Inicio / Maternidad / Familia / 10 frases de adolescentes que sacan de quicio a las madres

Maternidad

10 frases de adolescentes que sacan de quicio a las madres

por Cristina Gonzalez Creado en 5 de noviembre de 2014
10 frases de adolescentes que sacan de quicio a las madres© Getty

Probablemente aún recuerdes cuando tu hijo, siendo todavía un adorable bebé, pronunciaba sus primeras palabras. En ese momento estabas deseando que comenzase a hablar, pero a medida que crecen y especialmente cuando llegan a la adolescencia, los hijos pueden llegar a sacarte de tus casillas...

Son tus hijos y les adoras, pero a veces desearías que no dijesen ciertas cosas. Seguro que te suena eso de "Ya voy", cuando les llamas para poner la mesa, y acaban tardando tanto en llegar que terminas por ponerla tú. O el "que no mamá, tu no te preocupes", y te dejan más preocupada de lo que estabas. Como no hay otra manera que tomarse estas cosas con humor, te hemos traído una recopilación de momentos que probablemente te suenen mucho: ¡echa un vistazo a estas 10 frases de adolescentes que traen a las madres locas!

Descubre: 10 frases de adolescentes que sacan de quicio a las madres
© Getty

1. "¡Ya voy! Espera un segundo"

¿Cuándo? Cuando les llamas para que pongan la mesa, limpien su habitación o bajen la basura. Tan pronto como les mandas hacer una tarea que requiera usar sus diez dedos, los segundos prometidos en llegar se convierten en horas.

Tu reacción: Después de haber escuchado tu orden, consideran que la tarea puede esperar, así que continúan hablando por teléfono, jugando a la consola o viendo la televisión. Esperarán a un segundo aviso por tu parte, y probablemente a un tercero: es entonces cuando cambias el tono amable por el de sargento de hierro, ¡y vienen en seguida!

2. "Es lo que hay"

¿Cuándo? Cuando te atreves a hacer una pequeña crítica a su comportamiento o forma de vestir.

Tu reacción: "¿CÓMO QUE ES LO QUE HAY?", le gritarás probablemente. Y es que esta frase puede sacarte de tus casillas porque últimamente la utiliza como respuesta comodín a todas las críticas que puedas hacerle, aunque sean positivas y lo único que quieras es que deje de ponerse esas zapatillas tan horribles.

3. "¿No podemos poner otra música?"

¿Cuándo? Cuando les llevas a algún lado en coche y enciendes la radio. A ti te gusta escuchar cierta emisora o poner tu CD favorito de los '80. Es automático: probablemente aguanten una o dos canciones, pero no pasará mucho más tiempo antes de que te pidan que cambies la música por una más moderna.

Tu reacción: Piensas que la música que ellos escuchan no es música de verdad: acaban de pasar la etapa de Dora la Exploradora y te van a venir a ti, con tu edad, a recomendarte canciones. ¡Tú que viviste la Movida Madrileña! Eso sí, probablemente acabarás cambiando de emisora solo para que se callen.

4. "¡Mamáaaaaa!"

​¿Cuándo? Esa llamada que se produce desde la otra punta de la casa en la que tu te encuentras, solo puede significar una cosa: tu hijo ha perdido algo y quiere que lo encuentres tú, principalmente si se trata de alguna prenda de ropa.

Tu reacción: Probablemente te pille descansando (al fin) en el sofá y no te apetezca moverte en absoluto, pero sabes dónde se encuentra su jersey y preferirás levantarte antes de que acabe por revolver todos los armarios de la casa.

5. "¿Qué? ¿Aquí no hay Wi-Fi?"

¿Cuándo? Cuando al fin has logrado reunir a toda la familia para esas vacaciones que tanto te apetecían en el pueblo.

Tu reacción: Es entonces cuando recuerdas la dependencia que tienen los adolescentes a sus teléfonos y ordenadores, y tienes que recordarles que su abuela no tenía intención de instalar Internet hace cincuenta años. Aunque te empeñes en venderles la idea del pueblo como un lugar para descansar, será inútil hacerles cambiar de opinión.

6. "Mamá: eso ya no se dice"

¿Cuándo? Cuando pronuncias alguna palabra que al parecer ya no se encuentra presente en el diccionario de la juventud. Véase: camioneta, alpargata o guateque.

Tu reacción: "¿Cómo que ya no se dice? ¿Por qué iban a ser palabras anticuadas?", les contestarás muy indignada. Aunque en el fondo, aunque no lo reconozcas, sabes que llevan algo de razón.

7. "Me puedes dejar en la esquina"

¿Cuándo? Cuando les llevas a la universidad o al instituto en coche y les da vergüenza que sus amigos le vean con su mami.

Tu reacción: Les dejas en la esquina. Sabes que a ti, a su edad, también te daba vergüenza que tus amigos te viesen con tu madre, y no hablemos de cuando te daba un beso y te pellizcaba la mejilla en público.

8. "¡Nadie me entiende!"

¿Cuándo? Cuando tu hijo experimenta esa crisis existencial que sufre en ocasiones y se marcha cabreado a su habitación dando un portazo.

Tu reacción: Probablemente te cabrees por lo cabezón que es y preferirás dejarle tranquilo. Pero sabes que al final no te podrás resistir y acabarás llamando despacito a su puerta para intentar que te cuente por qué se ha enfadado.

9. "¡No lo he hecho aposta!"

¿Cuándo? Cuando rompe algo, se olvida de recoger a su hermana del colegio o pierde algún objeto importante. Puede que sea una frase que no solo digan los adolescentes, pero es cierto que a esa edad molesta mucho más.

Tu reacción: Te debates entre si será cierto o lo ha hecho a propósito y te enfadas, eso sí, no te vas sin antes haber pronunciado una escalofriante amenaza: "Más te vale que no vuelva a ocurrir...".

10. "Tu no te preocupes"

¿Cuándo? Cuando han hecho o van a hacer algo que probablemente sí tendría que preocuparte. La pueden emplear bajo el temor de tener algún suspenso en el instituto o cuando quieren convencerte de que la fiesta que Fulanito va a dar en su casa va a ser en realidad (mentira) una tranquila noche con los amigos.

Tu reacción: Puedes darle vueltas, repetirle mil veces que tenga cuidado, pero siempre será la misma: te preocuparás.

Después de leer todas estas frases, ¿te resulta alguna familiar?

Y además:
¿Nostálgica? Las cosas que nos encantaba hacer cuando éramos pequeñas
16 mentiras que todos los padres dicen a sus hijos