Inicio / Cocina / Cocina internacional / La naranja

Cocina

La naranja

Elena Bonet
por Elena Bonet Publicado en 17 de diciembre de 2009

Origen y beneficios
Se dice que la naranja proviene de China, pero se cree que las “manzanas de oro” recogidas por Hércules en el jardín de Hespérides son en realidad naranjas amargas... De lo que sí que estamos seguros es de que llegaron a Europa durante el siglo XV, importadas por comerciantes árabes. Es cierto que al principio eran ácidas, pero luego se endulzaron y fueron durante mucho tiempo unas frutas exóticas extrañas y caras: a mediados del siglo XX se ofrecían a los niños como regalo de Navidad. Desde entonces, una de las frutas más consumida en España sólo tiene ventajas: pocas calorías (44 Kcal por cada 100 g) y muy rica en vitamina C.

Nombre
CaracterísitcaUso

Naranja de Valencia

Dulce y jugosa

Zumo

Naranja Navel

Dulce, con pocas pepitas y una piel excelente. En la base presenta una pequeña protuberancia, de ahí su nombre (“ombligo” en inglés).

Zumo y piel

Naranja Sanguina

Dulce y de carne atigrada de rojo intenso, de ahí su nombre. La piel es un poco oscura.

Zumo

Naranja amarga (bigarade)

Como su nombre indica, su gusto amargo no agrada a todo el mundo, pero es indispensable para las mermeladas.

Piel y confitería


Su lado salado
Es una fruta todo terreno que aporta un toque acidulado y dulce a todos los platos. Riquísima siempre que nos guste el contraste dulce-salado, claro. Es muy discreta y sabe cómo dar un contrapunto de elegancia:
Con pescado: en papillote, como sustituto del limón, y sobre todo con lenguado y trucha.
Con aves: sublima la delicada carne del pato pero también es excelente como relleno del pollo (cortada en dos y colocada en el interior).
Con carne blanca: sobre todo con ternera, para aromatizar el jarrete y los trozos de gallina cocidos a fuego lento.
Con algunos despojos: el gran clásico, hígado de ternera a la naranja (sólo hay que desglasar la paella con zumo de naranja natural).
Como aliño: como sustituto del zumo de limón o el vinagre en las salsas para ensalada. ¡Prueba la ensalada de zanahorias marroquí para convencerte!

Su lado dulce
Es la reina de muchos pasteles y dulces: en trozos, en zumo o la piel. Si quieres utilizar esta última cógela de naranjas bio cuya piel no se haya tratado y lávalas a conciencia antes de secarlas. Vigila no retirar también la piel blanca cuando peles la naranja si quieres evitar el amargor.
Para degustar la naranja en todas sus formas aquí tienes algunas ideas:
En un pastel: reinventa tu receta favorita de tarta de limón utilizando zumo de naranja (sanguina para un efecto aún más espectacular).
En mousse o suflé: la naranja combina muy bien con las texturas ligeras y derretidas. Además, puedes realzar su sabor con un licor de naranja (triple seco, Cointreau, Grand Marnier, etc.).
En helado: la naranja escarchada es muy fácil de hacer. Sólo tienes que acordarte de no agujerear la piel cuando quites la pulpa para una presentación más cuidada.
Lamermelada de naranja, dulce o amarga, se prepara en pleno invierno para unos desayunos calentitos. Para que emerjan todos sus sabores deja que los trozos de naranja marinen en azúcar durante 24 h.
La piel confitada con sirope y sumergida a continuación en chocolate deshecho se convierte en las famosas naranjillas de Navidad.

¡Incluso en bebida!
Ya se conocen los beneficios del zumo de naranja natural, pero a partir de dicho jugo también se pueden elaborar multitud de cócteles con o sin alcohol. Zumo de naranja+champagne: una mimosa festiva; zumo de naranja+tequila+grandina: tequila sunrise; zumo de naranja+zumo de piña+zumo de pomelo: cenicienta. ¡Las combinaciones son infinitas, deja volar tu imaginación!

Consulta también:
El kiwi
El pollo
Los cítricos

Y nuestras recetas:
Los cítricos: recetas agridulces
Descubre la cocina con flores

por Elena Bonet

Puede interesarte