Inicio / Maternidad / Embarazo / Alcohol y embarazo

Maternidad

Alcohol y embarazo

por mvega Publicado en 7 de marzo de 2008

El alcohol es nocivo para todo el mundo. Pues aún lo es más para el feto. El consumo habitual de alcohol puede causar daños graves al feto como la malformación. Por eso se recomienda no beber alcohol.

Nada de alcohol durante el embarazo
Futuras mamás, no lo olvidéis. Si te sientes frustrada, sobre todo en un momento de celebración, te puedes permitir, de forma ocasional, un vaso de vino o una copa de cava.

El alcohol y el feto
El hecho de que toleres bien el alcohol no es una excusa: ¡el feto no lo tolera! Científica y biológicamente, se ha demostrado que las malformaciones congénitas se deben principalmente a una absorción de alcohol frecuente. Por lo tanto, durante el embarazo hay que evitar los aperitivos con amigos y los vasos de vino en las comidas.
En particular, al principio, la toxicidad para el bebé es máxima. El alcohol también provoca nacimientos prematuros o un peso muy bajo del bebé. Y lo que es peor, si bebes demasiado, puedes sufrir un aborto.
Y si tu bebé tiene la suerte de no sufrir muchos problemas en el parto, el alcohol que ha absorbido en tu vientre puede causarle un comportamiento nervioso o hiperactivo.

La placenta no protege
No te equivoques. La placenta no es una protección para el feto ni una barrera que protege de los excesos. El alcohol atraviesa con facilidad la fina capa placentaria y la concentración de etanol en el líquido amniótico alcanza el mismo nivel que en la sangre. Esta cantidad es demasiado elevada para el peso pluma de un bebé en proceso de formación. Además, su hígado y sus riñones todavía no están totalmente formados, por lo que es imposible que elimine el alcohol. Sé consciente de estos riesgos.

El Síndrome de Alcoholismo Fetal (SAF)
Si no limitas tu consumo de alcohol durante el embarazo, tu bebé sufrirá problemas serios. Un bebé que nace con el SAF puede padecer retrasos en el crecimiento, anomalías cardíacas y cerebrales, deformaciones faciales o minusvalías en el sistema motor. Estos riesgos no se pueden tomar a la ligera, ya que, aunque existen algunos tratamientos, no consiguen reparar el retraso ni volver atrás.
Cuando un niño sufre alguno de estos problemas en un grado menor, se habla del Efecto del Alcohol sobre elFeto (EAF). Estos problemas aparecen algunos años después del nacimiento, en la escuela: problemas de comportamiento y dificultades de aprendizaje y de concentración.

Cuando acabas de descubrir tu embarazo
Consulta rápidamente a un médico si consumías alcohol antes de saber que estabas embarazada. Existe peligro si la cantidad diaria absorbida es superior a medio litro de vino y un aperitivo, más de 3/4 de litro de vino y media cerveza. Las consecuencias pueden ser nefastas. En este caso, se aconseja dejar completamente el consumo o recibir ayuda psicológica.

por mvega

Puede interesarte