Inicio / Ocio / Viajes

Ocio

Palazzo Margherita, el hotel de Coppola

por El equipo editorial Creado en 26 de enero de 2015
Palazzo Margherita, el hotel de Coppola© palazzomargherita

Oda a una vida de película. En el hotel de Francis Ford Coppola disfrutar de una buena película mientras te cuidan está asegurado.

Inmerso en el pueblo de Bernalda, sobre una pequeña colina al sur de Italia, Francis Ford Coppola imaginó una película singular: la de su propia vida. Eso le impulsó a adquirir el hermoso Palazzo Margherita y edificar un sueño allí donde su abuelo había abandonado el suyo al marcharse a ‘las américas’. Remodelado a su gusto y al del genio francés Jacques Grange, la experiencia entre sus muros es mucho más que cinematográfica, con una versión de la realidad capaz de conquistar todos los sentidos.

© palazzomargherita

Inmersiones de cine en el último reducto del genial realizador de El Padrino. Con Palazzo Margherita, Francis Ford Coppola vuelve a sus orígenes, involucra a toda su familia y honra a sus antepasados. Y es que de esta localidad del sur de Italia partió su abuelo Agostino en 1904 rumbo a América y más de un siglo después él descubrió su paraíso casi por casualidad, antes de comprárselo a una mujer de 84 años y convertirlo en un refugio único. Una oda a la buena vida a escala humana, con sólo siete suites y dos habitaciones de jardín, en donde los gustos familiares van al encuentro del arte del aclamado interiorista francés Jacques Grange. Una colaboración que surgió por email: “Permíteme que me presente, soy Francis Ford Coppola, más conocido como el padre de Sofia Coppola” (no es una broma).

Mezcla de la delicadeza árabe y la explosión barroca, cada uno de los Coppola ha participado en la creación de su propio dormitorio. La suite ‘nueve’ es la del director, con reminiscencias tunecinas en honor a su abuela; la ‘cuatro’ la de su hija Sofia; la ‘siete’ la de Roman... En ellas se cuida hasta el más mínimo detalle, y pese al respeto artístico con el entorno, todas cuentan con enormes televisores, Apple TV y una selección de películas italianas clásicas elegidas por el propio Francis.

Y si continúan con mono de cine, todas las tardes el salón se convierte en una sala de proyecciones en la que disfrutar de alguno de los 300 documentales y películas que forman parte de la colección particular del realizador.

Abajo se encuentra la cocina, y a sus mandos está Filomena, artífice de una gastronomía basada en productos regionales. Los huéspedes y la familia (aquí son casi lo mismo) podrán degustarla allí mismo, en el comedor contiguo, o en el jardín bajo la pérgola. Otra opción es el bar Cinecittà, que asoma a la plaza del pueblo y está abierto incluso a los no huéspedes.

CONTACTO
Corso Umberto 64
75012 Bernalda
Italia
www.palazzomargherita. com

Puede interesarte...
Sitges tiene Dolce Vita
Borgo Egnazia, relax entre olivos