Medicamentos y embarazo

Publicado por Redacción enfemenino
Publicado en 4 de octubre de 2009

Medicamentos y embarazo Siempre que sea posible es preferible no tomar medicamentos durante el embarazo. Sin embargo, a veces son necesarios y la ausencia de un tratamiento podría conllevar riesgos para la mamá o el niño. Lo mejor es consultar siempre con el médico o el farmacéutico antes de tomar nada, pues además de sus conocimientos y experiencia, pueden tener acceso a otro tipo de fuentes de información como los centros de farmacovigilancia.

Nuestros consejos
>Empieza siempre con soluciones no farmacéuticas. Por ejemplo, si sientes náuseas o tienes vómitos, divide las comidas, evita los olores fuertes, etc.
>No consumas medicamentos de ningún tipo, ni los que parecen más anodinos, como el ibuprofeno.
>Si tienes fiebre o sientes que estás cayendo enferma, habla con tu médico.
>La aspirina así como los antiinflamatorios esteroideos están especialmente contraindicados durante los cuatro últimos meses de embarazo, igual que las cremas antálgicas elaboradas con este tipo de antiinflamatorios.
>Lee las advertencias y la composición de los medicamentos.
>Si tomas medicamentos para una enfermedad crónica (asma, diabetes, etc.) tu médico te indicará qué hacer durante el embarazo.
>Sí puedes tomar paracetamol durante el embarazo. No necesitas receta para comprarlo.

Si te constipas
Los medicamentos para el constipado son vasoconstrictores, es decir, contienen moléculas que constriñen o estrechan los vasos sanguíneos con la consecuente disminución de su tamaño. Por eso están totalmente desaconsejados para las mujeres embrazadas, igual que los supositorios con bismuto.
Los líquidos nasales contienen antiestamínicos como la azelastina y están también totalmente desaconsejados. Los que contienen efedrina o fenilefrina deben utilizarse durante un período muy corto y sin excederse en la posología.
Nuestro consejo: toma paracetamol, y en caso de constipado, suénate con regularidad y utiliza suero fisiológico para limpiarte la nariz.

Si tienes tos
Se trata de un síntoma muy molesto, sobre todo durante las últimas semanas del embarazo. Para combatirla puedes tomar, siguiendo siempre un tratamiento médico, antitusivos con opiáceos (con codeína o dextrometorfano) sin sobrepasar las dosis recetadas. Presta atención y deja de tomarlos unos días antes del parto para evitar un posible efecto sedativo en el niño. Estos antitusivos se recetan sólo en caso de necesidad (tos seca invalidante, fatigante, etc.). Hay que evitar los medicamentos que acumulan varios principios activos.

Si sufres de estreñimiento
Empieza con instrucciones dietéticas simples (bebe mucho, come alimentos con fibra, pan de salvado, etc.) y evita el sedentarismo. Los productos farmacéuticos a base de salvado o mucílago (sustancia vegetal que se hincha al hidratarse) o los laxativos lubrificantes a base de aceite de parafina pueden utilizarse durante unos días. En cambio, quedan terminantemente prohibidos los medicamentos que acumulan varios principios activos

Atención a las tisanas laxativas, hay algunas que pueden llegar a provocar contracciones uterinas. Quedan desaconsejados el manitol (Manicol®) y el pentaeritritol (Auxytrans®, Hydrafuca®).

No te pierdas:
Hipertensión y embarazo
Los controles médicos