Inicio / Cocina / Cocina internacional / La miel

Cocina

La miel

por Elena Bonet Publicado en 23 de noviembre de 2009

Conoce todos los secretos sobre la miel Es un producto 100% natural y de los pocos en los que el hombre no interviene actualmente en la fabricación. La miel es una sustancia dulce producida por las abejas a partir del néctar de las flores o de la melaza de los pulgones que cosechan y depositan en los alvéolos de la colmena. Resulta de las abejas domésticas criadas en colmena o de las abejas salvajes.

Castaña, rubia o clara, la miel no ha tenido nunca el mismo aspecto, cambia de color y de aspecto de un tarro a otro. Su coloración depende del néctar de las flores libadas por las abejas, los terrenos sobre los cuales han crecido las plantas así como del el clima.
Su consistencia también es muy variable. Puede ser fluida o sólida así como todos los estados intermedios posibles. Varía también según su temperatura, la proporción de agua y la cantidad de glucosa.
Existen dos tipos de miel, esencialmente:
- La miel de primavera: recolectada a finales de mayo o principios de junio en árboles frutales, espino blanco, diente de león, sauce o colza, entre otros.
- La miel de verano: recolectada a finales de julio, principios de agosto en el trébol, la morera, la acacia o el trébol blanco.

Las propiedades beneficiosas de la miel
Muy rica en glúcidos, la miel aporta energía y se digiere bien, mucho mejor que el azúcar. Pobre en sacarosa, su asimilación no produce ninguna toxina en el organismo.
- Hay que saber que el poder endulzante de la miel es superior al del azúcar. Esto significa que a igual cantidad, tu café o té tendrá un sabor más dulce con la miel que con el azúcar. Por ejemplo, tres terrones de azúcar blanco aportan la misma cantidad de glúcidos que dos cucharadas pequeñas (de café) de miel. Y además, ¡la miel tiene menos calorías!
- La miel se caracteriza igualmente por las propiedades antisépticas y antibióticas: activa la cicatrización en aplicación externa.
- Por último, la miel es muy recomendada para atenuar la tos y curar los resfriados más tenaces. Parece que la miel disminuiría la adherencia de las bacterias, impidiendo que se fijen y proliferen.

Los diferentes tipos de miel
La miel se caracteriza por tener multitud de variedades todas muy diferentes. ¡Haz tu elección!

La miel de acacia

Miel de color muy claro siempre líquida. Más bien delicada, posee aromas de vainilla. Poco persistente en la boca, posee mucho azúcar y es poco amarga. Es un regulador intestinal, igualmente calmante y reconstituyente. Se recomienda para los niños pequeños.

La miel de espino blanco

De color marfil ambarino, posee un sabor dulce y agradable. Se recomienda para los trastornos nerviosos (insomnio, palpitaciones...).

La miel de brezo

De color castaño oscuro tirando a rojizo, se caracteriza por un sabor fuerte de caramelo. Muy utilizado para cuidar las anemias.

La miel de castaño

Miel de color castaño, bastante oscuro. Tiene un alto contenido en tanino y se caracteriza por su sabor a madera teñida de amargor. Fácilmente reconocible, esta miel favorece la circulación sanguínea.

La miel de colza

De color claro, posee un sabor muy particular. Cristaliza rápidamente debido al gran contenido en glucosa.

La miel de eucalipto

De color amarillo oscuro, su sabor es bastante pronunciado. Tiene un papel antiséptico para las vías respiratorias y urinarias.

La miel de flores de la Provenza

Miel de color claro con sabor bastante marcado y con aromas florales. Está constituida esencialmente por flores de la región: lavanda, tomillo, romero.

La miel de Garriga

Mezcla de flores típica de la Garriga como la ajedrea, el tomillo, el romero... Muy aromática, se caracteriza por un sabor persistente. Es un fortificante y tonificante.

La miel de lavanda

De color claro y sin amargor. Se distingue de las otras por su perfume de almendra dulce y sus aromas florales. Es un antiséptico y un anti-inflamatorio para las vías respiratorias, también calma los dolores de garganta.

La miel de naranjo

Es muy concentrada y se caracteriza por un color amarillo dorado. Está indicada para los estados de nerviosismo intenso.

La miel de tomillo

De color bastante oscuro tirando a marrón, esta miel es muy buena para las enfermedades infecciosas de las vías respiratorias y digestivas.

La miel de tilo

De color amarillo claro a amarillo oscuro, su aroma y su sabor típico a del tilo recuerda a las infusiones. Favorece el sueño y calma los dolores.

La miel de trébol

Fabricada a partir de tréboles, esta miel es de color blanca. Se recomienda para todos los grandes deportistas.

La miel de girasol

De color amarillo limón, esta miel se recomienda para las enfermedades cardio-vasculares y para las relacionadas con las arterias.

La miel de sarraceno

De color castaño, esta miel muy fuerte se utiliza sobre todo en repostería. Se utiliza para algunos tipos de anemia y de desmineralización.

Las mieles más reputadas:
La miel de romero: También llamada “Miel de Narbona”, estaba considerada como la mejor miel del mundo por los romanos. De color blanco y muy rara en Francia, se produce principalmente en Les Corbières.
La miel de pino de los Bosgos: También tiene mucha reputación. De color sombrío, es resultante de la melaza que se deposita en las ramas del pino.

La miel en cocina...
Con todas estos beneficios, cometerías un error si no utilizaras la miel en la cocina de cada día... ¡Di adiós al azúcar y deja sitio a la miel!
He aquí algunos pequeños consejos para integrar progresivamente la miel en tu alimentación.
- Reemplaza, cada vez que sea posible, el azúcar blanco por miel. Hazlo en el café o el té de la mañana, en los preparados de cereales, en los yogures o quesos blancos o incluso en las infusiones.
- En la mesa del desayuno, no olvides disponer, junto a la mantequilla, un pequeño bote de miel. No hay nada mejor que untar un poco de miel sobre una rebanada de pan con mantequilla.
- Puedes utilizar la miel para cubrir los gofres, para acompañar ciertas frutas frescas como las fresas, las manzanas o para acompañar frutos secos como las almendras.
- También puedes utilizarla en forma de productos alimenticios a base de miel, vendidos en las grandes superficies como el vinagre de miel, la mostaza tradicional al vinagre de miel o el pan de jengibre.

Consulta también:
El té
Hacer frutas confitadas

por Elena Bonet

Puede interesarte