Inicio / Horóscopo / Astrología / Tauro (21 de abril – 20 de mayo)

Tauro (21 de abril – 20 de mayo)

Publicado por mvega
Publicado en 22 de abril de 2008

Tauro tiene un carácter fijo. Continuando la ascensión en el cielo, el sol recalienta la tierra. Así es Tauro: los valores diurnos de lo concreto, lo material y lo real lo llevan sobre los valores nocturnos del inconsciente y lo imaginario. Tauro es un ser sociable, caluroso, amable, sano y benévolo.

Elemento: Tierra

Metales: cobre

Signo: femenino

Color: verde hierba o magenta

Planeta dominante: Venus

Perfume: almizcle

Partes del cuerpo: cuello y garganta

Expresión simbólica del signo: Tengo, poseo

Edad de la vida: infancia

Su espacio / tiempo: abril/mayo

Signo complementario y opuesto: Escorpio

Después de la chispa del Aries, que simboliza el primer empuje de la primavera, viene con Tauro el arraigamiento en la temporada. Aquí, las yemas se abren, los árboles se hunden en la tierra. Lo mismo le sucede a Tauro: está arraigado en la vida, y a su propia vida, con los pies anclados en el suelo. Guiado por sus sensaciones, Tauro permanece concreto; es un ser encarnado que se reconoce como tal.

Es también un constructor, paciente y tenaz que no se detendrá hasta alcanzar el objetivo que se fijó. Es lento, y su espíritu no puede contemplar varias cosas a la vez, hace unas cosas después de otras. Tauro es un ser sensual para los deseos imperiosos. Se dice que es el amante más cariñoso del zodiaco, el que mejor sabrá hacer vibrar a su pareja. El amor es para él como una música.

La imagen simbólica
Vemos demasiado la imagen de un Tauro furioso, masculino y viril, pero en realidad se trata de una vaca tranquila: el signo, no lo olvidemos, está regido por una doble polaridad femenina, la de Venus (la de sensualidad, la que evoca el placer y el deseo) y la de la Luna. La mitología de Tauro es rica: encontramos a Dioniso, hijo de Júpiter, eterno adolescente con cabeza de toro, dios de la vegetación, del vino, de la fruta, de la renovación temporal, que da la alegría a profusión.
Y quien dice a Tauro, dice sacrificio. El culto de Mithra en el que ampliamente se inspirará el cristianismo es el fin del sacrificio de Tauro: Mithra degollará a un toro, el primero vivo, cuya sangre derramada dará vida a los vegetales y los animales.

El hombre Tauro
Es un hombre generalmente pequeño y rechoncho; hay pocos grandotes, pero siempre tienen el cuello ancho, cuya fuerza se sitúa en la parte superior del cuerpo. Lo veremos muy poco corriendo, pero sí caminando tranquilamente, con una mirada alegre. Le gusta reírse, bromear, divertirse, y establece fácilmente contacto con los demás. Su testarudez y obstinación son, al mismo tiempo, su fuerza y su punto débil.

¿Para qué está hecho?
Para los negocios, posee un sentido práctico innegable, no se deja emocionar por los problemas de terceros, pero cuando se trata de sus propios intereses, es paciente y perseverante. Puede hacerse vendedor, empresario, consejero en inversiones y en gestión, ocuparse de impuestos, trabajar en la Bolsa o en un banco. Al ser un signo muy unido a la boca y a la oralidad, le irán bien las profesiones relacionadas con la alimentación, desde la agricultura hasta la hostelería o la restauración; también puede desarrollar su amor por la naturaleza en la agronomía, la horticultura o la jardinería. Marcado por Venus y el don artístico, Tauro pinta, esculpe, canta, baila y no teme expresar su talento.

¿Cómo ama?
Olvida tus ideas preconcebidas sobre el hombre Tauro: en el amor, tiene una imaginación sorprendente. En su juventud, da rienda suelta a su gusto por los placeres de la vida. Más adelante, decide fijarse, crear un hogar y tener hijos, ¡por lo menos dos o tres! En el amor, como en todo, no se apresura, elige y se fija definitivamente en la persona elegida por su corazón. No bromea sobre este tema y rápidamente desarrolla posesión y celos, halagadores al principio, pero que con el tiempo pueden ser una pesadilla. Si dice "te quiero", es para toda la vida.

La mujer Tauro
Es muy femenina, siempre maquillada, peinada, perfumada y con la manicura hecha. Raramente se verá descuidada. Alta o baja, morena o rubia, delgada o entrada en carnes, sacará sus armas de seducción y muy pocos se le resistirán, porque desprende sensualidad y alegría. Su carácter es más difícil que el del hombre Tauro: es vengativa y rencorosa, pero sabe recibir y hace cada cena una verdadera fiesta. Le gusta atesorar: armarios llenos, cuenta bancaria llena, joyero...

¿Para qué está hecha?
Venus inscribe en esta mujer todos los dones artísticos posibles: canta, baila y sabe decorar la casa como nadie. ¡En estas actividades se la verá a menos que tenga una tienda de ropa, un salón de peluquería o un instituto de belleza. Sabe vender su belleza y a menudo es modelo o actriz; luego, invierte su dinero y se prepara para la jubilación. Tiene los pies en la tierra. Le gustan las responsabilidades y, a pesar de su aire frágil, es una mujer maestra.

¿Cómo ama?
Con paciencia, fervor y a veces resignación, porque su punto débil en este tema es importante: no puede vivir sin un hombre en su vida. ¡Para existir, debe leer el deseo en la mirada de un hombre! Celosa y posesiva, vive muy mal la infidelidad, pero la soportaría por sus hijos y para no cambiar sus costumbres. Ama apasionadamente su casa y hará cualquier cosa por conservarla, en raras ocasiones se divorcian las mujeres Tauro, y tienen culto a la amistad.

Puede interesarte