Inicio / Ocio / Viajes

Ocio

Borgo Egnazia, relax entre olivos

por El equipo editorial Creado en 26 de enero de 2015
Borgo Egnazia, relax entre olivos© BORGO EGNAZIA

Hoy es difícil encontrar un entorno más pacificador. Una auténtica obra maestra de la arquitectura y el diseño en la que descansarás.

En un pantone ligado al alivio del estrés y proclive a la meditación, el color blanco es el rey de la pureza, claridad y positividad de espíritu. Una elección decisiva cargada de luz y un elemento decorativo que brilla con luz propia en el hotel Borgo Egnazia de Puglia, Italia: exquisito refugio a la sombra protectora de olivos centenarios e integrado a la perfección en un paisaje limpio y misterioso. No hay que olvidar que en sus alrededores los monjes bizantinos y caballeros de Malta hacían sus retiros.

Bienvenidos al corazón de un escenario pacífico: así es Borgo Egnazia, rodeado de suntuosos jardines de estilo árabe y muros de piedra sin cemento. Un exquisito refugio a la sombra protectora de olivos centenarios, integrado a la perfección en el paisaje limpio y misterioso de Puglia, del que surgen como centinelas seculares Masserias de altos muros y pequeñas torres inmaculadas. Un decorado que muchos pensarían que ha sido estilizado por el pincel de un artista y desde el que sus habitantes cuidan con celosía su región y tradiciones. ¿Cómo resistirse?

© BORGO EGNAZIA

Aquí recuperas un ritmo más humano, a salvo del mundanal ruido y con la vegetación mediterránea dando sus frutos. En sus alrededores, los monjes bizantinos y los caballeros de Malta hacían sus retiros en otra época. A pesar del tiempo que ha transcurrido, este hotel exclusivo y sus alrededores parecen habitados aún por una extraña fuerza espiritual.

Girado al mismo tiempo hacia el mar y la campiña, Borgo Egnazia es un universo de autenticidad refinada. Sus habitaciones, suites y 28 villas con piscinas privadas, llevan el sello del estilo tradicional de la región: piedra caliza, madera, linos crudos... todo con una autenticidad depurada y el tamiz de luces tenues.

Un rincón que ofrece numerosas actividades: jugar al golf en el prestigioso San Domenico Golf de 18 hoyos junto al mar, disfrutar de sus playas de arena dorada, sus tres pistas de tenis o las terapias naturales de su spa de 1.800m2.

Y de regreso al hotel, nada como paladear los sabores de una cena tradicional bajo techos abovedados de piedra blanca. He aquí la burrata, queso de culto en la región con su corazón de crema fundida, o el pantagruélico buffet de antipasti. Y por supuesto, el risotto de espárragos, acompañado por un buen vino de Puglia. Una escapada italiana genuina. Un relax de blanco inmaculado.

CONTACTO
72010 Savelletri di Fasano
(Brindisi) Italia
www.borgoegnazia.com

Puede interesarte...
Sitges tiene Dolce Vita
Cuentos tártaros