Inicio / Moda / Tendencias / Elegir prendas biológicas o naturales

Moda

Elegir prendas biológicas o naturales

por Redacción enfemenino Publicado en 26 de octubre de 2009

Hace algunos años, el tejido biológico encontraba muy pocos adeptos porque se asimilaba demasiado a menudo a algo pasado de moda, lejos de las tendencias actuales. Pero gracias a un movimiento creativo, lo biológico se ha vuelto a poner de actualidad, y a partir de ahora es sinónimo de “lo bello”. Las formas, los colores y las materias hacen de la vestimenta biológica, una ropa atractiva, estética y moderna.

> El interés de una prenda biológica
Llevar bio es actuar de forma comprometida con el medio ambiente, ya que te aseguras de que la ropa no está compuesta de ninguna sustancia nefasta para el hombre y la naturaleza porque está hecha a partir de materia prima 100% biológica.
El cultivo biológico, que no utiliza ningún abono químico, no es contaminante en absoluto y no es tóxico, al contrario de lo que ocurre con la producción de las fibras sintéticas, cuida el medio ambiente y la salud de las personas que trabajan en esos campos.
Además, ponerse ropa de fibra biológica libera a la piel y le permite respirar mejor. La ausencia de todo producto nocivo permite al tejido ser más agradable de llevar y evitar los problemas alérgicos. La ropa es una segunda piel, escoger materias nobles y naturales es, por ello, preservar nuestra epidermis de cualquier agresión debida a los productos sintéticos y a los pesticidas utilizados.

> Biología y ética: saber distinguirlas
- La ropa “bio” se fabrica únicamente a partir de fibras naturales, con un cultivo, un tratamiento y un tinte exentos de cualquier producto químico, nocivo para el planeta. Además de utilizar abonos naturales, la producción biológica no tiene recursos a los OGM (Organismos Genéticamente Modificados) y no necesita de las máquinas agrícolas, el mantenimiento y la recogida se efectúan exclusivamente a mano. Proceder de esta manera permite respetar la naturaleza y preservar a la salud de los trabajadores.
Se han creado numerosas etiquetas, especialmente la etiqueta Tejido biológico controlado por EcoCert, con el fin de garantizar el origen de una producción bio. La certificación se indica en la prenda.

- La denominación de ropa “justa” certifica que la prenda ha sido producida respetando los derechos del hombre y de la naturaleza. El comercio justo es socialmente responsable respecto al trabajador, cuyas remuneraciones, horarios y condiciones de trabajo se respetan y son, por ello, aceptables. El comercio justo tiene en cuenta las convenciones editadas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El saber-hacer ancestral se preserva. La ropa “justa” respeta la naturaleza utilizando materias primas y sustancias que reducen el impacto medioambiental. Se pone por delante un valor social o medioambiental en cada prenda.

> Algunos ejemplos de fibras naturales
- El algodón bio: Recogido a mano sin ningún tratamiento químico, el algodón biológico tiene un tacto suave y es muy agradable de llevar. No provoca alergias y respeta las pieles sensibles fácilmente irritables, dejando respirar a la epidermis, especialmente al absorber la humedad para evitar la transpiración.
- El lino: Considerado como una materia noble, este tejido natural es muy grato de llevar y es muy apreciado por la gente que tiene un piel frágil. Elimina el “sudor” de la piel y conserva la sensación de frescor.
- La seda natural: sedosa y suave al tacto, esta fibra sólida permite rechazar la humedad del cuerpo hacia el exterior, y así crear una atmósfera beneficiosa, sana y regulada.
- Lana virgen: Teniendo en cuenta la estructura de sus fibras, la lana virgen, que proviene de las ganaderías bio, aísla perfectamente del frío. Es ideal para las personas que transpiran mucho: deja respirar perfectamente a la piel.
- El cáñamo: Fibra que se cultiva sin abono, esta planta, por excelencia 100% natural, da lugar a un tejido suntuoso, agradable al tacto, antibacteriano y sólido. Verdadera caricia para todas las epidermis delicadas. El cáñamo se mezcla a menudo con otro tejido, como la seda, el algodón o la lana.
- El bambú: El bambú crece naturalmente y su cultivo no demanda abonos o pesticidas. Su conversión en fibra sólo emplea procedimientos ecológicos. Las propiedades del bambú son numerosas: anti-olor, hidrófilo, suave...

Consulta también:
Elegir y llevar sombrero
Todo sobre el algodón
Todo sobre la lana

por Redacción enfemenino

Puede interesarte