustancias antioxidantes para ayudar a que el organismo se purifique suavemente y restaurar su tono. Así que debes evitar los fritos, la charcutería, el queso, los productos azucarados, los cereales refinados, las grasas saturadas (mantequilla, carne, etc.). ¡Una pequeña tregua te vendrá muy bien!
>Para acelerar el proceso de limpieza también es muy recomendable beber mucho, caldos y sopas pero también aguas ricas en bicarbonato, magnesio y calcio e infusiones a base de plantas digestivas (alcachofa, hinojo, boldo, rábano negro, melisa, etc.).
>También es primordial que nos dé el aire haciendo un poco de marcha, expirando e inspirando profundamente. El resto del tiempo: descansa.

Consulta también:
Comer ligero en un restaurante es posible
Ventajas e inconvenientes de la comida light

Y nuestro artículo:
Calcula tu peso ideal

por Elena Bonet

Puede interesarte